hablando de la vida, la muerte y el cine con léa seydoux

La actriz francesa habla con i-D acerca de trabajar con Xavier Dolan en su nuevo drama familiar, ‘Juste la fin du monde’.

|
28 febrero 2017, 7:04pm

Se siente por completo como un cliché hablar sobre la angustia existencial con una actriz francesa, pero con eso comienza exactamente nuestra conversación con Léa Seydoux.

"A veces puedo sentirme extremadamente relajada con respecto a todo y a veces extremadamente ansiosa", dice Seydoux, mientras nos sentamos a hablar de su nueva película en la suite de un hotel en Londres. "Todo me daba miedo cuando era joven, a los veinte años. Todo me aterrorizaba. La vida. Creo que tenía miedo a morir".

Siendo el rostro de una de las casas de moda francesa más importantes (Louis Vuitton) y habiendo hecho el crossover más grande del cine europeo contemporáneo (de protagonizar la ganadora de la Palme D'Or Blue is the Warmest Colour a ser una chica Bond en Spectre), es difícil no notar lo francesa que es Léa Seydoux.

Pero incluso si una cierta franqueza en relación a los asuntos de la vida y la muerte parecen ser en gran medida parte del espíritu nacional, hay otras razones por las que iniciamos en este punto. Lo más prioritario es que Seydoux, de 31 años, está esperando su primer hijo con su novio Andre Meyer. "Es lindo -nos dice sobre el embarazo. Te sientes más relajada; es Xanax natural".

Más de i-D: Léa Seydoux y Monica Bellucci son las chicas Bond feministas que luchan contra el sexismo de Hollywood.

En segundo lugar, está la nueva película de Seydoux, Juste la fin du monde, un melodrama sobre una familia con su propia crisis existencial. La película, del prodigio del cine de arte Xavier Dolan, presenta a un joven dramaturgo gay llamado Louis [Gaspard Ulliel], quien vuelve a casa con su distanciada familia para decirles que se está muriendo. Seydoux interpreta a Susanne, la hermana menor de Louis, y la menos afectada por la locura familiar.

La ganadora del premio Grand Prix de Cannes el año pasado, Juste la fin du monde es perturbadora, claustrofóbica y absolutamente encantadora. E incluso si el melodrama se pone muy pesado -hay muchos gritos-, los infortunios de la película son aliviados por la característica música pop de Dolan.

La inclinación de Dolan por las canciones de la radio no desalentó a Seydoux. "¡Me gusta su gusto!", dice riendo. "A veces es muy cursi, pero eso es lo que me gusta de él. No tiene miedo".

¿Qué es lo que más te gustó de trabajar con Xavier?
Está lleno de vida. Eso es lo que me gusta. Es muy conmovedor ver a alguien que está tan apegado a la vida. Porque creo que tiene miedo a la muerte, como todos nosotros. La forma en que lucha por la vida es extremadamente inspiradora.

¿Qué te atrajo de esta película?
La familia. Me encanta el tema. Para mí, el cine tiene que tratarse sobre el lenguaje interior. Es el arte de lo que no se dice -lo que hay debajo de la superficie. Todo el mundo puede identificarse con esta película porque se trata acerca de cómo puedes definirte en el círculo familiar y en la sociedad, hay además muchas emociones importantes como la frustración, las esperanzas que uno tiene, el deseo, y la brecha entre la realidad y los sueños. Se trata de cuando uno confronta la realidad y de cómo ésta es diferente de lo que pensábamos. Es sobre cómo se proyecta uno a sí mismo. Son muchos sentimientos diferentes. Nunca había visto una película sobre esto.

Hay mucho que no se dice...
Es una historia trágica y desafortunadamente así es la vida. Le puede pasar a cualquiera. Vas a morir de una enfermedad, lo sabes y la realidad es demasiado dolorosa. La película conmueve a la gente porque es real. No es un blockbuster o un simplemente entretenimiento. Se trata sobre las personas, es real, por eso amo este filme.

Tu personaje actúa con inmadurez pero también parece mayor para su verdadera edad.
Ella es joven, pero no tan joven, tal vez tenga entre veintitrés o veinticuatro años; pero aún así se puede ver que tal vez ya es demasiado tarde para ella. En la casa, se siente presionada por su situación. No sé si pueden ver que haya un futuro para ella. Todos los personajes no están realmente conscientes de sí mismos, excepto Louis quien se observa a sí mismo con detenimiento. Él conoce la situación -sabe que para ellos es difícil escuchar lo que él tiene que decir.

¿Por qué se había distanciado Louis?
Por la cultura, la clase y el hecho de que va a morir. Ha estado fuera de este mundo. Imaginamos que vive en una gran ciudad y que es un escritor famoso. Así que se volvió culturalmente muy diferente a su familia.

¿Te identificas con algo de eso?
Incluso yo, a veces me siento muy distante de mi familia, aún cuando hemos evolucionado de la misma cultura, son personas cultas. Pero a veces, cuando vuelves de haber estado viajando te sientes diferente porque has experimentado el mundo, el exterior y a veces la familia puede ser claustrofóbica.

Muchas personas, especialmente las mujeres lesbianas jóvenes, obtuvieron inspiración de tu papel en Blue is the Warmest Colour. ¿Estás consciente del impacto que tuvo?
Sí, por supuesto. Además, me siento muy cercana a mis personajes. Siento que me estoy interpretando a mí misma todo el tiempo.

La gente se enamoró de ti...
Siempre veo que hay lesbianas alrededor [cuando se encuentra con sus fans]. Eso me gusta. Es muy lindo. Estoy muy orgullosa de ello. Mientras filmaba, sentía que era lesbiana. Me gusta la idea de que las chicas puedan enamorarse de mí. Cuando te dedicas a la actuación, te gusta que la gente se enamore de ti. Me gusta hacer soñar a la gente, de cierta forma. Incluso yo he soñado. He visto a algunos actores y me he enamorado de ellos.


Más de i-D: Adèle Exarchopoulos tiene cosas lindas que decir sobre el amor.

Credits


Texto Colin Crummy