annie atkins es la diseñadora gráfica del imperio de zubrowka de the grand budapest hotel

Desde diseñar las órdenes de ejecución en The Tudors, hasta ser la diseñadora gráfica líder en el set de The Grand Budapest Hotel y crear esas cajas rosadas de Mendl's, Annie Atkins está haciendo impacto en la industria del cine.

|
abr. 17 2015, 6:35pm

La diseñadora gráfica Annie Atkins -basada en Dublín- trabajó para una agencia de publicidad en Islandia antes de obtener dos títulos: uno en Comunicación Visual y uno en Producción de Cine. Recién egresada de la escuela de cine, obtuvo su primer trabajo en el set de la tercera temporada de The Tudors, diseñando todo, desde vitrales hasta parches medievales. Pero fue cuando recibió el llamado para ser la directora de su primer filme -The Grand Budapest Hotel de Wes Anderson- que su trabajo fue puesto en la mira. Desde el mapa que fue elogiado por M.Gustave por su mérito artístico, hasta las cajas de repostería de Mendl's, el crear el mundo imaginario de The Grand Budapest Hotel en un lugar remoto de Alemania, requería increíble atención al detalle de esta talentosa diseñadora gráfica…

¿Sentiste que fue un gran salto el pasar de la publicidad al cine?
Cuando dejé la publicidad creía que el diseño se había acabado para mí -un mundo que durante los años me había desencantado. Pensé en dedicarme a escribir o a la fotografía, pero cuando llegué a la escuela de cine de repente un mundo nuevo se abrió para mí, y volví a amar el diseño.

¿Qué ha cambiado desde que trabajaste en The Grand Budapest Hotel?
¡Todo! Llevo haciendo piezas gráficas para shows desde hace años, pero nadie ha mostrado nunca mucho interés en ellas. Ahora, de repente, a todo el mundo le gustan. La manera en la que Wes usa el diseño gráfico en sus películas ayuda al espectador a valorar todo el trabajo que hay detrás, algo que no se habían dado cuenta antes. Desde el estreno del filme, recibo invitaciones constantemente para dar charlas por todo el mundo. Es una locura.

¿Cómo fue trabajar con Wes Anderson?
Todo fue fantástico. Pasé todo un invierno viviendo con el elenco de actores y crew, era como estar dentro de una de sus películas. Trasladó a todo el equipo a Gorlitz, un pequeño pueblo de la frontera germano-polaca. Estábamos -literalmente- a un paso de Polonia al solo cruzar un puente.

El trabajar en el mundo ficticio de The Grand Budapest Hotel significó recrear todo, desde las notas de banco hasta las estampillas. ¿Eso te dio más libertad creativa a diferencia de otros proyectos donde tenías un período de tiempo en específico?
Sí, es un mundo ficticio, eso fue divertido, pero en realidad comenzamos cada pieza gráfica al ver una referencia real de aquel tiempo. Las notas de banco son un buen ejemplo -recuerdo estar trabajando en un drama de TV situado en el siglo 19 donde hice notas de banco muy grandes (eran tres veces más grandes que las actuales), pero el director no quiso usarlas porque pensó que era cómicamente enormes -a pesar de que eran históricamente correctas. En TGBH, Wes realmente estaba interesado en estas diferencias. Siempre estábamos estudiando como las cosas se creaban distintas en ese entonces, más que solo asumir como eran. Eso era fascinante para mí. He trabajado en tantos shows de época en que lo primero que te dicen es que todo debe ser en tono sepia. Es una pena, porque el diseño en ese entonces era muy colorido y vívido y estábamos cancelando la historia al hacer shows que la audiencia asumía eran realistas -solo porque están acostumbrados a ver colores sepia en fotografías antiguas. Es una de las razones del porqué amé trabajar con Wes y el diseñador de  producción, Adam Stockhausen -era tan colorido y juguetón, pero muy adentrado en la realidad.

¿Tu trabajo se vuelve más difícil al estar lejos y en una locación cerrada?
Es cierto que Gorlitz está bastante aislado, pero contaba con la ayuda de muchos artesanos locales que nos apoyaron en el proceso creativo. Se involucraron desde el encuadernador local hasta el pintor de cristal y los dueños de la tienda del sellos de goma.

¿Te ha pasado alguna vez con una pieza única que hayas tenido que rechazar porque no quedaba bien en pantalla?
Con el paso de los años, he aprendido trucos para que las cosas no resalten mucho en pantalla. Tiendo a usar colores como el blanco y papeles en color crema para evitar los reflejos de las luces. La parte más difícil es que todo funcione cuando el actor lo tiene en las manos: que las cosas se abran y se cierren de la forma que deberían o disponer de varias copias de un objeto por si se rompe en alguna toma. Algunas fuentes tipográficas son más fáciles de leer que otras -las letras germánicas no son legibles en cámara, y tomas esto en cuenta si es un titular importante. Aprendes de la experiencia.

¿Algún fallo grave que hayas cometido a lo largo de tu carrera?
Cometo errores todo el tiempo. Cometí un error ortográfico garrafal en la caja de Mendl's y lo tuvimos que corregir en posproducción, no fue mi mejor momento. Fue vergonzoso porque me enorgullece mi trabajo y el hecho de que soy una nerd de la gramática. A nivel personal, la mayor trampa de trabajar en la industria es como te consume el tiempo. No he tenido vida social en un rato. Sería agradable volver a mi familia.

¿Cuál es tu época histórica favorita en la cual trabajar?
El Londres victoriano es probablemente mi periodo favorito. Todas esas tipografías que gritan por atención, las amo.

Los accesorios ayudan a los actores a meterse en el personaje, ¿te molesta que algunos de los tuyos no se aprecien del todo en la pantalla?
Creo que la gente asume que todos los accesorios que haces deben ser para la audiencia, o no tiene sentido hacerlo. Pero el diseño para cine no funciona así. Estamos creando un mundo para que los actores y el director hagan su trabajo. Creo que solo el 10% de todo lo que hago se ve claramente en la cámara.

¿Cuál ha sido el prop más difícil de crear hasta ahora?
Hacer el periódico nacional del Imperio de Zubrowka fue todo un desafío. Wes añadió el Trans-Alpine Yodel, el cual es el periódico local que da todas las noticias flash en la historia, The Continental Drift, y The Daily Fact, y todo una pila de periódicos de los sesenta que estaban en el hotel.

¿Cuál es tu prop favorito y por qué?
Amo la caja de Mendl's. La gente me escribe que si les puedo enviar una, y siempre digo que no. Es la pieza más preciada de mi colección. Puedes comprar imitaciones baratas en el mercado negro, pero yo reconozco que no son reales... no tienen el error de gramática para empezar...

¿En que estas trabajando ahora? 
Terminé de hacer el nuevo thriller de Spielberg a principios de este año, Bridge of Spies, el cual será la próximo más grande que estrene en octubre, creo. Por el momento estoy haciendo unas piezas gráficas para la nueva de Ang Lee, Billy Lynn's Long Halftime Walk, y también estoy trabajando en un juego que aún no se anuncia para Playstation 4. 

annieatkins.com

Credits


Texto Rebecca Boyd-Wallis
Imágenes cortesía de Annie Atkins