Publicidad

los trajes ferozmente feministas de mad max

Sobre el porqué el buzz cut de Charlize Theron y sus hombreras asimétricas realmente importan.

por Jeremy Lewis
|
05 Junio 2015, 7:05pm

Han pasado 30 años desde Beyond Thunderdome, la última entrega de la franquicia cinematográfica Mad Max, protagonizada por Mel Gibson como un justiciero noble en un desierto estéril y surrealista. Las tres primeras películas de Mad Max no solo fueron un fenómeno cultural pop, sino también una fuerza de la moda. En los agonizantes años ochenta, los trajes definían el aspecto del peligro futuro. Se convirtieron en la referencia esencial para casi todas las demás películas post-apocalípticas que les siguieron, desde Waterworld a The Matrix. La estética de "los rescatados y la pasión por viajar" presagió el movimiento grunge de los años noventa y la estética anti-moda seminal de Martin Margiela. La ropa no era tan diferente de la que encuentras actualmente en las colecciones de Marques'Almeida, Vetements o Hood by Air. En resumen, las películas engendraron un género de moda propia (el término "distopía chic" suena bastante bien). Ahora, después de 30 años, la franquicia regresa con otro capítulo, Fury Road.

El nuevo filme, del director original de Mad Max, George Miller, llega en un momento en que la desesperación de un mundo en ruinas es mucho más fácil de identificar. La devastación ambiental del planeta provocada por la humanidad ha sido confirmada y, a pesar del fin de la Guerra Fría, la amenaza de la destrucción nuclear sigue latente. El mundo de Mad Max, revisitado en 2015, es mucho más real y, como resultado, los trajes son mucho más potentes.

La reconocida diseñadora Jenny Beavan hizo el diseñó del vestuario para la película. Conocida por su trabajo en las películas de Merchant Ivory de los años ochenta (Maurice, A Room With a View, The Bostonians) es la reina suprema de los atuendos de época. La experiencia de Beavan con los vestuarios anticuados hace de Mad Max un ejercicio interesante. Mientras que en los proyectos anteriores se le encargó recrear el pasado, aquí rompe con las sutilezas de la civilización y las reconstruye -al mismo tiempo que las futuras sociedades del desierto son diezmadas y reagrupadas. Es un mundo completamente nuevo.

Aún así, el futuro apocalíptico de Beavan se inspira en las películas originales de Mad Max: harapos, arneses, piezas de pecho, abundantes bolsas de carga, y para Max, ahora interpretado por Tom Hardy, muchísimo cuero. No obstante, en la nueva película faltan las formas gigantescas de los años ochenta y la hipérbole decorativa. En lugar de eso, la riqueza y el poder de la ropa vienen de una manipulación cuidadosa de los tejidos para imitar el verdadero "usa y rasga". Es en verdad un Mad Max para el 2015. Si bien las tres primeras películas, en retrospectiva, se sienten un poco exageradas, la nueva adición se siente particularmente real.

En la trilogía original, Mel Gibson, vestido todo en cuero negro, era el posterboy de la moda. Pero en Fury Road, la estrella es el personaje de Charlize Theron, Furiosa. Furiosa es una mujer guerrera solitaria dentro de una tribu de vagabundos lujuriosos. Vestida con un atuendo táctico improvisado y con hombreras asimétricas (un look típico de las películas de Mad Max originalmente sacado de los uniformes de fútbol americano), es tan feroz como lo sugiere su nombre. Sin embargo, su declaración de estilo más convincente es su buzz cut y su cara pintada de guerra, en la que sus ojos de diamante brillan y reflejan la luz de la puesta de sol en el desierto. Su modesta belleza, casi oculta, es seductora. En caso de que seas muy afortunada y tengas los ojos de Theron, deberías considerar hacerte un buzz cut.

Como contraste a Furiosa aparecen las doncellas que está tratando de trasladar a un lugar seguro, lejos del antagonista de la película, Immortan Joe (interpretado por Hugh Keays-Byrne). Utilizadas para un programa de crías selectivas, son valoradas por su pureza genética y las visten como ninfas envueltas en tela blanca y pura. Vagamente griegas, nos recuerdan a la colección de 1985 de Ludic Games de John Galiano. El look de las doncellas se amplifica por su elenco: incluye a la modelo Abbey Lee y a la sensual Rosie Huntington-Whiteley de Victoria's Secret. Es una decisión peculiar, dado que ninguna de estas actrices tiene las formas físicas sólidas normalmente asociadas con los cultos de la fertilidad (es decir, Venus de Willendorf). Pero tal vez en un desierto apocalíptico lo ideal sea un físico esbelto sin calorías.

El mejor momento de moda en la película, sin embargo, sucede hacia el final, (¡Cuidado! ¡SPOILER!) cuando Furiosa finalmente llega a la "tierra prometida", con las doncellas, y se encuentra con las mujeres mayores de su antigua tribu. La trinidad del ciclo de vida de las mujeres: doncella, madre y anciana, uno de los muchos sub textos paganos de la película, se ha completado. De las tres, las "ancianas" no solo son las más sabias, sino también las más fuertes. Están empoderadas y nos inspiran, y están vestidas con slim moto gear. De hecho, resultan familiares, muy cercanas a la moda. No se ven tan diferentes de la esposa de Rick Owens, Michele Lamy, cuyo look es mitad monja espacial, mitad bruja antigua. Y tal vez por primera vez en la historia del cine su estética y todo lo demás se da en un contexto totalmente creíble. La podemos imaginar fácilmente manejando su motocicleta y asesinando con los mejores.

Fury Road se anuncia como una de las mejores películas de ciencia ficción que se han hecho y seguro que lo es. Aunque los trajes no sean tan estilizados como sus predecesores son mucho más reales y, por lo tanto, más poderosos. El nuevo look del futuro apocalíptico es una mujer fuerte, y eso no podría ser más chic. 

Credits


Texto Jeremy Lewis
Still de Mad Max: Fury Road