Abbey wears Hoodie and track pants Vetements. Briefs model's own.

actuando con abbey lee

El papel de Abbey Lee en 'Mad Max: Fury Road' convirtió a la modelo y musa de i-D en actriz. Al protagonizar el nuevo thriller de horror de Nicolas Winding Refn, 'The Neon Demon', la australiana se dirige firmemente a la cima.

por Francesca Dunn
|
14 Abril 2016, 5:15pm

Abbey wears Hoodie and track pants Vetements. Briefs model's own.

Hoodie Champion. Top Supreme x Playboy. Banda Nike. 

Bikini top  de Champion modificado por el estilista. Calzones de ella.

Abbey Lee está sentada en su frío departamento de Nueva York esperando que alguien venga a arreglar su calefacción. Mientras que estos días está más acostumbrada al clima soleado de LA, su antiguo hogar siempre estará en su corazón, y se está quedando en casa por unos días extras después de un trabajo. Sin embargo a noche, sus ojos cristalinos estaban mirando fijamente la costa oeste mientras veía Mad Max: Fury Road, su película debut de 2015, ganar premio tras premio en los Oscar: "Estoy muy contenta y muy orgullosa de George, pero estoy un poco decepcionada que no haya ganado mejor director", dice. Fue su papel en la secuela del clásico distópico de George Miller lo que inicio la transformación de la dos veces estrella de portada de i-D de modelo a actriz. Como un hermoso Pokémon, adquiriendo habilidades y subiendo de nivel, parece que las modelos evolucionan de manera natural a ser actrices estos días —con distintos grados de éxito. Pero Abbey es un personaje excepcional y brillante, uno de un mundo lejano quien claramente posee el talento para llegar lejos en su nueva carrera. "Mi corazón quiere actuar, mientras que nunca he estado enamorada de modelar", ella confiesa. "Era solo algo que hacía, hice algo de dinero, me tocó viajar por el mundo, y me llevó a Mad Max".  

Ya que el modelaje se estaba volviendo cada vez más frustrante para Abbey, la belleza australiana se estaba quedando sin inspiración: "La moda es un campo increíblemente artístico para todos excepto las modelos", explica. "Es la visión de todos los demás puesta sobre ti. Me siento demasiado creativa para estar limitada a que solo me tomen fotos. Era como si mi cerebro se estuviera entumeciendo". La primera en admitir que tiene poca experiencia en actuación, Abbey no tuvo suerte en el ámbito de la educación, en cambio fue a una escuela católica de puras niñas en Melbourne, la cual ella describe como poco inspiradora: "De hecho a veces pienso en eso…" reflexiona. "me hubiera gustado ver lo que pude haber hecho si hubiera ido a una escuela artística".    

Mientras que el polvo se asienta en The Fury Road, todos están esperando la siguiente movida de Abbey. Como protagonista de la próxima película de Nicolas Winding, The Neon Demon, un thriller de terror basado en LA, tendrá el papel de una modelo vieja y deslavada luchando por regresar a la fama. Es una historia de cómo la búsqueda incansable por la juventud y la belleza se vuelve brutal: "Hay algo muy enigmático en Sarah", Abbey dice de su personaje. "Es difícil de comprenderla en su totalidad. Es ruda pero también muy vulnerable". La historia es familiar, y aunque ella no quería particularmente hacerla de modelo o re-visitar su pasado: "Sabes… ¡Es Nicolas Refn! no es como si hiciera el papel de una barbie superficial… es una película de arte, es profunda, tiene niveles de comprensión; y también el personaje. Así que estoy segura que no tomé una mala decisión". Los otros actores involucrados —Christina Hendricks, Keanu Reeves, Jena Malone— también influyeron en su decisión: "Fue una experiencia verdaderamente interesante. Por haber sido parte de ese mundo, pude ayudar a todos a entender de qué se trataban los papeles en realidad".

Lo que sigue ahora, Abbey tendrá un pequeño pero poderoso papel en Gods of Egypt de Alex Proyas, en la cual la actriz con look de Targaryan interpretará a una agresiva asesina que monta una serpiente. Durante su entrenamiento, Abbey aprendió a manejar navajas al igual que los altibajos de actuar con la pantalla verde: "No tenía ni idea cómo era mi serpiente", bromea. "Tienes que tener una muy buena imaginación visual, y no te debes avergonzar de nada, porque se siente extraño. Estás parado frente a 200 personas que están comiendo burritos, mientras que tú estás tratando de hacer una escena con una pelota de tenis. Realmente te tiene que importar un bledo lo estúpido que te veas… y sí te ves estúpido". 

Este año Abbey también interpretará a Tiana en la adaptación fílmica de Nikolaj Arcel de la novela The Dark Tower de Stephen King: "Para ser honesta, ni siquiera he leído el guión", nos dice riendo, "pero cuando un director como él te pide participar en una película junto a Matthew McConaughey y Idris Elba…" Abbey parece estar genuinamente agradecida por las oportunidades que se le presentan y la hace completamente agradable: "Creo que en este punto de mi carrera necesito tomar riesgos y confiar en la industria. Hay una cantidad gigantesca de competencia, y ya he sufrido suficiente", nos confiesa. "Es aterrador, ¿sabes? Es difícil conseguir trabajo". 

Con personajes de otro mundo que se acumulan en su perfil de IMDb, es justo preguntarse si a Abbey la han encasillado un poco, pero no le importa: "Me gustan los papeles etéreos, pero también me emociona la oportunidad de interpretar a un personaje franco y sustancioso que me permitirá realmente intentarlo", dice ella. Por el momento está trabajando en un guión semi-autobiográfico sobre adicciones, un proyecto que aún está en sus etapas iniciales: "Es mucho más difícil de lo que creí", nos revela. "Nunca había escrito nada antes y definitivamente no es algo fácil". No quiere hablar mucho más del tema porque "no está ni cerca de estar acabado y siempre está la posibilidad de que no suceda". 

Habrá batallado contra demonios en el pasado, pero Abbey claramente está disfrutando poder convertir sus experiencias en algo más positivo ahora, algo que no pudo hacer como modelo. Siempre ha tenido un corazón artístico, y siempre ha sido soñadora. Y para una soñadora, no es sorprendente que siempre haya estado interesada en a dónde te llevan los sueños: "Creo que el estado de tu sueño —a dónde se va tu mente cuando duermes— es igual de importante que los lugares a donde va tu cuerpo físico cuando estás despierto", argumenta. La apreciación que Abbey tiene por las mentes viajeras, la naturaleza, y las pequeñas cosas de la vida es su cualidad más enternecedora. Como lo es su naturaleza relajada. Ella es muy tranquila y muy divertida. 

Al igual que encontrar su afición por la actuación en el set de Mad Max, también trabajó con su mejor amiga Riley Keough, para quien fue dama de honor en febrero: "Me da mucho gusto tenerla como amiga pues siempre está ahí cuando tengo que lidiar con las preocupaciones de actuar", nos revela Abbey. "Es mi apoyo principal en la industria". Con una actitud más positiva que la mayoría, Abbey nos deja con una sensación positiva también —positivos de que continuará ascendiendo a través de los muchos papeles de otro mundo que ha tenido en el cine hacia el estrellato etéreo de Hollywood: "Modelar nunca fue mi pasión… y he tenido la suerte de encontrar mi pasión", concluye. "¡Solo tengo que continuar probándole a la gente que no soy un fracaso!"

Más de i-D:

Locos por Molly

Lineisy Montero: en ascenso

Abbey Lee está viviendo su sueño

Credits


Fotografía Terry Richardson 
Director de Moda Alastair McKimm 
Texto Francesca Dunn
Peinado Cim Mahony de La La Land
Maquillaje Kanako Takase det Tim Howard Management usando NARS Cosmetics 
Técnico de Uñas Honey de Exposure NY
Asistente de Fotografía David Swanson
Técnico Digital Rafael Rios
Asistente de Estilismo Lauren Davis, Sydney Rose Thomas
Asistente de Peinado Brian Casey
Producción Mary Clancey Pace de Hens Tooth Production, Julia Reis de Art Partner
Asistente de Producción Eric Jacobson, Evan Schafer
Casting Angus Munro para AM Casting (Streeters NY)

Tagged:
abbey lee
Editoriales
Terry Richardson
cine
modelos
Alastair McKimm
entrevistas de cine