11 marcas que van a triunfar en 2016

Puede que no todos sean franceses, pero estos diseñadores representan a la perfección el nuevo espíritu creativo que se respira en las calles de París.

por i-D Staff
|
15 Enero 2016, 10:35am

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

1. Y/Project
El diseñador belga Glenn Martens ha conseguido llegar hasta lo más alto del mundo de la moda francés en un tiempo récord. Su universo de la moda mezcla a partes iguales el grunge de los 90 y el gótico romántico, chocando con la visión tradicional de París, que a menudo resulta demasiado canonizada y nostálgica.

Sus colecciones son unisex y su identidad es atrevida y bien arraigada. Glenn Martens ofrece un enfoque firme y sincero hacia la moda, que es justo lo que necesita la moda de París.

2. Koché
Christelle Kocher forma parte de una nueva generación de diseñadores franceses que entienden que el lujo y la calle son vitales el uno para el otro, y que esta interdependencia puede llevarles a cosas maravillosas. Además de dirigir su propia marca, Kocher es también directora artística de Maison Lemarié, uno de los talleres especialistas propiedad de Chanel.

Su desfile de debut, que tuvo lugar entre las tiendas cerradas del centro comercial parisino Les Halles, nos descubrió su marcada identidad por primera vez y nos mostró su visión a la perfección, el lujo y el saber hacer mezclados con el espíritu de la calle.

3. Courrèges
La moda suele considerarse una forma de arte menor, algo puramente comercial, y esto hace que el mundo de la moda saque las cosas de quicio para intentar ganar su legitimidad.

Sin embargo, Arnaud Vaillant y Sébatien Meyer, la pareja de creadores que se esconde tras el nombre de Courrèges (y que ya sedujo a todo el mundo con su trabajo en Coperni) sobresale en el arte del refinamiento y entienden que esa visión es todavía más poderosa que extravagante. Courrèges sigue encajando perfectamente en su tiempo al igual que lo hacía durante su apogeo en los 60.

4. Wanda Nylon
El pasado septiembre, la talentosa Johanna Senyk presentó su primera colección en un almacén que había sufrido un incendio hace unos años, mientras que en los 90 era un lugar conocido por sus increíbles fiestas.

El desfile sirvió como homenaje a la juventud y a las chicas reales, presentando unas chicas fuertes, sexy y seguras sobre la pasarela: "Una chica puede ser sexy sin necesidad de que poner el pecho sobre la mesa, y también puede ser elegante mientras se fuma un cigarrillo sentada sobre el suelo", nos dijo Johanna justo después de su desfile. Wanda Nylon es ropa para la nueva chica parisina. Voilà.

5. Léa Peckre
La joven diseñadora francesa ha recibido varios premios, ganó el premio Hyères en el 2011 y luego el ANDAM en el 2015. Léa cree en la elegancia y pone su fervor, intensidad y espíritu al servicio de una estética extremadamente preciosista que se asemeja al arte. Se trata de un enfoque muy bello, y puede que demasiado raro, hacia la moda.

6. Off-White
Virgil Abloh, a quien podríamos describir como el príncipe discreto de la ropa de calle, está a punto de presentar su primer desfile de moda masculina en París, tras haber debutado la temporada pasada con su colección de moda femenina.

Durante el día, Virgil le susurra un montón de buenas ideas al oído a Kanye West, durante la noche, hace de DJ, y podríamos decir que básicamente ha inventado al Director Creativo moderno. El estudio y los talleres de Off-White se encuentran todos en Milán, pero el diseñador ha decidido establecer la legitimidad de su visión llena de lujo en París.

Al hablar con i-D hace unos meses, nos explicó que deseaba poder cambiar las cosas, Virgil afirmó: "La ropa de calle es como la música disco, cuando empezó la música disco era cool, pero el término no ha logrado envejecer bien, y tampoco lo ha hecho el género". Nos morimos por ver los resultados.

7. Nattofranco
"Mi marca no va sobre París y Tokyo, va sobre los suburbios franceses y Hokkaido, de ahí es de donde soy yo". Así es cómo se presenta en una entrevista con I-D Noémie Aiko Sebayashi, una joven diseñadora franco-japonesa.

Con logos deconstruidos, una visión desmantelada de la ropa de calle y un demente sentido por el detalle, Nattofranco sigue el camino que la marca revolucionara Vetements empezó a trazar en la captal francesa.

8. Aalto
El diseñador finés Tuomas Merikoski, que ha trabajado en Givenchy y Louis Vuitton lanzó su propia marca hace un año y la estableció en París. Aalto refleja la moda de una juventud europea, inspirándose en una mitología colectiva y la historia moderna. Con fiestas libres, desmantelamiento y piezas ultra cool, Aalto capta la estética del ahora y aquí.

9. Pallas
¿Qué sería de la moda francesa sin los trajes para mujer? En el 2013, el diseñador, que estaba más acostumbrado a crear muestras para grandes casas de moda, lanzó su primera colección cápsula. Desde entonces, los sastres Daniel Pallas y Veronique Bousquet han sacado a la marca de detrás de la sombra de las grandes firmas francesas. Para ello, contrataron a Allegria Torrassa, que tiene un talento increíble, y a Nikhi, que trabajó en el desarrollo de la marca.

10. Drône
Su nombre no te suena (no te preocupes, nadie lo conoce todavía). Este colectivo nació en el 2014 de la mano de un grupo de jóvenes diseñadores anónimos. Se encuentran establecidos entre Lille y Paris y se encargan de reinventar la ropa de calle francesa como algo lleno de detalles africanos y técnicos.

Su trabajo refleja una nueva generación con aspiraciones, extremadamente consciente y despierta. Sus chaquetas reflectantes brillan como meteoritos y han seducido a unos cuantos adeptos de la escena de rap francesa.

11. Etienne Deroeux
Libertad, movimiento y simplicidad, con estas tres consignas y unas pocas colecciones, Etienne Deroeux se impone en el paisaje de la moda francés con una serenidad arrebatadora. Cortes rectos y colores monocromos se mezclan con líneas escultóricas (diseñadas como un homenaje a Brancusi).

Su ropa de deporte elegante está diseñada para nuestra generación más que para la suya. Su ropa está bien pensada pero no pretende dar ninguna lección, y puede que sea eso lo que esperamos de la moda.

Tagged:
Paris
Nattofranco
off-white
courrèges
etienne deroeux