15 cosas que aprendimos sobre la gala del met en el documental ‘the first monday in may’

Pasando la cuerda de terciopelo, las publicaciones en redes sociales compartidas de #AboutLastNight, y las galerías con los atuendos de las celebridades explicados, el nuevo documental de Andrew Rossi nos ayuda a ver a la fiesta más grande de la moda...

por Colin Crummy
|
30 Septiembre 2016, 4:44pm

Todos sabemos que, en la Gala del Met, Anna Wintour es quien está a cargo. Ya sea decidiendo el diseño de la fiesta, las servilletas o cuando le entregan su orden venti de café, es la Editora-en-Jefe de Vogue la que está dando órdenes. Pero en el documental de Andrew Rossi sobre la exhibición en el The Metropolitan Museum of Art y la fiesta que le precede, también podemos echar un vistazo a lo que sucede tras bambalinas sobre lo que se necesita para montar la fiesta más grande de la moda del año. Éstas son algunas de las cosas que aprendimos de The First Monday in May.

1. El Met Ball es LA fiesta de Anna Wintour.
En el documental tras bambalinas de Rossi, Wintour tiene juntas con la sala del consejo sobre los planos de asientos, veladas en Manhattan para hablar de los arreglos de mesa con el consultor creativo Baz Luhrmann, y se asegura de que esa noche ella tenga el mejor asiento disponible, entre George Clooney y Bradley Cooper, obvio.

2. Wintour también es una gran parte de la organización de la exhibición.
En 2015, el show del Met China: Through the Looking Glass, buscaba reflejar cómo las culturas orientales influyen en la moda occidental. Esto demuestra una propuesta difícil políticamente, dada la facilidad con la que podría caer en lo pastiche o cliché. Wintour va al grano en una junta de diseño de exhibición, describiendo una propuesta de espacio "que se ve como un restaurante chino". Es corregido rápidamente.

3. A Anna aún le gusta su Starbucks para llevar
La Editora-en-Jefe de Vogue rara vez es vista sin un café en la mano, o, algo más memorable, arrancándolo de una temblorosa pasante.

4. Puede ser la fiesta de Anna, pero el show es el bebé de Andrew Bolton.
El curador nacido en Lancashire, Inglaterra —y pareja de Thom Browne—, es tan meticuloso con los detalles del museos como su contraparte de Vogue lo es en celebridades. Lejos de la alfombra roja, la cámara de Rossi sigue a Bolton mientras se queja de la orla de un vestido en la exhibición y una vez terminado, juega de nuevo con él. El show, admite, opera bajo las expectativas impuestas por la exhibición rompe récords de McQueen (el show de 2011 también fue su idea). Pero si eso pone nervioso a Bolton, no lo verás, está escondido debajo de un exterior curiosamente inglés.

5. No confundas ese carisma norteño con dulzura.
Bolton hace unas críticas serias a los elementos más tradicionalistas del Met, que creen que la moda (y una gran fiesta de celebridades) no pertenecen al museo. "Algunas personas tienen una idea muy del siglo XIX sobre lo que es el arte", dice en el filme. "Hay personas dentro del museo que aún rechazan la moda".

6. Puedes contar con que André Leon Talley nos dará la hipérbole.
¿La opinión del editor colaborador de Vogue sobre el evento de lanzamiento? "Desde que Anna tomó las riendas del Met Ball, se ha convertido en el Superbowl de los eventos de la moda".

7. La lista de invitados es restringida.
La Gala tuvo 608 invitados en 2014. Para 2015, a Anna le gustaba un número más bajo: 500, puso a los A Listers de Hollywood a vigilar su bandeja de entrada.

8. Y si quieres a alguien que ponga esa lista de invitados en forma, pregúntale a Anna.
"Y todos están recortando sus números, ¿verdad Harold?", la Editora-en-Jefe de Vogue sugiere al curador del Met Costume Institute a cargo, Harold Koda. "Ya sabrás cómo hacerle".

9. Si no has tenido un buen año en el ámbito del trabajo, olvídate de una invitación.
Como lo pone Sylvana Ward Durrett, Directora de Proyectos Especiales en Vogue, cuando discute sobre los invitados potenciales: "Tenemos a Dave Franco. Luego a Josh Hartnett. ¿Qué ha hecho últimamente? Nada".

10. No sólo las celebridades son aprobadas.
Tenedores, servilletas, flores, luces, acomodadores: Anna revisa todo.

11. El mapa de asientos es pensado como una estrategia militar.
Consideraciones sobre dónde se sentarán dos famosos incluye si se han sentado juntos el año pasado y si se han sentado juntos en otros eventos este año. Tomemos una pausa para reflexionar sobre el pasante que tuvo que hacer una hoja de cálculo llamada 'todos los lugares donde todos los famosos se han sentado el año pasado'.

12. Vas a la Gala, pero sólo si te comportas.
En algún punto durante las discusiones sobre los invitados en The First Monday in May, una celebridad sin nombre es aprobada por Wintour. Sólo hay un detalle: 'OK, ¿entonces puede no estar en su teléfono celular todo el tiempo?', le dice a su equipo. 'Tal vez deberías mandarle ese mensaje a él'.

13. Rihanna cuesta.
El costo exacto de tener una presentación de RiRi en tu gala de caridad es educadamente censurado por los realizadores del documental. Pero definitivamente asciende a los cientos de miles y sin duda es más de lo que le han dado a Kanye anteriormente.

14. "¡Esto es Frozen en negro! ¡Ella es la reina de la noche!".
Aquí de nuevo, André prueba que vale cada dólar gastado en sus majestuosos vestidos con su amigable resumen de memes de Rihanna en la alfombra roja.

15 "¿Qué carajos es esto?".
Esa es la mejor forma de enfrentar el tema de la alfombra roja de la Gala del Met, cortesía del programa Curb Your Enthusiasm de Larry David.

Más de i-D: El director Andrew Rossi habla sobre infiltrarse en la Gala del Met

Credits


Texto Colin Crummy

Tagged:
Anna Wintour
NY
Met Gala
Cultură
Documentales
Μόδα