Publicidad

así fue como mariah carey se convirtió en la reina de la navidad

Trazamos el ascenso de Mimi de estrella del pop de los años noventa a ícono de los días festivos.

por Jane Helpern
|
26 Diciembre 2015, 6:15am

Todos tenemos ese amigo snob de la música. Ya sabes, el que protesta cuando grito, "¡Súúúúúbele!" desde el asiento trasero de un Uber después de excederme con el Baileys en la fiesta navideña. Finge no sentirlo. Resiste y pone los ojos en blanco. Dice que es más un tipo de The Fall. Pero después de 30 segundos de Heartbreaker de Mariah Carey, su voz dispara milagrosamente unas cuantas octavas mientras agarra un micrófono invisible y lucha por llegar a las notas altas, casualmente recitando de memoria el verso de rap de Jay Z.

En un post de Tumblr, la diosa de los duendes, Grimes, alguna vez felicitó a una de las artistas femeninas más vendidas de todos los tiempos, escribiendo: "La primera vez que escuché a Mariah Carey se rompió la tela de mi existencia y comencé Grimes".

Si los elogios de una de las artistas más auténticas y abiertas de hoy en día no es prueba suficiente de la influencia perdurable de Mimi, entonces considera las cientos de noches que Mariah Carey ha aparecido en los clubes de todo el país, su próxima película de Hallmark A Christmas Melody, los tres shows nuevos que agregó por petición popular en su segunda gira anual de All I Want for Christmas Is You, que esa canción es constantemente nombrada la número 1 en el Billboard's Holiday 100, y el libro infantil del mismo nombre que se convirtió en un best-seller de Amazon instantáneo. Notarás el tema recurrente aquí: la Navidad. Así pues, conforme recorremos los pasillos de la época más maravillosa del año, nos preguntamos: ¿Cómo fue que Mariah evolucionó de ser una de las favoritas de los años noventa con un tube-top a ser la reina indiscutible del 25 de diciembre?

En 1990, Mariah Carey era una niña de Long Island sin pretensiones, con una gran voz, rizos saltarines, y un caso grave de miedo escénico. El debut de su auto-titulado álbum abrió en el #80 en el Billboard Hot 100 antes de catapultarse a estatus multi-platino y producir cuatro singles número uno, incluyendo la balada Vision of Love, que el crítico de rock Devon Powers llama: "Una simple prueba de la increíble voz que le dio un lugar permanente en la memoria cultural del pop". Tras una serie de números uno, lanzó el álbum Merry Christmas en 1994, que contenía el clásico en todo el mundo All I Want for Christmas Is You, co-escrito por el legendario ganador del Grammy, Walter Afanasieff. Con más de 14 millones de copias vendidas y casi 140 millones de visitas en YouTube, es uno de los tracks más vendidos de todos los tiempos y ha tenido covers por todos, desde Shania Twain hasta Ariana Grande. En 2013 se informó que la canción había ganado más de $50 millones de dólares en regalías, y todavía es considerado por muchos como la obra maestra de Mariah.

Pero no todo lo que brilla es platino. En 2001, después de una extraña aparición sorpresa en TRL donde lució una camiseta con las letras "loverboy" pintadas con spray y pantalones dorados, empujó un carrito de helados y balbuceó sin sentido, Mariah Carey sufrió una crisis nerviosa y se inscribió en rehabilitación por "agotamiento extremo". Después: el infame fracaso en taquilla de Glitter que le valió un Razzie a la peor actriz en 2002. Aunque sin duda fue un desastre cinematográfico, la película también significó una nueva era para la princesa del pop: el comienzo de su caída temporal de la grandeza y la posterior reencarnación como un icono de culto accidental.

"A lo largo de la proyección [de Glitter] en un cine de Times Square la otra noche, el público estalló en carcajadas en varias ocasiones en las escenas destinadas a llevar una carga emocional", decía una brutal reseña en el New York Times. El cine Barbican de Londres después proyectó el fiasco como parte de su Bad Film Club (al igual que otros cines). E incluso tuvo el gran honor de ser criticada por los maestros de doblaje en RiffTrax, oficiando su membresía en el territorio de "tan mala que es buena".

Pero como la magnate indestructible del entretenimiento que ella misma ha demostrado ser, la diva inimitable ha renacido con la cabeza en alto, un vestido bodycon ceñido y un multimillonario imperio alegre con tema navideño. Incluso tuvo la oportunidad de redimirse a sí misma en la pantalla grande, recibiendo la aclamación de la crítica por su interpretación de la trabajadora social de welfare, Ms. Weiss, en Precious de Lee Daniels (en la que cambió su característico rostro maquillado por unos suéteres desaliñados y un bigote). Este año tiene una residencia en Caesar's Palace, una próxima colaboración con MAC, y un especial de Navidad en Hallmark Channel. No estamos seguros de cuándo duerme esta madre de dos, pero apostamos que usa algo rojo con borde de piel.

Hilary Hughes de Village Voice le está haciendo un gran favor al mundo al asistir a las ocho noches de locura navideña de Mariah en el Beacon Theater de Nueva York este año. Escribe: "All I Want for Christmas Is You [...] es la razón por la temporada de Mariah, la piedra angular de esta fiesta espectacular y de cualquier banda sonora con temática navideña desde 1994 [...] su primer disco de Navidad y su single reconocible al instante mantiene las llaves de la inmortalidad cultural de Mariah".

Jeffrey Lyman, promotor de la Mariah Carey Night de Club 90 en el Regent en el centro de Los Ángeles, nos habla de la popularidad de estos eventos. "En junio tuvimos nuestra primera Mariah Carey Night y las entradas se agotaron a las 11 de la noche con gente afuera que no podía entrar. Como capricho, decidimos lanzar All I Want for Christmas al final de la noche, aunque era verano. Fue el mayor canto a coro de la noche. Ya que ahora es el momento apropiado, decidimos llevarlo a un lugar más grande. Es la diva indiscutible de los villancicos, por lo que la respuesta ha sido increíble".

Sarah Owen, editora y pronosticadora de tendencias en WGSN tiene sus propias teorías sobre el fenómeno de Mariah. "Grimes y otros de la Generación Y tienen un vínculo de larga data con la cantante que se nutre de un lazo nostálgico de gran alcance. Así que cada año, cuando llega la Navidad, es casi como si Mariah fuera tu tía adoptiva". Además, señala: "Ella gana en las redes sociales. ¿Quién más puede hacer un exitoso throwback Thursday así?" Larga vida a la ropa de algodón rosa que está entre ser ropa para dormir o atuendo de club. 

"Mariah tiene un lugar permanente en el canon de la música navideña", concuerda Ioanna Gika del dúo de ensueño con sede en Los Ángeles, Io Echo, que recientemente lanzó un cover melancólico y helado de Heartbreaker, en colaboración con TOKiMONSTA. "Si puedes entrar en esa rotación, tú y tus generaciones venideras se establecen de por vida. [All I Want for Christmas Is You] sonará en todos los centros comerciales, Rite Aid, y cohetes de Uber para siempre". Claro, el esplendor de diciembre es un poco artificioso, pero eso es parte de lo que hace que esta época del año, y Mariah, sean tan mágicos. "No creo que sea cursi," dice Gika. "Ella se baña en Mariahness. No ofrece disculpas y su voz está hecha de iridio".

Y bien, ¿que le debemos en realidad al reinado duradero de Mariah como un icono de la Navidad? Ciertamente nuestro apetito insaciable por el espíritu navideño, pero también su capacidad de recuperación. "He amado muchas encarnaciones diferentes de Mariah sin vergüenza. Es una leyenda. Ha estado presente y se ha probado a sí misma", dice Dana Meyerson de la compañía de Music PR, Biz 3, señalando que Mariah ha logrado lo casi imposible: recuperarse de los grilletes del purgatorio de la música pop (y del control de su ex marido, el ejecutivo musical Tommy Mottola).

Aunque muy lejos de ser la inocente adolescente con voz de miel de la que nos enamoramos en los años noventa, Mariah se ha transformado como una mariposa en exactamente lo que necesitamos que sea: un faro festivo, aunque un poco cursi, de alegría navideña y una matriarca afectuosa con sus devotos "Lambily".

En las dos décadas transcurridas desde que All I Want for Christmas Is You calentó nuestros corazones y las salas de todo el mundo por primera vez, ninguna canción, ni cantante, ha inspirado esa nostalgia o alegría en masa. Sin importar la edad, el sexo o el estado de ánimo, cuando escuchamos su tintineo familiar, colectivamente tenemos una regresión a los niños de Mariah inquietos y traviesos corriendo furtivamente por las escaleras para desenvolver regalos y echar un vistazo a la obra de Santa Claus.

"Uno de mis más preciados recuerdos de Navidad es llegar a casa y encontrar a mi madre, quien es inmigrante de Irán y no es cristiana, tocando el álbum de Navidad de Mariah Carey mientras adornaba el árbol con uvas pintadas de plateado y cinta dorada. Sirve para demostrar el carácter inclusivo de ese álbum. Ahora yo también lo pongo cuando lo decoro (aunque mis uvas falsas son color burdeos)", dice Yasi Salek, una escritora de cultura de Los Ángeles que alberga una fiesta anual. Puedes contar con aperitivos de queso de un bocado y un canto en coro de Mariah.

Credits


Texto Jane Helpern
Imagen via YouTube