dior homme lidera una nueva era teatral en los shows masculinos

Con una orquesta compuesta de 32 cuerdas alienada al centro de su pasarela, Kris Van Assche encontró una nueva manera teatral de comunicar su contemporánea elegancia en Dior Homme. ¿Acaso podría abrir el camino para un futuro lleno de grandiosas...

por Anders Christian Madsen
|
25 Enero 2015, 5:10pm

Las cosas que sucedieron esta temporada en los shows masculinos: acróbatas en la presentación de Paul Smith en Londres, Mary J. Blige cantando al final de Dsquared2, un bosque plantado en una bodega en Ermenegildo Zegna, Snoop Dog rapeando en un ring de boxeo en Philipp Plein, y una orquesta compuesta por 32 cuerdas tocando una canción de Koudlam el sábado en el show de Dior Homme en París. Si alguien dice que los shows de hombre no se esfuerzan, definitivamente no estuvieron presentes en los espectáculos de otoño/invierno de 2015. Pero mientras que la teatralidad es esperada de esos diseñadores que acabo de enlistar, para Kris Van Assche, la exhibición se sintió como un nuevo y salvaje mundo en Dior Homme. Fue algo realmente magnífico.

Backstage, el diseñador estaba claramente abrumado por la respuesta de su nueva incursión en la grandiosidad. "No puedo recordar nada," suspiró, caminando hacia i-D. Nosotros: "Bueno, al parecer está esta enorme orquesta sinfónica alineada en la pasarela." Él: "¿Sí? ¡Sí! ¡Recuerdo eso!" Al igual que el día anterior de su desfile homónimo, Van Assche se veía con un espíritu más alto que lo usual, una mentalidad posiblemente generada por su nuevo gusto por lo audaz. "Es una metáfora de lo que hago en Dior, el usar instrumentos literalmente del pasado para hacer algo contemporáneo," dijo sobre la orquesta. "Esta era la música de Koudlam, un artista contemporáneo, obviamente, hecho de una manera sinfónica. Es una metáfora de lo que hago en los ateliers para crear la sastrería contemporánea de hoy en día." 

En Christian Dior, las colecciones masculinas y femeninas han sido entidades separadas en lo que parece ha sido por siempre, y el sentarse ahí y observar la obra ejecutada en el show Dior Homme por Kris Van Assche, no podías evitar pensar que en aquellos tiempos en que John Galliano presentaba esta puesta en escena con una producción majestuosa para Christian Dior, mientras que Hedi Slimane hacía lo completamente opuesto, con una actitud un poco displicente en los shows de Dior Homme. Bajo la guía de Raf Simons y Kris Van Assche, respectivamente, los shows de Dior ahora han ganado más semejanza a una despojada elegancia practicada por ambos géneros, pero la espléndida orquesta de Van Assche para el desfile de esta temporada, sin duda, podría ser derivada de la historia de los grandioso espectáculos de Galliano para Dior. 

"Todo tenía que ser hoy," insistió. "Inclusive la elegante idea de poner una flor en tu solapa es llevada a cabo con flores reales dentro de estas insignias. Es una manera nueva, punk-ish y juvenil de ver esas raíces elegantes." En ese sentido la colección -esencialmente vestimenta formal contemporánea- no fue del todo ajena al trabajo de Van Assche para Dior (y sus filosofías generales de moda acerca de fusiones e híbridos), pero de alguna manera hizo que todo tuviera un mejor sentido con la orquesta a la mitad de la pasarela de una milla de largo, dándole duro a sus violines a ritmo de una canción electro. "Quise mucho que fuera acerca de lo formal y lo sartorial, porque ese es el corazón de Dior, pero no quise que nos refiriéramos al pasado para poder llegar a ser elegantes. Quería que fuera radical, elegantemente contemporáneo. Sartorial, sí, pero techno sartorial," dijo Van Assche, totalmente atinándole al clavo.

Puede parecer tonto que la moda necesita estas producciones ridículamente caras para realmente comprender la visión de un diseñador, pero este fue el show que probó la diferencia realmente grande que puede hacer. Estos desfiles masculinos no son conocidos por sus grandes gestos, pero de cierta manera, hace más sentido crear un entorno teatral alrededor del menswear, que a menudo se basa en algo menos expresivo que el womenswear -como la sastrería, por ejemplo- que el hacerlo para la moda femenina, donde es mucho más fácil comunicar esta visión del diseñador a través de la misma ropa. "He estado haciendo esto por muchos años: diez años con mi propia marca, ocho en Dior. Me hago viejo y me gusta recordar," dijo Van Assche, ofreciéndonos un vistazo al estado mental que dio como resultado esta gran producción. "¡Él es el mejor!" gritó Sidney Toledano, Jefe Ejecutivo de LVMH, mientras abrazaba al diseñador. Ojalá que el recién descubierto talento para el entretenimiento de Van Assche inspire a la industria de la moda masculina que lo rodea a llevarlo al siguiente nivel.

Credits


Texto Anders Christian Madsen
Fotografía Ash Kingston

Tagged:
Paris
FASHION WEEK
Menswear
Dior Homme
Kris van Assche
otoño 2015