hablamos con la diseñadora de vestuario de 'the get down'

Mientras la decadente serie de Baz Luhrmann arrasa en Netflix, hablamos con la diseñadora de vestuario Jeriana San Juan acerca de lo que implica el estilismo de las subculturas musicales de Nueva York, y cómo Jaden Smith le hace la vida más fácil.

|
ago. 17 2016, 7:10pm

La leyenda del graffiti y el parkour Shaolin Fantastic (Shameik Moore) de la decadente historia sobre el origen del hip hop de Baz Luhrmann, The Get Down, es una presencia casi mística. En una de las primeras escenas, su mayor fan -el aspirante a artista del graffiti Dizzee (Jaden Smith)- describe el inmenso magnetismo de Shao. "Sus Puma siempre lucen prístinos", dice efusivamente Dizzee. "Sus manos son espadas samurai y su música es como fuegos artificiales, grandiosa, brillante y explosiva". Sus Puma son unos Puma Clyde de gamuza roja, un imprescindible de las canchas respaldado por Walt Frazier, los cuales se convirtieron en unos de los tenis más deseados del mercado durante los primeros años del hip hop. 

El diverso reparto de chicos que pueblan el set del derruido sur del Bronx de la serie están tan obsesionados con la ropa como lo están con la música y el graffiti: tenis nuevos, lentes Cazal y sombreros Kangol tipo pescador bien combinados. The Get Down, obviamente, combina una gran dosis de fantasía con la cruda historia del hip hop, pero el vestuario es una guía muy veraz de la moda que se usó en esa época en que murió la música disco y surgió el rap. Grandmaster Flash, uno de los padres fundadores del género, no fue sólo una presencia en la serie, sino un asesor detrás de cámaras que se aseguró de que hubiera exactitud histórica.

Más de i-D: 'The Get Down' es la nueva serie sensación

La diseñadora de vestuario de The Get Down es Jeriana San Juan, una chica que se describe a sí misma como una niña de los ochenta que llega a la épica de Luhrmann desde la serie de rock neoyorkina de principios de los noventa Sex&Drugs&Rock&Roll. Mientras The Get Down cautiva a la audiencia de hoy en día en los Estados Unidos, hablamos con San Juan sobre lo que significa hacer el estilismo de las subculturas musicales de la ciudad de Nueva York, el conseguir la ropa vintage más cool y el escribir poesía sobre un uniforme de piloto militar de los cuarenta con Jaden Smith.

¿Que tan familiarizada estabas con la escena hip hop de los años setenta en Nueva York, antes de empezar a trabajar en la serie?
No soy un niña de los setenta, soy de los ochenta. Así que tuve que investigar mucho para llegar al punto de comprender realmente el periodo y ser capaz de lograr la autenticidad. Baz y Catherine Martin investigaron por alrededor de diez años antes de empezar el rodaje. Es notable, porque me entregaron esta increíble colección de información acerca de un millón de cosas distintas, desde cómo era el panorama político y la situación económica, hasta qué barrios eran los más ricos. Baz también fomento una relación con las personas reales que se entrelazan en la historia, incluyendo a Grandmaster Flash y Kurtis Blow. Fue increíble para mí poder averiguar directamente a través de ellos qué adolescentes eran los más populares, qué pantalones eran los más demandados, qué era lo que la gente deseaba más y qué era lo que la mayoría de la gente tenía. La jerarquía de los zapatos deportivos, porque éstos son fundamentales. La pirámide de los alimentos pero hablando de tenis, cuáles eran los que más abundaban y que usaba la mayoría de la gente, cuáles eran un poco mejores, y cuáles eran los que nadie podía pagar pero todos querían.

Más de i-D: 7 documentales clásicos de hip hop que ver en YouTube

Los sneakerheads están particularmente obsesionados con la autenticidad. ¿Cómo te aseguraste de que tuvieran exactitud histórica?
Hice mucho trabajo de investigación en cuanto a qué combinación de colores había en los tenis de esa época, lo cual dio lugar a una gran cantidad de conversaciones con los diseñadores reales que todavía existen hasta la fecha -como Converse y Puma. Con Pro-Keds ocurrió una especie de milagro, ya que estaban haciendo preparativos para el relanzamiento de su marca. Van a relanzarla en los Estados Unidos y fue una especie de designio divino, porque ellos estaban a mitad de eso y nosotros estábamos en la etapa de pre-producción de la serie, así que básicamente fueron a la fábrica y produjeron varios miles de pares de tenis para nuestra serie exclusivamente, incluso antes de que entraran en etapa de producción.

El personaje de Shameik Moore, el discípulo de Grandmaster Flash, usaría unos Puma rojos y eso se derivó de toda la investigación que condujo a la producción y creación del primer episodio de la serie. Eso fue puesto en el guión como resultado de toda la investigación que habían hecho Baz y Catherine. Puma hizo un modelo llamado Clyde porque estaba inspirado en Walt "Clyde" Frazier, que fue un jugador de fútbol de la época. Eran los tenis más codiciados y no estaban disponibles para el público. Por lo tanto, este personaje se convertiría en el chico del grupo que viste a la moda, es sofisticado, elegante, cool y tiene visión del futuro.

Más de i-D: La fotógrafa que definió el punk y el hip hop

¿Qué otras prendas de vestir también eran símbolos de estatus de gran importancia?
Uno de los mayores indicios de que eras alguien cool a finales de los años setenta no era simplemente tener una paleta de colores increíble en tu guardarropa y tener bien coordinado todo, sino que estuvieran en las mejores condiciones y lo más nuevos posible. Pues la historia es realmente acerca de este grupo de chicos que viven en el Bronx, en una zona muy desfavorecida, y que tienen muy pocos recursos. Teniendo pocos recursos surge el ingenio, la creatividad y la capacidad de crear algo nuevo, elegante y sencillo. Sólo es necesario combinar un sombrero rojo con unos tenis rojos para crear un gran estilo. Eso me sorprendió mucho. Tener lo más nuevo o el estilo más sobresaliente sigue siendo algo inherente a la cultura hip hop de hoy en día, al igual que dejarle la etiqueta a tu sombrero o el precio a las cosas. Grandmaster Flash me explicó que él llevaba un cepillo de dientes en el bolsillo trasero, para limpiar sus tenis rápidamente en caso de que se ensuciaran. A veces la gente usaba bolsas de plástico sobre los tenis para mantenerlos en perfectas condiciones hasta llegar a la fiesta. Entre las piezas clave más deseadas estaban los lentes Cazal, los sombreros Kangol, y tener una cadena de oro era una especie de medalla de honor.

El pre-requisito de que las cosas fueran completamente nuevas debió haber dificultado mucho el conseguir artículos vintage de la época.
Absolutamente. Porque era muy importante mantener un look vívido y fresco. Con el fin de lograrlo y de que visualmente uno sienta que está retrocediendo en el tiempo, era realmente necesario que las cosas parecieran nuevas en cierta medida. Eso significó recrear muchas cosas, construir una gran cantidad de piezas a partir de cero. De hecho, fue necesario diseñar algunas piezas con lápiz y papel, incluso tela. Es así como fue hecha la mayor parte del vestuario de la serie. Gran parte de la ropa que usan los extras salió de un inventario inactivo vintage, el cual fue encontrado y curado por unas cuantas empresas, incluyendo a Rue St. Denis, que es una fabulosa tienda en Nueva York que consigue ropa vintage -específicamente nueva y sin usar.

¿Cómo fue trabajar con Jaden Smith? En la vida real es tan experimental con su vestuario como en la serie.
Es un colaborador realmente maravilloso. Me encanta lo desinhibido que es. En realidad, para mí como diseñadora fue muy liberador, porque su personaje marcha a su propio ritmo. Está destinado a destacar de entre la multitud y a ser extravagante y visionario. Cuando estaba pensando cuáles prendas podrían ser adecuadas para él o cuáles le podrían gustar, pensé en todas sus características y me preocupaba un poco que pudiera no estar muy dispuesto a involucrarse tanto. Pero entró en la habitación y de inmediato se puso en sintonía conmigo. Estuvo muy dispuesto a explorar y probar diferentes siluetas, y a usar las prendas en maneras divertidas y a hacer que las cosas fueran un poco raras. Fue un proceso maravilloso. A veces él venía con una idea y yo la incorporaba al vestuario. Se me ocurrió hacer un uniforme de piloto militar vintage de los años cuarenta para uno de sus looks, y le garabateé encima un poco de poesía y pintura, después se lo llevé y también le escribió algo encima.

¿Cuáles fueron tus referencias de estilo para vestir a las mujeres de la serie?
Las mujeres del programa están inspiradas en todas las tendencias. Tenemos de todo, desde la hija de un ministro pentecostal hasta la más grande y mala jefa del crimen del Bronx. Fue muy divertido buscar esas caracterizaciones en la ropa de mujer para hacer a Annie más poderosa o más dulce a Marlene en oposición a Regina, que es un poco más sexy. Encontrar todas esas relaciones con la ropa es muy emocionante. Una de las cosas más divertidas para mí fue buscar las tendencias pasadas, lo que les gustaba a las jóvenes y a lo que aspiraban en dicho período del tiempo. Ver revistas de la época Disco o portadas de Vogue y saber lo que las chicas codiciaban. Un jumpsuit de mezclilla similar al de Pam Grier, o un sexy par de shorts. Había una gran cantidad de tendencias divertidas con las cuales jugar y a las cuales rendirles homenaje en la trama.

Hay muchas referencias a la escena disco y a Studio 54. ¿Tenías en mente a algunas figuras icónicas en particular para esa escena?
Me encanta todo lo relacionado con la moda en el Studio 54. Particularmente me enfoqué en iconos como Jerry Hall, Bianca Jagger, Diane Von Furstenberg -también en todos los personajes sorprendentes que estaban en el Studio 54, como Disco Sally, de quien no se habla mucho pero es un personaje fantástico. Había tantos personajes divertidos en la escena, lo que provee un nutrido telón de fondo para la creación de ese entorno dentro del set de Studio 54. Alguien se desliza cubierto básicamente de brillo y crema, casi desnudo, hacia otra persona que puede tener el pelo plateado y un frondoso abrigo de pieles de gran tamaño. Fue muy emocionante rendir homenaje a los diferentes personajes que formaron parte de esa escena. Hice este libro bastante denso de imágenes que encontré en línea y libros que estaba empezando a coleccionar de fotografías antiguas y fotos publicadas de Bianca Jagger y las zonas VIP y toda la cosa. Puse juntas todas las imágenes de las personas que formaban parte del grupo de Andy Warhol específicamente, y del grupo de Studio 54, y básicamente hice que algunos de los extras lucieran como ellos para rendirles algo de tributo aquí y allá.

Más de i-D: Adentrándonos en los inicios de la escena hip hop en el Bronx

El nacimiento del punk de Nueva York también fue en los años setenta. ¿Veremos algo de esa escena?
No sé si puedo revelar eso, pero definitivamente veremos mucho más que sólo Studio 54 y las fiestas underground del Bronx. Nuestra serie recorre toda la ciudad de Nueva York y las diferentes escenas musicales, y cómo se relacionan entre sí.

Credits


Texto Hannah Ongley