chinah: el sonido del nuevo cool de copenhague

Conforme CHINAH lanza su primer EP, 'Once The Lights Are On', nos encontramos con el trío danés para averiguar más acerca de lo que sucede en su luminosa música.

|
16 Febrero 2016, 5:20pm

La música de CHINAH suena tan familiar que fácilmente la podrías confundir con otra banda joven emulando música electrónica alternativa cantada en voz baja, tan típica del espíritu de la época (estamos pensando en The Weeknd, FKA Twigs, Frank Ocean…) Sin embargo, al platicar con ellos o experimentar su show en vivo en el popular Vega de Copenhague, se hace evidente que el trío danés es un talento dotado y único. La cantante Fine Glindvad, el guitarrista Simon Kjær y el teclista Simon Andersson lanzaron Once The Lights Are On la semana pasada, un EP que conecta los puntos entre el synth pop y el R&B minimalista. Sin embargo, CHINAH explica que las ideas de género no se ajustan necesariamente a su acercamiento a la música: "Es más fácil para nosotros pensar en la música en términos de contraste y dinámica, o en cómo te hace sentir, en lugar de definir un género".

Cuando se conocieron en la preparatoria folk (un tipo de internado típicamente escandinavo basado en las artes creativas y el desarrollo personal) no fue inmediatamente obvio que iban a terminar haciendo música juntos. A Glindvad y Kjær les interesaba la música folk y la composición estudiada, mientras que Andersson era "un nerd tratando de llegar a ser realmente bueno en hacer click sounds".

"Esa escuela no fue el comienzo de CHINAH", explican, "pero fue el comienzo de nuestra amistad". En 2013, Glindvad cantaba canciones populares bajo su propio nombre con el respaldo de Kjær en la guitarra. Tomó un par de años para que CHINAH emergiera completamente.

Glindvad todavía escribe todas las letras, pero el resto del proceso de escritura es totalmente colaborativo, y muy alejado de sus orígenes populares. "Nuestro proceso creativo no sucede en la sala de ensayo, tiene más que ver con la producción ocurriendo dentro de un programa de música". El resultado es una combinación penetrante de texturas cálidas y frías, oscilando entre melodías melancólicas, riffs suaves de guitarra y brillantes líneas de sintetizador.

CHINAH prefiere el realismo a lo exagerado en cuanto a su música, pero les gusta mantener la distancia con efusiones directas de tristeza: "Si una canción es muy emocional en sus letras, tenemos una tendencia a no presentarla de una manera muy emocional en lo que se refiere a la melodía. No intentamos excedernos con nuestras emociones, nos gusta que sea sutil".

Este equilibrio entre la emoción y el desapego, la vulnerabilidad y la fuerza es una dinámica vital para la cantante Fine Glindvad. "Cuando tocamos nuestras canciones en vivo, es muy liberador usar melodías que a menudo son más ligeras que las letras, es más fácil hacer frente a los temas de nuestra música cuando la producción está en contraste con ellos". El pop es a la vez un medio de mantener la melancolía cerca y una señal de crecimiento. Andersson recuerda su tiempo, como artista de música glitch, cuando su objetivo era que su trabajo fuera lo más accesible posible. "Quería ser conceptual, cool e independiente". Los tres miembros pasaron por un viaje para aprender a dejar de lado las "restricciones" y aceptar que "está bien que te guste [una canción] la primera vez que la escuchas".

El objetivo de CHINAH ahora está claro; quieren crear música que sea experimental y desafiante, pero también sonoramente agradable. "Pegadiza ya no es una mala palabra para nosotros, queremos desafiar a la gente dentro de los límites del pop".

Más i-D: 

La banda española de garage, Hinds, lanza su nuevo video 'Bamboo'

10 cosas que necesitas saber sobre Transviolet

Credits


Texto Luna Cohen-Solal
Fotografía Ursula Hesnner Marcussen