una temporada de mente abierta

Se terminaron los shows de primavera/verano 2016 en París, y Louis Vuitton y Miu Miu presentaron sus visiones para un multifacético paisaje de moda.

|
08 Octubre 2015, 3:45pm

"El mundo se está volviendo muy irracional", dijo Miuccia Prada después de la sobrecarga sensorial que fue el show de Miu Miu, el cual -perfecto para cerrar la temporada- sumó un buen número de las direcciones que hemos visto a través de todas las capitales de la moda en esta primavera/verano 2016. Estaban esos locos volantes de la pradera con una vibra de rodeo, unos cuantos vestidos esponjosos, un sentimiento de divertido glam gracias a las estolas de pieles de color, y estampados tribales contrastando con patrones geométricos modernistas. Fue irracional, pero así es la naturaleza de las pasarelas justo ahora: toda la temporada, los diseñadores han arrojado referencias culturales a diestra y siniestra, generando un espíritu de multi: multi-referencial, multi-cultural, multi-significado. ¿El mensaje? Multi-aceptación: que la cultura de la moda está tal vez cansada de estar restringida, encasillada, y juzgada por las referencias que libremente adapta. En su lugar, estamos dirigiéndonos a un horizonte de la moda que trata de compartir las características culturales e históricas de todo el mundo, sin importar sus estigmas o asociaciones.

Miu Miu primavera/verano 2016

En Louis Vuitton, Nicolas Ghesquière hizo justo eso, ver al futuro con una colección futurista que él llamo "post-cyber": el siguiente paso después de este mundo digital nuestro, un territorio desconocido. En ese sentido, es difícil definir su colección de fascinantes atuendos plateados, estampados de naves espaciales, y sexy vestidos esculturales salidos como de una pradera, simplemente por el hecho de que se sentían nuevos. Es el cumplido más grande que puedes darle a un diseñador, y sobre todo uno que es tan conocido como Ghesquière; él logra transportarnos a un mundo que no esperarías que existiera. Al entrar a la Fondation Louis Vuitton, donde los shows han estado sucediendo por las últimas tres temporadas, te das cuenta que el diseñador estaba hecho para representar la casa. Hay algo acerca de su trabajo que combina con la estructura cambiante de forma del edificio, el cual parece nuevo cada vez que lo ves desde otro ángulo. Así es la personalidad multi-facética de Louis Vuitton ahora, la cual podías ver en la colección de Ghesquière: diversa, intrigante, y de menta abierta, y con una banda sonora de Moderat.

Louis Vuitton primavera/verano 2016

Credits


Texto Anders Christian Madsen
Fotografía Mitchell Sams