el escándalo del plagio contra isabel marant

​Existen diversas opiniones sobre lo sucedido recientemente con la diseñadora Isabel Marant y el patrón textil originario del pueblo mixe en Tlahuitoltepec, Oaxaca. Pero, ¿qué ha pasado exactamente? Hacemos un resumen de lo sucedido durante las últimas...

por i-D Staff y Emiliano Villalba
|
23 Noviembre 2015, 9:15am

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

A finales de mayo la diseñadora parisina lanzó su colección primavera/verano'15, que fue descrita como una línea con toques tribales discretos. Los patrones en una de las túnicas son parecidos a los del pueblo mixe de Oaxaca, México. Pronto surgió la polémica en torno a la marca francesa y a su falta de responsabilidad por no otorgar el crédito pertinente a la fuente de inspiración. Medios internacionales como The Guardian corroboraron el hecho, y, de nuevo, se abrió el  debate sobre la delgada línea que existe entre el plagio y la inspiración.

Por otro lado, Isabel Marant no solo tuvo problemas en México, sino también con la empresa francesa Antik Batik , que reclamó aquellos diseños como suyos y acusó a Marant de plagio. Una vez en los juzgados, Isabel Marant demostró que, en efecto, la inspiración de los diseños procedían directamente desde México. Esto provocó que se volviera a debatir acerca de su acción hacia la comunidad indígena mexicana y su propiedad intelectual.

*Lee: De Hermès a Homiés: una exposición sobre el plagio
*Lee: 'The Cutting Class' deconstruye las colecciones de moda

Lookbook Antik Batik otoño/invierno 2015

Sin embargo, el escándalo solo acababa de comenzar. El rumor de que la empresa Antik Batik había patentado los patrones y había mandado un documento en contra del pueblo mixe para reclamar lo que, según ellos, era suyo, no tardó en convertirse en una de las noticias más sonadas de los últimos días. Lo curioso es que en su pagina web pueden verse motivos florares, líneas y siluetas parecidas a los huipiles indígenas mexicanos. 

Lo que comenzó como un chisme ya fue desmentido por Adelfo Regino, secretario de asuntos indígenas en Oaxaca, que confirmó que dicho documento no existía. Pero independientemente de todo esto, ¿quién protege la propiedad intelectual y cultural de un país con una tradición tan vasta como la de México? ¿Qué hace falta que suceda para que se hagan nuevas normas que protejan a los pueblos del país de situaciones como esta?

Imagen vía @isabelmarant

Opiniones hay para todos los gustos, pero creemos que es de suma importancia interesarse por la producción de los pueblos indígenas más allá de lo que pase con Isabel Marant y Antik Batik. Lo que se necesita no es una retahíla de críticas o expresiones de indignación en las redes sociales, sino que nazca un interés real y se impulsen una serie de acciones que ayuden a los pueblos mexicanos (y, eventualmente, a las tradiciones culturales de todos los pueblos del mundo) a protegerse ante este tipo de circunstancias. 

Recomendados


Texto Emiliano Villalba

Tagged:
mexico
Isabel Marant
isabel martan
plagio de isabel marant
pueblo mixe