Publicidad

una década de trista, diez años de moda mexicana contemporánea

Aprovechamos la exposición y serie de eventos en torno al décimo aniversario de Trista, para profundizar sobre los elementos que hacen de esta marca la protagonista esencial de la moda mexicana.

por Monse Castera
|
27 Enero 2017, 1:00am

Una década de Trista se refleja claramente en la evolución y crecimiento de la moda mexicana. La marca fundada por Giovanni Estrada y José Alfredo Silva en 2006, ha aportado a la industria nacional un acercamiento distinto al concepto de prenda y colección. Trista se ha presentado en Japón, ha ganado premios internacionales y su actual director, José Alfredo Silva, ha mantenido dos líneas más, Simple by Trista y Trista Homme. Una década contando historias es el nombre de la exposición y serie de actividades que celebran los logros de Trista. 

Estos son algunos elementos importantes que hacen de esta marca uno de los mayores casos de éxito de la moda local.

Más de i-D: Simple by Trista, otoño/invierno 2015

Literatura
Esta ha sido una fuente constante de inspiración para la marca. No solo es el hecho de que te ayuda a generar sensaciones, sino que tiene elementos que les permite encontrar un tipo de patronaje complejo y diferente. Por ejemplo, cuando quisieron hablar sobre la muerte, leyeron 3 novelas, de la cual una nombraba a la sombra como el elemento que siempre presagiaba a la muerte. Así fue como hicieron dos vestidos que cuando la que lo porta voltea, no ve su sombra, generando ese cuestionamiento sobre quién eres y a dónde vas.

Historia
Trista siempre ha tratado a la historia como el mejor elemento de investigación, inspirándose en ella para crear siluetas, materiales, aplicaciones y vestidos. Hacen ejercicios donde exploran las formas del pasado a través de materiales contemporáneos como la mezclilla. Haciendo, por ejemplo, lenguajes actuales de lo que sería un corset (uno ligero, sin varilla y con 5 capas de organza corrugada).

Experimentación
Recuerdo perfectamente cuando hice una visita de estudio para observar cómo realizaban la colección Las Primeras Voces, 2011. Me impresionó la forma en la que sintetizaban una inspiración y lo paciente y minuciosos que eran con el proceso de cada pieza. Esta colección partía de una investigación en torno a la botánica tradicional mexicana, las flores y su relación con las prendas indígenas, por lo que construyeron una cabina de madera con un sistema de goteo que de forma aleatoria dibujaba partes distintas de la prenda. José Alfredo afirma, refiriéndose a las telas y procesos hechos en México, que hay que dejar de luchar por lo que no se tiene y aprovechar los recursos para generar innovaciones. Esto es solo un pequeño ejemplo de la forma en la que se puede palpar la influencia de la Alta Costura en Trista. La exploración puede ser igual de experimental, pero con procesos actuales como lo es el deslavado de una mezclilla hasta dejarla color hueso, producto de su duradera relación con Kaltex.

Proceso
El desarrollo de las prendas de Trista siempre ha sido muy complejo, sobretodo al principio de su carrera, ya que posteriormente, cuando la marca creció, los procesos dejaron de ser sustentables. Lo que decidieron fue simplificar al máximo el patronaje y enfocarse en sus texturas. El Trista de hoy es la mezcla perfecta entre el patronaje y la textura que puede adaptarse a distintos tipos de cuerpo.

Formas y patrones
Algunos de sus vestidos tienen más de 40 piezas, aunque a simple vista no se note, ya que son vestidos ligeros, sencillos y fáciles de usar. Tienen características como que el forro es más grande que la capa de arriba o son de materiales texturizados.

Flores
Aplicadas de muchas formas, siempre han sido un elemento importante para la marca. Así como un vestido puede tener una serigrafía de una flor geométrica en la espalda, otro puede tener bordadas muchas flores de manera artesanal.

Bordado
En este momento, este es el distintivo principal del proyecto. Para lograr hacer los detalles bordados de los vestidos de Trista, se debe de hacer una investigación profunda. Se piensa el tipo de forma, la tela, el color, la aplicación, y se hacen muestras a partir de las cuales se desarrolla la pieza final. Una prenda bordada de Trista puede tener 360hrs de trabajo.

Japón
Desde que Jose Alfredo estudió en Casa de Francia, se vio marcado por el diseño japonés, sobretodo en cuestión de la silueta (una menos femenina en la que se ocultan formas) y lo aparentemente viejo, la búsqueda por contar historias ya vividas con prendas nuevas, por medio de telas crudas o tratadas. 

Más de i-D: Pose, fotografía de moda en México hoy

TRISTA
Una década contando historias

Galería Terreno Baldío
Orizaba 177, Roma Norte

Credits


Texto y fotografía Monse Castera

Tagged:
mexico
moda mexicana
trista
ana elena mallet
josé alfredo sliva
una década de trista