'​when earth seems to be light': dentro de la escena skate post-soviética en georgia

Seguimos a una pandilla de skaters en las calles de Tiflis, Georgia, donde la modernidad se enfrenta violentamente con las ruinas post-soviéticas.

por Anastasiia Fedorova
|
07 Marzo 2016, 4:15pm

Casi ninguna subcultura ha evolucionado para volverse tan universal como el skate. Sin tener en cuenta el año, la altitud o el régimen político: encuentras skaters en todos lados, con sus patinetas, amoratados pero con sus espíritus libres intactos. When Earth Seems to Be Light es un nuevo documental que captura la escena de skate en la Georgia contemporánea. Co-dirigido por Salome Machaidze, Tamuna Karumidze y David Meskhi, el documental rastrea a la pandilla de skaters en las calles de Tiflis, donde la modernidad y las ruinas de su pasado soviético se confrontan violentamente. El sol en Georgia es igual de brillante que en California, pero la situación política es mucho más problemática: mientras los skaters practican sus kick flips, las calles están llenas de manifestantes desafiando a la iglesia y al gobierno conservador. 

El filme ya ganó el premio a la mejor primera aparición en el festival IDFA en Ámsterdam, y la están exhibiendo en diferentes festivales de cine documental en Istanbúl, Bergamo, Estocolmo, Bruselas y Sofía, por nombrar algunos. Demuestra una vez más que hay algo mas en el skateboarding que solo ser un pasatiempo adolescente —es sobre lograr y pelear por la libertad.  

¿Cómo surgió la idea del filme?
Salome:
En un principio conocimos a los skaters porque David los estaba fotografiando. Lo ha estado haciendo por varios años y trajo de Georgia las fotos en las que patinaban en un hipódromo abandonado. Las fotos estaban por todas las paredes de nuestra casa, las vi y me di cuenta que deberíamos hacer un documental.  

¿Cómo fue trabajar con la pandilla de skaters?
Salome:
Cuando llegué a Georgia a platicar con estos chavos antes de empezar a grabar me di cuenta que eran totalmente diferentes a lo que imaginaba. Creí que serían verdaderos punks, porque en mi infancia, los niños skaters solían ser así. Es totalmente otra generación. Hay menos actitud rebelde y punk ahora, ellos eran relajados, listos y articulados.
David: En la película puedes ver como se acercan entre ellos, Se volvieron muy unidos, y esto lo capturamos también. 

¿Que tan estrictos fueron con la naturaleza documental de la película? ¿Dirigieron a los chavos de alguna manera o solo los observaron?
Tamuna:
Los poníamos en una ubicación y luego observábamos lo que sucedía, no les decíamos qué hacer, estas partes fueron muy documentales. Por lo general es una mezcla de nuestras ideas y sus acciones, creo.

Aparece el actor y músico francés Lucas Ionesco en la película, que se volvió famoso después de aparecer en The Smell of Us de Larry Clark. ¿Cómo es que acabó pasando rato con los chavos en Georgia?
Tamuna:
Lo conocíamos de antes, es una persona interesante. Planeábamos que apareciera en el documental justo antes de comenzar a grabarlo, y terminó apareciendo en la película de Larry Clark. Luego algo sucedió en la grabación, se fue y vino directamente con nosotros. Para él fue un escape. Es justo como se ve en la película: solo aparece y comienza a patinar con los chavos, descubre el país mientras se siente perdido.

Las dinámicas entre Lukas y los chavos de Georgia es bastante interesante. Lukas menciona la sensación de libertad muy seguido. Es algo que he escuchado que muchas otras personas dicen —esta sensación de libertad que la gente de países occidentales sienten en países post-soviéticos.
Tamuna:
Hay controversia porque todos los chavos creen que la libertad está en el lugar de donde él viene —en París, en Europa. Todos dicen que se quieren ir, quieren ir a París. Y él dice que vino a Georgia porque es mejor que París, porque aquí todos son libres. 
Salome: Para él fue muy extraño porque Georgia es un lugar muy corrupto. Ve el espectacular con la foto del presidente y algunos de nosotros podemos decir: oh, lo conocemos. No podía entender cómo es que conocemos a todo el mundo. A él le parecía que no había tanta estructura como en el oeste. 
Tamuna: La falta de estructura te da mucho espacio, por lo menos al principio. 
David: Pero existen otros problemas aquí. 

Es claro que los skaters existen en todas partes del mundo. ¿Qué hace a estos chavos ser diferentes?
Salome:
Lo que pensé fue que en el Georgia de hoy las cosas son como en Estado Unidos en los sesenta, el skating es algo completamente clandestino.
Tamuna: En el oeste todo mundo tiene una patineta, es algo de las masas, aquí si haces esto eres muy particular. Juntas a 20 chavos, y ellos sienten que son algo especial, una escena. 

Más de i-D:

¿Creen que su película va a contribuir a la evolución de la escena skate —y la cultura juvenil en general— en Georgia?
David: Literalmente todos los skaters de Tiflis aparecen en la película. Pero es verdad, están surgiendo más ahora.
Salome: Lo que me gustó después de la filmación es que se han vuelto más fuertes y más independientes en su decisión de ser una subcultura. A través de la película se dieron cuenta de que no se trata solo de traer el cabello largo, se trata de su mensaje también y de cómo influyen a los demás. Para Georgia es muy importante tener más jóvenes como éstos.   

Skate Trip: de Narvarte a San Ángel, México

Una historia fotográfica de la escena skate de Australia

En la batalla del skate contra la gentrificación, el skateboarding ganó en Reino Unido

Credits


Texto Anastasiia Fedorova 
Fotografía cortesía de David Meskhi