Cortesía de Sony Pictures Classic

qué ver, leer y escuchar si te gustó 'call me by your name'

Un pequeño 'moodboard' de todos los programas televisivos, películas, canciones y libros que desprenden las mismas vibraciones que el romance queer del año.

|
mar. 1 2018, 6:29pm

Cortesía de Sony Pictures Classic

Call me by your name es amor y tristeza a partes iguales. La película, dirigida por Luca Guadagnino, te llena de una particular alegría de vivir a través de sus imágenes meticulosamente cuidadas, sus planos secuencia y su banda sonora de los 80. Hace que sea casi imposible abandonar la sala de cine sin desear recrear el amor, la seducción y la fantasía que desprende esta adaptación de la novela de André Aciman de 2007. Es extraño cómo una película puede llegar a revolcar tu corazón y hacerte creer en el amor de nuevo. Casi tan raro como ver un romance en el cine libre de vergüenza, trauma y homofobia nominado a tres Oscars.

Si eres como nosotros, probablemente estés fantaseando con el amor de Elio y Oliver. Guadagnino ha comentado más de una vez sus planes de crear una secuela del film, pero no sabemos cuándo se hará realidad. Así que, por el momento, hemos elaborado una compilación de canciones, películas, programas de televisión, libros e incluso diseñadores de moda que nos recuerdan al romance queer del año. Nuestro pequeño moodboard incluye la literatura queer de James Baldwin y Alan Hollinghurst, los diseños de Palomo Spain y Jacquemus -que cuentan sus propias historias de amor- y las tiernas canciones de Troye Sivan y SZA. Así que cómete un melocotón y disfruta.

Programas de televisión
En cierto modo, la frustrada vida amorosa del protagonista de Looking, Patrick, podría ser un poco como el futuro de Elio. Un joven que escapa de su pueblo aislado para vivir en una meca gay y formar una comunidad de amigos raros. La localización de la historia es tan idílica como el entorno de Call me by your name: los altos robles, el permanente sol y las bulliciosas calles de San Francisco actúan como un hermoso telón de fondo. Además, incluye muchos besos dulces y cálidos abrazos.

Por su parte, series como Please Like Me y Skam se centran en los años formativos de las identidades queer. Ambas son gemas internacionales ocultas bajo el radar: la primera en Australia y la segunda en Noruega. Protagonizado y escrito por el adorable comediante Josh Thomas, Please Like Me se centra en las partes más desordenadas de la mayoría de edad. Aborda cuestiones aleccionadoras como la depresión, el suicidio y la enfermedad bipolar. Pero Josh se las arregla para mantener las cosas tan equilibradas como en Call me by your name. Los personajes fluctúan por la vida nocturna de Melbourne y se hacen bromas tontas todo el rato.

La tercera temporada de Skam cuenta el inspirador romance entre Isak y Even, que ha creado una auténtica horda de fans en Internet. Cada temporada muestra una historia diferente con protagonistas diferentes, y esta se inspira en referencias visuales del Romeo + Julieta de Baz Luhrmann, tan dramática y efímera como el amor entre Elio y Olvier.

Libros
La biblioteca de la piscina, de Alan Hollinghurst, emplea un ritmo letárgico similar al de Call me by your name. La novela de 1988 tiene lugar a principios de los 80, justo antes de que el SIDA cambiara para siempre a la comunidad LGBT. Se centra en Will, un joven de 25 años de clase alta que vemos oscilar sin rumbo de una relación a otra. Al igual que en el film, la obra destaca por sus representaciones honestas sobre el sexo, la confusión interna y la identidad.

La habitación de Giovanni, de James Baldwin, muestra una relación extraña que saca lo peor y lo mejor de su protagonista. Al igual que Elio con Oliver, el adorado Giovanni es un personaje que nuestro expatriado estadounidense, David, se esfuerza por descubrir y conseguir hasta enamorarse perdidamente de él. Starboard Sea, de Amber McDermott, comparte el detonante con la película de Guadagnino en el sentido de que representa a un adolescente bisexual que lidia con su sexualidad en términos no específicos. Sin embargo, cuando nos encontramos con el protagonista Jason Prosper, su relación con su mejor amigo ha llegado a un final trágico. Lo vemos luchar para superar a su pareja, lo que proporciona un marcado contraste con Elio, que simplemente disfruta del amor.

De izquierda a derecha: Palomo Spain, Jacquemus, Saint Laurent

Moda
La ropa veraniega de Jacquemus recuerda al instante al entorno costero de Call me by your name. Palomo Spain desprende por todas sus costuras el romanticismo y el homoerotismo a través de la elaboración de vestidos fluidos de género. Por su parte, los modelos masculinos y el clasicismo de los trajes de Tom Ford recuerdan la elegancia informal y natural que irradia Oliver. Los lazos inspirados en la década de los 80, las chaquetas de cuero y los modelos masculinos con raya en los ojos del Saint Laurent de Hedi Slimane nos recuerdan a Elio y la emotiva secuencia que vemos al final de la película.

Cine
Luca Guadagnino hace especial hincapié en jugar con las imágenes. Una de las escenas más inolvidables es en la que Olvier y Elio pasean por Roma de noche, pues tiene ese tono naranja y negro propio del antiguo celuloide. Es por eso que películas como Heartbeats -de Xavier Dolan-, Beach Rats -de Eliza Hittman- y Enter de Void -de Gaspar Noé- se pueden considerar como cintas del mismo estilo. Luego hay obras como Y tu mamá también, que abordan un fuerte vínculo masculino que desencadena la lujuria, o la película Purple Noon, bañada por el sol, que presenta escenas sobresaturadas del océano azul y la playa que instantáneamente recuerdan al film de Guadagnino.

Arte
Fotógrafos como Ryker Allen y Serge Le Hidalgo capturan la vida cotidiana de hombres jóvenes queer y sus retratos de luz tenue desprenden ternura e intimidad. Estos artistas parecen tener el mismo romanticismo sin esperanza que Elio en la forma en que se enfocan en cualidades físicas hiperespecíficas. Serge Le Hidalgo a menudo se enfoca en las partes olvidadas de sus modelos masculinos, como las clavículas o los pelos de sus brazos. Ryker Allen mira el amor a través de una lente agridulce. Este último realizó hace poco un libro de fotografía que documenta un viaje posruptura por Montreal con su ex novio.

Música

This article originally appeared on i-D US.