yat pit: una grata sorpresa de la moda de hong kong

Los diseñadores Jason Mui y Onying Lai se conocieron a través de un amigo en común en Hong Kong; su 'oráculo'. Desencantados de la cultura que los rodeaba, se unieron en 2015 para formar su joven marca irreverente y visionaria, Yat Pit. Actualmente...

por Samantha Leese
|
05 Julio 2017, 3:00am

Este artículo fue publicado originalmente en i-D UK

"Cuando Onying y yo nos conocimos, ambos teníamos la idea de buscar algo creativo", explica Jason Mui —quien creció en Birmingham y se mudó a Hong Kong en 2010—. No estaba pasando nada aquí que fuera similar a lo que queríamos hacer, por lo que nos dimos cuenta de que tendríamos que hacerlo nosotros mismos". Onying había regresado a Hong Kong después de estudiar en Londres, donde obtuvo una Maestría en Diseño de Moda en Central Saint Martins.

Más de i-D: Recordando al radical fotógrafo chino Ren Hang

Lanzada en 2015, la primera colección de Yat Pit fue fotografiada por el fallecido Ren Hang, y mostrada en Shanghai Fashion Week, donde Opening Ceremony eligió al dúo. El estudio de los diseñadores actualmente también es el hogar de Jason, con un tímido gato tabby llamado Mui Mui y un tanque de brillantes peces dorados que está detrás de un altar tradicional chino. El espacio tiene estilo y es ecléctico, pero aún es muy Hong Kong —cuando nos sentamos a hablar, compartimos una olla de té chino y dulces locales de espino.

La clave para la originalidad de la marca y su éxito es la perspectiva transcultural compartida del dúo. Pero Yat Pit —que significa 'un toque' o 'primer inicio' en cantonés— comenzó con sólo una difusa noción de la "tradición china perdida", la cual terminaría siendo el núcleo de sus diseños. "No comenzamos haciendo algo chino o tradicional —dice Onying—. Fue un proceso lento, natural y orgánico el que transcurrió para llegar a donde estamos". Ese viaje comenzó con una visita al papá de Onying, quien un día, dice Jason, "sacó las prendas tradicionales de los tatarabuelos de Onying, las cuales estaban todas cosidas a mano. Fue asombroso". En esa misma época, Hong Kong fue impactada por una épica protesta de 79 días conocida como la Revolución de los Paraguas, la cual paralizó a la ciudad y, para muchos, despertó temores de una represión autoritaria por parte de Beijing.

"Fue como un estallido", dice Jason. "Realmente te hacía cuestionar lo que significa ser chino, e hizo surgir pensamientos sobre la Revolución Cultural. Nos dimos cuenta de que eso era lo que estábamos haciendo —reviviendo ese sentimiento perdido de ser chino". Mientras los diseñadores buscan reimaginar a la China del siglo XX a través de la moda, Onying explica que su enfoque es más cultural que político.

El estudio está en Sham Shui Po, un área tradicionalmente habitada por la clase obrera pero que se está gentrificando lentamente. Jason dice: "Nos gusta la lengua vernácula de Hong Kong. La gente cree que Sham Shui Po es un poco rudo, pero de ahí es de donde vienen todas las cosas grandiosas. La gente aquí tiene que hacer las cosas por cuenta propia, tienen que hacerlas ellos mismos, tienen que arreglar sus zapatos y sus bolsos. No van y compran simplemente cosas nuevas para reemplazar lo que ya tienen".

Más de i-D: Conoce a los brillantes diseñadores jóvenes de China

Esta sensación de pragmatismo junto con la inventiva han tenido una enorme influencia en la marca. Empapada de una paleta de rojos patrióticos, y acentuada por los anudamientos tradicionales chinos, la estética Yat Pit podría ser descrita como nostálgica con un giro moderno y andrógino. Piensa en túnicas oversize, pantalones amplios de mezclilla, sombreros marineros con cuentas, playeras holgadas, chamarras de pana, con pantalones de pana que les hacen juego.

La mayoría de las ventas de Yat Pit son hechas de boca en boca. Restarle importancia a las "sofocantes" demandas del fast fashion para tener un ritmo más natural les ha permitido desarrollar un diálogo con amigos y clientes, quienes vienen directamente al estudio y a menudo se van con piezas sin terminar hechas durante largas tardes de plática. "Realmente conoces a gente con una mentalidad similar a la tuya de esa forma, y amamos verlos usar nuestras prendas", dice Jason.

En casa, sin embargo, los diseños de Yat Pit no siempre cuentan con la aprobación familiar. "Usé una pieza de seda en el Año Nuevo Chino y pude ver que mi abuela estaba furiosa —dice Jason con una risa cálida—. Piensa que es material para un hombre pobre". Su abuelo es más comprensivo: "Me cuenta historias sobre la Revolución Cultural, y me siento a tomar notas sobre lo que solían usar".

Al empezar la marca, Jason logró alcanzar algo más profundo que una versión más fresca y moderna de la moda china. Ha descubierto sus raíces: "Mi crianza en Birmingham fue realmente blanca, ya sabes, me sentía como un niño blanco. Ni siquiera sabía que era chino. Ahora me siento orgulloso de serlo —hace una pausa, pues es algo difícil de explicar—. Siento que me he encontrado a mí mismo".

Más de i-D: Cinco mujeres artistas de China que debes escuchar

Credits


Texto Samantha Leese
Fotografía Alexandra Leese
Asistentes de fotografía Andras Bartok, Meshach Roberts
Estilismo Charlotte Roberts
Asistente de estilismo Iris Chalangeas
Peinado Shiori Takahashi
Maquillaje  Gina Blondell usando Nars
Asistente de maquillaje Lauren Baldwin
Diseño de set Danny Hyland
Modelos Tiffany y su mamá Nicole
Hermanos Eben, Zephyr y Phoenix,
Hermanas Joey y Yan
Amigos Louis y Strong
Pareja Kat y Picasso

Tagged:
china
Hong Kong
jason mui
onying lai
yat pit