íntimas polaroids de fire island, el paraíso queer de nueva york

A principios de los años 70, Tom Bianchi fue invitado a pasar un fin de semana en Fire Island, el legendario enclave gay de la costa de Long Island. Más de 40 años después, sus tiernas, excitantes y liberadoras polaroids están en exhibición en Nueva...

|
jul. 4 2017, 4:32am

Tom Bianchi se hizo de sus primera cámara Polaroid SX-70 en una conferencia ejecutiva en Miami. No es la historia de iniciación más bohemia, pero repito, Bianchi, originario de Chicago, era un abogado corporativo. Después de estudiar Ciencias políticas en Nuevo México, obtuvo su título de abogado en Northwestern. Ejerció durante 10 años y, a la edad de 34 años, fue asesor sénior en Columbia Pictures en Manhattan. Pero después de viajar a Fire Island, donde empezó a documentar las vidas de sus amigos y amantes, Bianchi eligió la cámara regalada por encima del diploma por el que tanto se esforzó. (Literalmente, lo rompió y pegó sus restos en un cuadro que estrenó en su primera exposición individual).

Las fotografías de Bianchi — tituladas colectivamente Fire Island Pines: Polaroids 1975-1983— forman un registro hermoso e invaluable de una era verdaderamente transformadora en la historia queer. A lo largo del siglo XX, las personas queer habían sido forzadas a esconderse y a odiarse a sí mismas. En la década de 1970, la gente de todo el país trabajó duro para salir del closet cultural estadounidense y crear nuevos tipos de vidas.

Más de i-D: Las películas queer más originales que debes ver.

"Habiendo crecido y salido de la parte central de Estados Unidos, tenías que imaginar un mundo muy diferente del que vivías. El mundo en el que vivíamos nos ignoraba y nos llamaba pervertidos", le dijo Bianchi a VICE. El brillo de Fire Island, un tramo de 57 km de largo de sol y surf frente a la costa de Long Island, "fue construido por aquellas personas que imaginaron un mundo diferente y se dispusieron a crearlo. Forjamos un pequeño lugar para nosotros, donde pudiéramos estar seguros, reír y jugar unos con otros en la playa, sin que hubiera ningún juicio negativo a nuestro alrededor. Esto atrajo a los mejores y más deslumbrantes gays de todo Estados Unidos".

En las ciudades, la policía hacía redadas regularmente en bares, baños y lugares de cruising conocidos. Ser gay podía costarte tu empleo, tu hogar o tu vida. Fire Island fue el primer lugar en el que muchas personas queer pudieron sentirse libres: haciendo tranquilamente el baile del té, compartiendo duchas, festejando hasta después del anochecer, nadando desnudos o simplemente tomándose de la mano abiertamente en la playa por primera vez.

Debido a la opresión anti LGBTQ, muchos de los amigos y vecinos de Bianchi en Pines (uno de los pequeños pueblos de Fire Island, separados por dunas de arena y conectados por una serie de entablados de madera) al principios estaban renuentes a aparecer en sus fotografías. Pero a través de la magia instantánea de las Polaroids, rápidamente vieron lo que ahora, 40 años después, estamos haciendo: la reverencia de Bianchi hacia la ternura, celebración, gracia e intimidad silenciosa queer y hacia el amor.

El libro de Bianchi Fire Island Pines: Polaroids 1975-1983 —lanzado por primera vez en 2013 con un éxito masivo— compila 350 fotografías de sus más de 800 Polaroids de archivo. El libro también cuenta con un texto profundamente conmovedor que Bianchi escribió como una memoria de la época y un homenaje a la que le siguió: un período de temor, confusión, ira y muerte inimaginables como resultado de la epidemia del SIDA. Además de su trabajo como fotógrafo y poeta, Bianchi es el cofundador de una compañía biotecnológica que investiga el tratamiento del SIDA.

Es apropiado que una nueva exposición de las imágenes del libro se haya abierto en Throckmorton Fine Art durante los últimos días del Mes del Orgullo. Es en parte debido a artistas como Bianchi, y la generación de hombres a los que fotografió durante la época dorada de Fire Island, que la gente queer radicalmente rechazó la vergüenza y el estigma en favor del amor propio y el apoyo. "Desarrollamos este sentido de comunidad y empezamos a vernos como personas realmente especiales e indispensables para la cultura en la que vivíamos", dijo Bianchi.

Tom Bianchi: Fire Island Pines Polaroids 1975-1983 estará en exhibición en Throckmorton Fine Art hasta el 16 de septiembre de 2017. Más información aquí.

Más de i-D: Fotografiando a las parejas secretas de esta isla en China.

Credits


Texto Emily Manning
Fotografía Tom Bianchi, cortesía de Throckmorton Fine Art