tu siguiente obsesión en netflix: glow

Prepárate para la comedia más intensa del verano.

|
jun. 27 2017, 1:25am

Este artículo fue publicado originalmente por i-D UK.

Las mañanas de sábado en la TV no son lo que solían ser. En los Estados Unidos de los años ochenta, podías sintonizar GLOW o The Gorgeous Ladies of Wrestling, un show acerca de —adivinaste— una liga de luchadoras que pasaban las mañanas del fin de semana vestidas con lycra y haciéndose martinetes unas a otras. Suena increíble de una manera totalmente demencial e inusitada, ¿cierto? Pues los guionistas de televisión Carly Mensch y Liz Flahive, quienes estaban en busca de un nuevo proyecto, pensaron lo mismo y desarrollaron la idea para GLOW, una comedia dramática de 10 episodios que nos mostrará el drama de la vida real detrás de todas estas rudas mujeres.

Transmitido en Netflix desde el viernes, GLOW es un espectáculo dentro de un espectáculo en el que se imagina la audición, el ensayo y el proceso de ejecución, así como las historias detrás de la caótica pandilla de bichos raros y wannabes de mediados de los 80 en L.A., tal show es dirigido por la actriz Ruth Wilder, (interpretada por Alison Brie de Community). Como la mayoría de las mujeres de GLOW, Ruth está desesperada por una oportunidad para brillar en una industria donde los hombres son respetados y las mujeres siempre están en segundo plano. Ella piensa que es la próxima Meryl Streep; los directores de casting piensan que sería genial para llevarle el té al chico protagonista. En realidad, tampoco parece ser adecuada para tal tarea.

Con sólo cucarachas como compañía en su decadente estudio, Ruth audiciona para GLOW. El show femenino de lucha libre involucra tanta explotación como aquí les describimos: las mujeres deben usar unos trajes increíblemente ajustados, interpretar ya sea a las "heroínas" (todas rubias americanas de grandes tetas) o a las "rudas" (desalmadas malditas como las rompehogares o las estafadoras de la asistencia social) y les piden cumplir por completo con esos estereotipos. Pero a pesar de toda esa crudeza, GLOW también les ofrece a estas mujeres un salvavidas.

Más de i-D: Mujeres que pelean.

Es algo que los creadores ven como parte medular del show. "Es realmente empoderador ver a estas mujeres hacer todo lo que hacen, al tiempo que hay también un elemento de explotación", dice Mensch, anteriormente productor de Weeds y Orange is the New Black. "Esa es una tensión que no queríamos dejar de lado, al ir contando las historias a lo largo de la temporada. Es parte de la historia, en la medida en que las chicas van entendido lo que es GLOW y la lucha, y que tendrán que ensuciarse un poco las manos".

GLOW acoge su época de todo corazón, cada episodio de aproximadamente 30 minutos es una representación onírica de la nostalgia de los años 80, en la que vemos desde los moteles pastel del centro hasta las casas de fiesta de Malibu. El crew pasó su tiempo de inactividad viendo clásicos contemporáneos como Working Girl y Bad News Bears para poder entrar con paso firme al terreno de los grandes peinados y la vestimenta de lycra. También tiene el monopolio de la cultura de la época —explotando los estereotipos en la lucha libre para ilustrar el más amplio entorno socio político del momento—, la chica asiática interpreta a un terrorista de Oriente Medio y alguien tendrá el dudoso honor de interpretar a una sexy espía rusa de la época de la Guerra Fría. Todas las mujeres son tratadas exactamente de la misma manera sexista por el director de la serie, el visionario de películas B Sam Silva, cuyo estilo característico es la explicación repetida del 'cunt punch' (golpe de vagina, un movimiento de la lucha).

GLOW no tira golpes por sí mismo, utilizando el agudo mundo del ring de la lucha para darle un golpe contundente y frontal al tabú. "Los villanos en la lucha libre tienen su fundamento en un lugar realmente estereotípico, sobre todo en los años 80", explica Flahive, quien también es un veterano de los programas fuertemente centrados en las mujeres como Nurse Jackie. "Si ves a alguien como The Iron Sheik [un rudo iraní cuyo sentimiento anti estadounidense ayudó a su rival Hulk Hogan a ganar fama, no a los fans de la WWF], él toma los temores de la cultura y los pone en el ring".

Las mujeres de GLOW se enfrentan a los estereotipos de manera frontal, mientras también solucionan sus dramas personales dentro y fuera del ring. Al igual que el otro gran programa del productor ejecutivo Jenji Kohan, Orange is the New Black, GLOW trae a un grupo de mujeres tan diverso como le es posible. El elenco incluye a la ex luchadora en la vida real Mia Stevens, a la cineasta Marianna Palka (responsable de Good Dick) y a la cantante británica convertida en actriz Kate Nash. Es raro, pero funciona.

"Es un show sobre los cuerpos de las mujeres en particular y queríamos que el reparto se viera increíblemente variado en términos de cuerpos y lo que estábamos viendo en la pantalla", dice Mensch. "Queríamos a mujeres que no se han visto antes. Así como tener una experiencia completamente nueva al reunir a este grupo de mujeres. Queríamos que se sintiera muy genuino". En ese sentido, como en todos los demás, GLOW es un knockout.

GLOW se trasmitirá en Netflix desde el viernes.

Credits


Texto Colin Crummy