la lencería honesta que triunfa en el mundo

The Lonely Girl es un esfuerzo creativo por cambiar las cosas en el universo femenino de Nueva Zelanda.

por Wendy Syfret
|
28 Mayo 2015, 11:30am

Las marcas de ropa interior rara vez son fuentes de positividad en torno al cuerpo femenino. En la mayoría de los casos se lucran promoviendo una cultura de la imagen distorsionada en torno al cuerpo que ha perseguido a las mujeres durante siglos. Por esta razón una mujer, escritora y feminista se sentó a pensar sobre cómo podría cambiar este estereotipo no sólo con la creación de una marca, sino con una comunidad dedicada a celebrar la naturalidad del cuerpo.

Las firmas nos venden bonita ropa interior como papel de regalo. El marketing nos dice que debemos usarlo para gustar a los demás, pero Lonely -la firma hermana de Lonely Hearts- se posiciona desde una perspectiva totalmente diferente.

Fundada por Helene Morris y su compañero Steve Ferguson en 2009, la marca tenía un lema simple: sin relleno, sin push ups, sin tangas. Sus diseños fueron creados para un tipo concreto de cuerpos, donde estética y comodidad iban de la mano. No es de extrañar que este enfoque sensible e inteligente cosechase éxito rápidamente, y fue esta la razón la que les condujo a la creación de The lonely girl.

Empujado en gran medida por Instagram, la marca utiliza la red social para mostrar a sus musas, animando a que las mujeres que compren sus prendas hagan lo mismo. Es sexy y natural, y por eso se ha convertido en una de las formas más genuinas de celebrar el cuerpo de la mujer a través de internet.

i-D habló con Helene sobre el proyecto y sobre las razones que la motivaron a crearlo. 

¿Por qué decidiste embarcarte en The lonely girl?
Cuando pusimos en marcha Lonely, nos dimos cuenta de que todas las marcas de ropa interior iban dirigidas a la satisfacción masculina. Esta forma tradicional de comercialización de la ropa interior no parecía honesta, no pega con nuestra filosofía ni con nuestros clientes. Nuestra idea era llevar todas las expectativas a cómo te debe hacer sentir tu ropa interior, un sentimiento que trasciende los estereotipos machistas.

¿Cuáles son tus intenciones?
Queremos representar a las mujeres de una manera positiva y poderosa. Queremos que se den cuenta que no tienen que ser de cierta manera para ser bonitas. Simplemente jugamos con la idea de que está bien ser una misma. 

Habéis tenido éxito en todo el mundo, pero mantienes el corazón de la marca en Nueva Zelanda. ¿Por qué?
Nueva Zelanda tiene una historia de grandes mujeres haciendo grandes cosas: Kate Sheppard, Jean Batten y Katherine Mansfield cambiaron nuestro panorama a mejor. Queríamos que el proyecto comenzase en nuestra casa porque sólo las chicas de aquí tienen esa compresión histórica que realmente puede cambiar las cosas para mejor. No obstante, ampliar nuestras fronteras ha sido muy emocionante, y en estos momentos tenemos un fotógrafo con sede en Estados Unidos y Nueva Zelanda. 

La primera fotógrafa que colaboró con vosotros fue Zara Mirkin, ¿por qué ella?
Habíamos trabajado con Zara en otras ocasiones y siempre había sido muy solidaria con la marca. Nos encantaba el punto de vista que mostraba a través de su fotografía: cruda, espontánea y sin filtros. Nos gusta su pasión y honestidad.

¿Tienes una idea en mente de una 'chica solitaria'?
¡Cualquiera puede ser una 'chica solitaria'! Uno de nuestros objetivos es que vaya dirigido a todo tipo de mujeres. 

¿Te gustaría que hubiese menos marketing alrededor de la industria de la lencería?
Por supuesto. Eliminar los estereotipos y dejar de centrar las imágenes en el género masculino sería un buen comienzo.

Otras marcas han sido muy criticadas por llevar a cabo proyectos similares. ¿Cuál es la clave de vuestro éxito?
La diferencia es que vivimos y respiramos los valores que representa The lonely girl. Venimos a trabajar cada mañana porque esperamos poder marcar la diferencia y transmitir positivismo a las mujeres. Los hashtags y los eslóganes pegadizos pueden ser utilizados por muchas marcas por mera conveniencia, pero cuando vives la vida según esa filosofía, los clientes creen en ti. 

¿Tienes pensado diseñar para tallas grandes?
Hemos ampliado nuestra gama de tamaños y a partir del 15 de agosto tendremos piezas en tallas más grandes. La intención es seguir ampliando según nuestra clientela, pero al ser una empresa independiente esto nos llevará un poco de tiempo.

Ahora trabajas con Harry Were, ¿qué te llevo a él?
Zara fotografía principalmente en los Estados Unidos así que queríamos alguien que representase a las mujeres de aquí. Zara y Harry son buenos amigos así que surgió de una forma natural. Además, fotografía en analógico y su estilo es orgánico y limpio.

¿Qué le ha traído a este proyecto?
Nos encanta la forma en que Harry articula su conexión personal con cada lonely girl, y tiene esa habilidad para hacer que la gente sonría de verdad. Esa intimidad que logra crear se ve en el resultado: unas fotografías honestas y cercanas.

¿Qué es lo que os emociona más de todo lo que estáis creando?
Cada mujer tiene una historia única que contar y es emocionante que nuestro proyecto pueda ser el conductor de sus experiencias. Extender nuestro mensaje por todo el mundo es realmente importante para nosotros y estamos muy contentos de llevarlo a Australia dentro de poco. 

No te pierdas:

*La ropa interior como bandera feminista
*Adiós al push-up, hola a la lencería feminista
*Los mejores anuncios de ropa interior

Recomendados


Texto Wendy Syfret
Fotografías cortesía e Lonely Girl Project

Tagged:
Petra Collins
Entrevista
mujeres
Feminismo
lenceria
ropa interior
lonely project
the lonely girl