Amar Te Duele, 2004

los mejores momentos de estilo del cine mexicano de los 2000

Desde la moda escolar de 'Amar Te Duele' al estilo de las pandillas callejeras de la Ciudad de México de 'Amores Perros', enlistamos las películas mexicanas que mejor captaron la estética de la época.

por Diego Menchaca
|
01 Agosto 2017, 8:25pm

Amar Te Duele, 2004

El cine mexicano lleva construyendo una identidad propia durante mucho tiempo ya. Mientras su apogeo fue la Época Dorada comprendida entre 1936 y 1959 al conseguir éxito económico y reconocimiento mundial, el cine mexicano moderno también tiene mucho que ofrecer al alejarse de los clichés hollywoodenses y retratar a la sociedad mexicana, tanto de manera romántica como cruda. Parte de esta representación corre a cargo del vestuario, y en esta nueva era, la industria de la pantalla grande nos ha dado grandes momentos de estilo que reflejan las distintas comunidades, épocas y culturas que forman parte de la estética mexicana. Desde los atrevidos looks de los noventa en Elisa Antes del Fin del Mundo, a la moda juvenil de los dos mil en Amar Te Duele, y la moda urbana de las pandillas en Amores Perros, enlistamos los mejores momentos de estilo que nos han dado los filmes mexicanos y que sin duda te pueden inspirar para tus próximos atuendos.

Elisa Antes del Fin del Mundo, 1997
Aunque Elisa Antes del Fin del Mundo salió a finales de los 90, no podemos dejarla fuera por su gran vestuario que resultó ser una sorpresa, con todo y que los protagonistas son niños de 10 años. El filme se sitúa durante la crisis de 1994 en la Ciudad de México en una Colonia Roma pre-gentrificación, la historia se centra en Elisa, una niña fascinada con las cucarachas que escucha los problemas financieros de su familia y quiere ayudar, reuniéndose con sus amigos en su azotea para idear una solución inverosímil: robar un banco. 

Más de i-D: La nueva generación de actrices mexicanas

Resulta fascinante ver cómo estos personajes están conectados con la realidad y aún así sumergidos en sus fantasías, tienen personalidades bastante definidas que son reforzadas con su estilo propio.

La protagonista tiene unos de los mejores momentos en el cine mexicano al tener un guardarropa que desearías haber tenido en tu infancia e incluso hoy en día: suéteres oversized, vestidos de tartán, boinas, ombligueras combinadas con tejidos de punto y su característica bolsita marrón. 

Además, su amigo Paco siempre lleva una chamarra enorme de mezclilla llena de estoperoles y parches que —supuestamente— le da una apariencia ruda y callejera; bastante vintage pero totalmente válida hoy en día.

Nadie Te Oye: Perfume de Violetas, 2000
Este filme es uno de los más controversiales del cine mexicano al retratar con bastante crudeza el problema de la violencia de género hacia las mujeres en la CDMX, específicamente el abuso sexual. El filme sigue a Yessica, una chica tomboy que se transfiere a una nueva secundaria —y que con la interpretación de Ximena Ayala podemos percibir que es un personaje con distintos traumas desde su primera aparición— y se hace amiga de la inocente Miriam. 

Todo el filme se complica cuando Yessica es violada y se rehúsa a hablar porque sabe que nadie la escucha, ni siquiera su propia familia, por lo que se refugia en la amistad de su nueva amiga. 

Más de i-D: Las películas de sci-fi con más estilo de los 90

A pesar de todos los problemas económicos y de violencia que sufren, el par de amigas no se escapan de divertirse al bailar con un maquillaje bastante creativo, y nunca salen de su casa sin una gran cantidad de glitter en los párpados y peinados tan noventeros como una mochila transparente, posiblemente usando su imagen personal como distracción de todos los conflictos que las rodean.

Amores Perros, 2000
Esta película definitivamente no es apta para personas sensibles, las escenas de crueldad animal en este filme no son ninguna broma. Siendo el primer largometraje del ganador del Oscar por Mejor Dirección, el mexicano Alejandro González Iñarritú, y el filme que catapultó la carrera internacional del actor Gael García Bernal, Amores Perros es posiblemente la película más representativa del nuevo cine mexicano. 

Con tres historias conectadas por un accidente automovilístico, los mejores momentos de estilo sin duda se los lleva la titulada como Octavio y Susana, donde Gael interpreta a Octavio, un joven chico enamorado que con el fin de escapar con su interés romántico se involucra en peleas de perros clandestinas para conseguir el dinero necesario. Las pandillas siempre tienen looks definidos y destacables, y por alguna razón el vestuario de los antagonistas tiende a resultar bastante memorable.

En este caso, el líder de un grupo de competidores en las peleas caninas, 'el Jarocho', es quien tiene un estilo inolvidable que consta de un chaleco negro, pants rojos, y accesorios como gafas de sol Oakley al cuello, un colmillo dorado y todo coronado con pelo teñido de rubio y raíces negras.

Amar Te Duele, 2002
Esta película tiene un lugar especial en los corazones de los adolescentes millennials en México. Siendo la primera introducción de Martha Higareda en el cine, el filme cuenta una historia de amor entre Renata —una chica de clase alta interpretada por Higareda— y Ulises, un chico de clase baja interpretado por Luis Fernando Peña. 

Más de i-D: Hablamos con la actriz mexicana Sofía Espinosa sobre su pasión por el cine

Si bien esta podría ser tu típica historia de telenovela, se quedó en la memoria de los mexicanos debido a que retrataba el elitismo de una manera más directa de lo convencional y la narrativa era lo suficientemente linda como para que te convirtieras en un defensor del amor. La historia pretende ser un Romeo y Julieta en la CDMX de los dos mil, donde el villano es el novio de clase alta de Renata, Francisco —interpretado por un joven Alfonso Herrera con pelo rubio y rizado, mucho antes de ser una superestrella de Netflix en la serie Sense8—.

El vestuario jugaba una gran parte en el filme para mostrar esta polarización entre clases sociales, ya que por un lado tenías a la inocente y privilegiada Renata en su uniforme de preparatoria y siguiendo las tendencias de los dos mil cuando no estaba en la escuela, y a Ulises y su grupo de amigos con un estilo bastante único que incluía gorras y prendas holgadas de la cultura hip-hop, collares de conchas y playeras de colores vibrantes.

Cumbia Callera, 2007
Seguimos con una elección no tan popular pero sin duda con una estética que hemos visto ser copiada cientos de veces en la moda. Cumbia Callera es un filme indie que sucede en la ciudad de Monterrey, y nos relata con escasos diálogos la historia de un cineasta amateur que se enamora de su musa debido a su belleza y sus pasos de baile. 

Casi como si fuera una película muda contemporánea, la falta de palabras habladas es compensada por los ritmos de la 'cumbia regiomontana', un fenómeno musical con grandes fiestas que nos muestra lo mejor de la moda urbana latina de esta escena, la cual incluye tops ajustados, rosarios y cadenas, paliacates y gafas de sol con todos los aditamentos necesarios.

Y Tu Mamá También, 2001
No podíamos olvidar a otro de los iconos del nuevo cine mexicano, Y Tu Mamá También fue el filme aclamado por la crítica en el que pudimos ver a Gael García y Diego Luna como dos amigos inseparables —lo cual continuó en la vida real—, uno de los primeros dúos masculinos en ser referentes del término bromance (un romance homosexual imaginario entre dos hombres con el que a los seguidores les gusta fantasear). En el filme vemos a los chicos de 18 años emprender un roadtrip hacia una playa en Oaxaca junto con una española mayor a ellos, en el cual se revelan detalles sobre sus vidas personales y su gran amistad. Gael y Diego se ganaron su apodo de 'charolastres' gracias a este filme, un término que se refiere a 'muy buenos amigos', y que también es usado ocasionalmente para describir el estilo hippie mexicano que los protagonistas usan para un viaje en carretera.

Más de i-D: El machismo y las ficheras de los 70 en el cine mexicano

Matando Cabos, 2004
Y por último tenemos una comedia que nos relata el secuestro más estúpido y divertido en el cine mexicano. Matando Cabos cuenta la historia de un magnate violento al que intentan secuestrar, pero debido a un pequeño error terminan secuestrando al papá de uno de los criminales. Toda la historia muestra la ironía de las coincidencias y la narrativa está llena de escenas pequeñas de flashbacks y fantasías, una de ellas es una escena romántica muy bizarra protagonizada por la esposa del magnate, Gabriela Cabos —la cual tenía un estilo descarado, opulento y bastante buchón— y el aterrador personaje de 'El Caníbal' con sus dientes de tiburón. Es imposible que no se te escape una risita con la interacción de estos personajes totalmente opuestos.

Credits


Texto Diego Menchaca
Stills de Youtube

Tagged:
mexico
Y tu mamá también
Cultura
cine
Alejandro González Iñárritu
cine mexicano
Gael Garcia
diego luna
Amores Perros
Matando Cabos
alfonso herrera
amar te duele
cumbia callera
elisa antes del fin del mundo
perfume de violetas