ceremoniales: rick owens, chloé y balmain en paris fashion week

Rick Owens nos dio algo a que aspirar el jueves mientras la temporada otoño/invierno 2017 mantenía su frente muy en alto en París.

|
03 marzo 2017, 7:54pm

¿Has sido víctima recientemente por un 2016 donde se destrozó el planeta? ¿Eres dueño de tu hogar? ¿Sientes como si te debieran una compensación emocional porque las elecciones no resultaron como debían? Bueno, la temporada otoño/invierno de womenswear no será como un comercial de seguros. Si algunos asistieron a estos shows esperando por un poco de weltschmerz comunal en el cual revolcarse, la anti-negatividad observada entre los diseñadores esta temporada los dejaría muy decepcionados. A diferencia de la terapia con plastilina y las sesiones kumbaya que tuvieron lugar en las universidades estadounidenses a raíz de la victoria de Trump, los shows de womenswear y los diseñadores socialmente astutos han sido todo menos una fiesta de auto-compasión para todos nosotros, compañeros y víctimas de 2016. Siguiendo los pasos de aquellas marchas de mujeres que afirmaron la vida en enero, el mensaje de la moda es esperanza por encima de la desesperanza —desde Prada a Versace y más allá. "He sido muy pesimista durante las últimas dos temporadas, ustedes ya se habrán dado cuenta", sonrió Rick Owens después de su show, con el soundtrack de Beethoven tan ligero como la porcelana (Piano Sonata 31) el cual tenía a todos los invitados libres de dolor y calmados. Se estaba refiriendo a nuestra entrevista para el número de otoño 2017 de i-D, un retrato inspirado por Death in Venice del diseñador lamentándose por un mundo destrozado desde la soledad de su casa de verano en el Lido.

Rick Owens otoño/invierno 2017

"Bien, entonces", razonó Owens. "Después de que te quejas y protestas, ¿qué haces? Te recompones y tratas de crear civilización a tu manera". Describió su colección otoño/invierno 2017 de womenswear como una "ceremonia improvisada": "La civilización son ceremonias. Las ceremonias son sobre comunidad. Es sobre las personas persiguiendo los mismos valores e ideales. Así que la ceremonia es un cimiento de la civilización". Podrías argumentar que siempre hay una cualidad de ceremonia en un show de Rick Owens, como ir a la iglesia, pero éste tuvo una sensación esotérica de propósito. Como esas marchas de mujeres en enero, las mujeres de Owens estaban caminando por una causa mutua, con toda la pompa real y la circunstancia que venía con ello. "Sí, son coronas", dijo, describiendo los tocados que caracterizaron su estilismo, criatura fantástica y accesorio de trinchera de guerra en partes iguales. "Se ven amenazadores, lo sé, pero lo pensé en el contexto de que se vería como algo ceremonial. Los velos también son sobre privacidad, lo cual pienso es una linda idea. La privacidad es un gran lujo para mí". La colección se basó en el show de menswear de Owens en enero, volúmenes hechos con parches y colores centrados en la naturaleza en grandes siluetas que parecían corazones anatómico-humanos en las mangas, se podría decir.

Más de i-D: Rick Owens procesa la vida, la muerte y una nueva época para su casa de moda

Rick Owens otoño/invierno 2017

Donde, en su show de menswear, Owens usó el movimiento Glitter de los setenta como un sentimiento de protesta en contra de los tiempos reaccionarios, la imagen del glitter ahora se ha convertido en un método para él sobre desplazar el gris. "Ahora es sobre la civilización del glitter", explicó. "Ceremonias, sombreros; una sensación de ocasión". Aunque Owens no estaba endulzando la realidad, o tratar de forzar una sensación de optimismo. "Sabes, soy un realista. Estaba pensando, ¿qué está sucediendo ahora y qué significa? Nunca fui horriblemente pesimista", dijo. "Te mencioné el consejo que mi papá me dio, el cual fue bastante bueno: 'Espera lo mejor, pero prepárate para lo peor'. Y creo que realmente esa es la manera en la que pienso. Por ejemplo, todo se va a desmoronar de todas maneras". Si sonó contradictorio, fue simplemente el pragmatismo de Owens brillando. Es un tipo de hombre sin sentido, pero su perspectiva está fusionada con un agudo sentido de la emoción impulsado por sus constantes reflexiones sobre sí mismo y el mundo que lo rodea. "Estoy observando alrededor dándome cuenta que tengo un cráneo humano en mi escritorio aquí y un cráneo humano en mi escritorio en Italia, y hay algo muy simplista sobre ello porque es como un memento mori, es mucho sobre aprovechar el momento, y un día mi cráneo estará en el escritorio de alguien más. Es el ciclo realista de la vida".

Más de i-D: Entra al backstage de Rick Owens otoño/invierno 2017

Chloé otoño/invierno 2017

Traducido a la rotación de la moda de diseñadores y casas —¿qué tal eso para una transición inapropiada?— el ciclo también es una realidad. Horas antes del show de Owens, Clare Waight Keller estaba teniendo su propia ceremonia en Chloé —una de despedida, o una 'ceremonia de separación' como Rei Kawakubo tituló su colección otoño/invierno 2015 de womenswear. Waight Keller hizo su última reverencia en la casa mientras sonaba Don't You Want Me de The Human League, cementando el enfoque con brillo en los ojos que realmente ha crecido en ella durante sus seis años en Chloé. Fue, por supuesto, un desacoplamiento consciente —un término sin duda familiar para las mujeres, quienes han sido la clientela de Chloé durante el liderazgo de Waight Keller. Y sí que la querían. La diseñadora ha sido exitosa en la casa, balanceando grandiosas ventas con el reconocimiento de la crítica, por lo que fue una salida optimista de su parte, complementada por una colección enérgica que dijo era psicodélica —bueno, tan psicodélica como es posible en el estilo chic femenino de Rive Gauche de Chloé. Hay un fuerte rumor aquí en París que Waight Keller se está dirigiendo hacia Givenchy, de la cual Riccardo Tisci se fue después de su último show de menswear.

Chloé otoño/invierno 2017

Si ese es el caso, pronto tendremos una nueva ceremonia en nuestras manos —no solamente del tipo inaugural, sino una que hace historia: la primera diseñadora en ponerse en los grandes zapatos de Hubert de Givenchy y cargar con el legado de un pequeño vestido negro que convirtió a Audrey Hepburn en un icono de la moda. Cuando la actriz se casó con Mel Ferrer en 1954, usó un vestido de novia diseñador por Pierre Balmain. Su estructura casi medieval y las mangas pierna de cordero no fueron la referencia del archivo de esta temporada para el actual diseñador de la casa Olivier Rousteing, pero su colección tenía su parte de armadura al estilo de Game of Thrones, modelada —por supuesto— por las Hepburns de nuestra época: las modelos superestrellas de redes sociales Kendall Jenner y Gigi Hadid, cuyo inocente novio Zayn Malik fue visto en la audiencia. "Aquí estamos ahora, entreténganos", cantó Kurt Cobain en el soundtrack: una ceremonia para la juventud post-moderna. Virgil Abloh creció siendo parte de eso y su colección la noche del jueves habló mucho de eso. "Nada nuevo", le dijo a su colección llena de telas a cuadros para el sofisticado millennial en una declaración casi nihilista sobre la moda y nuestra época. Probablemente no fue un sentimiento optimista, pero como Owens nos recordó, un enfoque realista sobre lo que estamos pasando es todo lo que realmente necesitamos.

Balmain otoño/invierno 2017

Desde Nueva York y Londres, a Milán y París. Ve todo lo que tienes que saber sobre el Mes de la Moda otoño/invierno 2017 aquí.

Credits


Texto Anders Christian Madsen
Fotografía Mitchell Sams