"Don’t stop me now, I’m having such a good time"

Es un hecho que Alejandra Quesada es una de las diseñadoras mexicanas mejor establecidas y que más alcances ha tenido en todos los sentidos. No es de sorprender, si tomamos en cuenta que empezó su carrera justo al regresar de sus prácticas...

por Monse Castera
|
05 Agosto 2014, 6:15pm

Dylanne Lee

¿En qué estás trabajando?

Desde hace un año he estado trabajando en la iniciativa de Fashion Forward, junto con Endeavor, Centro y Grupo Axo. Hubo un concurso en el que cualquier diseñador que presenta en Fashion Week México podía participar. De todos los que aplicamos, escogieron solamente a algunos para entrar a una aceleradora de negocios, para capacitarnos y darnos todo el aprendizaje que nuestras firmas necesitan. Escogieron a Lorena Saravia, Alexia Ulibarri, Pink Magnolia y a mí, con el propósito de después elegir a uno de estos proyectos y que Grupo Axo se asociara con él. Esto empezó en enero del 2013, entonces llevo un año y medio en este proyecto, fue muy largo y al final sí me dio algo que yo estaba buscando. Yo buscaba a un socio y necesitaba a alguien que me ayudara, yo era la parte creativa, pero necesitaba la otra parte. Nunca dejé de hacer mis colecciones pero a lo mejor no me ven haciendo ventas, toda mi energía la enfoqué a Fashion Forward. Nos dijeron quién había ganado hasta junio, fui yo.

¿De qué se trata exactamente la sociedad con Grupo Axo?

Axo y yo nos unimos, o sea que el grupo ya es también socio de la marca Alejandra Quesada. A mí me hacía falta la parte administrativa y ellos estaban buscando a alguien creativo. La idea es hacer la primer marca mexicana a nivel global. Lo primero es posicionar la marca en México, porque yo empecé vendiendo en Japón y otros países, pero me hace falta distribuir la marca de forma correcta en el país.

Ahorita, el objetivo es abrir la primer boutique, la primer flagship; pero todavía no podemos decir fechas, porque es complejo y lo queremos hacer muy bien. Nos estamos tardando porque lo estamos haciendo de forma detallada. Esa es la idea, formar un equipo profesional y, sobre todo, de buena calidad en todos los aspectos que una marca necesita. Pronto van a anunciar unas ventas especiales que voy a hacer previo a todo esto.

¿Aparte de abrir una boutique, qué otros planes tienes para lograr ser reconocida en el extranjero?

La verdad es que vamos a empezar por México, pero paralelamente voy a estar vendiendo en Japón, porque me están esperando. El mes pasado mandé todo mi inventario viejo a Japón y nos fue súper bien. Ellos ya quieren comprar las nuevas colecciones. Yo ya estaba trabajando con H.P. France, que es un grupo de tiendas muy importante en Japón, ellos están abiertos a apoyarme y ya también me contactó un showroom de NY; la idea es distribuir la marca de esta forma.

¿Por qué crees que gustas tanto en Japón?

Porque se identifican con la niña interior que se viste de mujer. La cultura Japonesa tiene muchas referencias a la infancia, tiene este espíritu de fantasía; les encantan los colores, lo nuevo y lo diferente. Cuando yo empecé a vender en Japón, ellos no sabían que había moda en México. Para ellos fue algo muy novedoso porque les llamó la atención nuestro país. Siento que les encanta la cultura Mexicana, los colores, los motivos y la artesanía.

¿Sigues usando técnicas tradicionales mexicanas?

Unas veces más que otras. En la colección pasada usé bordados. No uso una técnica a fuerza. La única técnica, que no es tradicional, pero que nunca he dejado de usar, son los estampados digitales, que muchas veces son colaboraciones con artistas mexicanos. Las últimas dos colecciones no han sido colaboraciones, la idea es seguirlas haciendo, pero ya una vez que la marca haya volado.

De los estampados que has sacado sin colaboración, ¿tú hiciste los dibujos? ¿Qué técnica usas?

Hice un collage de pájaros de un libro, por ejemplo. Uso muchas técnicas distintas como el collage, escaneo imágenes de libros o paisajes. Escaneo flores y luego las deformo en Photoshop, o dibujo con acuarela. En la última colección hice recortes con papeles y los escaneé, todo tenía mucho que ver con generar texturas.

¿Cuánto te tardas en cada colección?

Me tardo como seis meses. Ahorita estoy por terminar la de primavera/verano 2015, para empezar la de otoño/invierno 2015, es continuidad de la pasada, me gusta seguir historias. Puedo darles un adelanto: tiene que ver con mapaches. Dicen que los mapaches siempre buscan por debajo de las piedras; es sobre la historia de una amiga, de algo que le pasó con un mapache en la playa. Es muy abstracto pero todo gira en torno al mapache.

Podríamos decir que tus temas de inspiración son mexicanos, muy locales:

Sí, me inspiro en México porque al final es donde vivo y lo veo todos los días. No creo que lo veas y pienses como tradicional mexicano, es más un México actual. Por ejemplo, hice un estampado inspirado en el peltre. Sí tiene su lado mexicano, pero no este lado mexicano folklórico. De repente uso técnicas muy tradicionales, como tejido de gancho. A mí me encanta el bordado y por mí lo usaría más, pero es muy difícil de producir y ahorita lo uso para piezas más únicas.

¿Cómo van a producir, te vas a ir a maquila?

Sigue siendo muy artesanal, a pesar de que se produzca en maquila. Por ejemplo, los estampados se tienen que cortar uno por uno para que queden de tal manera. Al final son técnicas artesanales. Las prendas tienen partes de costura francesa, no es completamente de fábrica. Queremos tener colecciones equilibradas donde puedas combinar un básico con una prenda más compleja.

¿Cómo será tu tienda?

Ya tenemos todo el concepto. Lo estoy pensando muy bien porque quiero que sea algo sumamente detallado. Me gustaría un lugar muy limpio, con materiales locales, estoy buscando hacer las colaboraciones necesarias para mejorar el espacio. En cuanto a la música, quisiera colaborar con mis amigos músicos que admiro, enfocada al concepto de cada colección, como en los desfiles. He pensado hasta en el olor, que sería dulce o algo fresco y natural, como flores.

¿Cómo re diseñaron el logo?

Contratamos a Marcelina Restreppo. "Pitchamos" a muchos despachos de diseño, pero aquí están más enfocados a publicidad, no a moda. Quisimos conservar la flor de peyote porque es la esencia, pero queríamos un diseño que no pasara de moda, algo que fuera para una marca de estilo de vida, porque más adelante me gustaría hacer cosas de casa y cosas para niños. Lo que queremos es jugar con la flor. Para algunos aspectos de "branding" se va a usar esa flor, pero va a ir cambiando. A mí me gusta la aguja para recalcar que es de México y el año que empezó la marca, como un sellito. La aguja tiene el factor de estar hecho a mano, pero me gusta que la flor pueda ir variando.

Queremos hacer algo más contemporáneo. Algo que representa a una mujer madura que tiene una niña interior pícara y traviesa. Yo sigo siendo la directora creativa, las decisiones creativas las tomo yo; pero si un producto funciona mejor que otro, tengo que orientarme a hacerlo, porque es un negocio. Yo no quiero cambiar, me quiero reinventar. Escucho opiniones y me gusta, pero al final se que la decisión la voy a tomar yo. 

Credits


Texto Monse Castera
Fotografía Dylanne Lee
Maquillaje Ana G de V
Ropa Alejandra Quesada Otoño Invierno 2014

Tagged:
Μόδα
ale quesada