Photography Bruce Weber

¡únete al movimiento de pussy riot!

Pussy Riot no es solo una banda; es un movimiento. Tres años después de que Nadya y Masha fueron arrestadas por sus lamentos punk en una iglesia en Moscú, ellas están en una cruzada furiosa en contra de la injusticia en Rusia y más allá. Bruce Weber...

|
25 marzo 2015, 8:10pm

Photography Bruce Weber

Masha fotografiada por Bruce Weber

"Soy como una maldita Cenicienta," dice Masha de Pussy Riot, mientras su zapato se cae en la arena de Miami. Junto con Nadya, ha venido a Florida para dar una plática para Clinton Global Initiative. Esto no es un cuento de hadas, pero hay algo extraordinario acerca de dos jóvenes que fueron de hacer huelgas de hambre a selfies con Bill Clinton. Nadya y Masha se pasan cigarros sin cesar mientras terminan los enunciados de la otra, lo cual siempre termina en carcajadas. Ya no están los traductores de los cuales dependían y que las acompañaban en sus primeras entrevistas; ahora usan su propio inglés, un poco roto, pero muy efectivo. En los tres años que han pasado desde que Pussy Riot cantó el himno punk que se escuchó por todo el mundo, las representantes del movimiento han crecido. Pero no mucho.

Ya conoces la historia (o deberías de): Nadya (Nadezhda Tolokonnikova) y Masha (Maria Alyokhina), así como también Yekaterina Samutsevich, fueron arrestadas por "provocadoras" después de su presentación de protesta en contra de la reelección de Putin, en la Catedral de Cristo en Moscú en 2012. Desde que aparecieron en el escenario global con sus brillantes pasamontañas cantando "Shit, shit, the Lord's shit," Nadya y Masha han estado 21 meses en prisión, han hecho gira mundial defendiendo los derechos de los prisioneros, además de haber sido golpeadas con látigos por la cosacos rusos en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014. Se convirtieron en famosos iconos feministas, ganando la admiración de Madonna, Kathleen Hanna y toda una nueva generación de riot grrrls. Aunque, como dice Nadya, "No creemos que somos unas estrellas."

Nadya fotografiada por Bruce Weber

Todo eso y apenas están a la mitad de sus veinte. Mientras el hype se desvanece un poco, el trabajo de Pussy Riot más importante está por venir. El clima político está tenso, con el conflicto vigente en Ucrania, y una nueva ley que prohibe la propaganda gay. Pussy Riot -un grupo de 15 a 20 artistas que siempre está evolucionando- ha emergido como una fuerza internacional, preocupado por la injusticia política de todo tipo. La semana en que hablamos, la banda acababa de lanzar su primera canción en inglés, I Can't Breathe, una referencia directa a la muerte de Eric Garner a manos de la policía de Staten Island.

Con Nick Zimmer y Richard Hell, la canción fue grabada en Nueva York el pasado diciembre. Su video muestra a Nadya y Masha siendo sepultadas vivas usando uniformes de la policía rusa, subrayando la conexión entre la opresión en Rusia y los Estados Unidos. Originalmente fueron a grabar una canción anti-guerra enfocada en Ucrania, el grupo cambio de camino al asistir a protestas por el veredicto de Garner. "En Rusia tenemos la triste situación donde el gobierno puso un alto a todas las demostraciones," dice Masha. "Así que ustedes nos inspiraron. Decidimos que este eslogan de 'I Can't Breathe' es nuestro y lo sentimos. Es como cuando sientes que no puedes respirar en tu propio país."

Nada y Masha ven una apatía en común entre la gente creativa joven, tanto en Rusia como en los Estados Unidos. "Mucha gente no siente la conexión entre lo político y lo que hacen," dice Nadya. "Fue muy raro para nosotros, vimos a mucha gente que nos apoya, pero no apoyan las acciones políticas en su país, o inclusive en su propia ciudad." Por ejemplo, les sorprendió, por la falta de apoyo a Zephyr Teachout, la candidata a la gubernatura de Nueva York de 2014, a la cual admiran por su trabajo anti-corrupción. "En Rusia tenemos una situación similar," dice Nadya. "Tenemos mucha gente talentosa, pero no quieren estar en contacto con la situación política. Piensan que es un lugar muy corrupto."

Para Pussy Riot, la política es ineludible. Y sobre si los artistas tiene el deber de involucrarse, Nadya dice, "No es un deber, es la realidad. Si no estas pensando en la política, la política pensará por ti. Y si crees que no estas involucrado en una situación política, sí lo estas." De todo corazón creen en el poder del arte y como este afecta el cambio político, apuntando a Ai Weiwei como un ejemplo a seguir. "Él solo representa otra cara de China," dice Masha.

Volviendo a esa risa salvaje. Pussy Riot es conocida por su sentido del humor profundamente arraigado. Masha dice, "No es posible ser serios cuando estas haciendo trabajo social o político en Rusia porque te volverías loco. ¡Deberías reírte! Es absurdo, es gracioso, es como Kafka. No puedes vivir pensando que todo lo que ves es realmente serio, porque entonces no harás nada, solo te sentarás en tu sofá y llorarás mientras ves la TV. Así que para lograr algo debes de… "estimularte" a ti mismo," finaliza Masha mientras todos nos reímos. En el manual de activismo de Pussy Riot, reconoce lo absurdo de la política del mundo, y luego levántate y haz algo al respecto.

Humor, claro, ¿pero qué me dicen de la moda? Es un poco triste pensar que a la gente joven le llega más el sentido político de Pussy Riot por que tan cool se ven, pero la imagen ha sido del mensaje del grupo desde su muy calculada primera presentación. "Nos gustan los vestidos," admite Masha. Nadya añade: "Es lo mismo con las instituciones políticas o las redes sociales, porque puedes pretender que no quieres que le presten atención a tu vestido, pero el vestido hará que te presten atención. Si eres un activista de izquierda que odia ser glamouroso, inclusive en esa situación tu ropa hablará a la gente alrededor tuyo, acerca de ti." Hasta se imaginan creando una colección de ropa ellas mismas: "Queremos ver ropa que digan algo de tus pensamientos políticos o sociales," dice Masha. "Hay ropa así, pero son camisetas, y queremos ver vestidos, pantalones, y bras -todo." (Tomen nota, diseñadores del mundo.)

Nadya y Masha están más interesadas en incitar cambios masivos, que en articular un mensaje preciso. "Todos pueden ser Pussy Riot" dice Nadya. "Puedes usar tu propia voz para ser Pussy Riot o bien puedes usar la voz de Pussy Riot para expresarte a ti mismo o a tus ideas políticas." Sobre cómo hacer eso, Masha dice: "Tomando acción, haciendo videos musicales o simplemente videos o cualquiera de esas cosas" Nadya continúa, "O usa tu propia forma de ser Pussy Riot. No es como que somos dueñas de la idea. Tu puedes usar tus propias ideas."

Esta revolución no va a salir solamente en la televisión, va a salir en Twitter, Facebook y blogs. Pussy Riot son también conocidas por editar videos de sus happenings y comunicarlos por medio de sus redes sociales de una forma extremadamente veloz. "Es parte de nuestra estrategia para manejar este contexto político," dice Nadya. Porque hoy en día el contexto político está creado en su mayoría en redes sociales," agrega Masha, "Especialmente en el último año en el que se cerraron muchos medios independientes- las redes sociales se convirtieron en el medio número uno de adquirir la información. Facebook y Twitter son el principal medio Ruso en estos momentos."

¿Cuál es el sueño? "Queremos que nuestros hijos tengan otra Rusia, una que tenga medios y educación independiente. Las cosas simples," dice Masha. "No es un milagro, son cosas simples que existen en otro mundo, las hemos visto. Estamos tratando de mejorar, de construir esta otra Rusia. No podemos hacerlo solas, así que estamos intentando..." mientras Masha trata de encontrar las palabras, Nadya termina diciendo, de todas la cosas, una canción del musical Chicago: "¡Simplemente no lo puedo hacer sola!"

Descubre como la Generación Z va a cambiar el mundo.

Credits


Texto Rory Satran
Fotografía Bruce Weber
Asistente de Fotografía Chris Domurat, Ryan Brinkmann, Jeff Tautrim.
Producción Little Bear Inc.
Asistente de Producción Reynaldo Herrera.
Tomado en Golden Beach, Florida.