10 actuaciones femeninas que los premios del cine han ignorado

Todas ellas nos han inspirado a lo largo de 2015, pero parece que la industria no cree que sus actuaciones hayan sido lo suficientemente relevantes.

por Courtney Iseman
|
29 Enero 2016, 12:45pm

Karidja Touré in 'Girlhood'

Los premios de la Academia del cine americano, los Globos de Oro y demás ceremonias han estado recibiendo críticas durante los últimos años por nominar siempre a las mismas estrellas en el mismo tipo de éxitos de taquilla una y otra vez. 

Las películas de gran presupuesto son a menudo las que torpemente intentan y fallan (o peor, ni siquiera intentan) a la hora de retratar con precisión la vida de las mujeres y las verdaderas joyas pasan desapercibidas (incluso haciendo ruido todo el año). La ceremonia de los Oscar de este año se enfrenta a un boicot debido a su -no tan sutil- discriminación, pero los problemas de diversidad van mucho más allá de razas.

Por eso nosotros nos hemos tomado la libertad de reconocer las actuaciones femeninas que nos han inspirado, pero que los grandes festivales y ceremonias de premios han ignorado en 2015.

*Lee: 5 motivos por los que Kristen Stewart triunfará en 2016
*Lee: Beyoncé hará el papel de una esclava culona en un 'circo de monstruos'

Kristen Wiig en Welcome to Me
¿La sensación constante que tienes al ver Welcome to Me? Incomodidad. Eso puede que no cree necesariamente la visión de la película más divertida de todos los tiempos, pero sí dice mucho sobre la actuación de Wiig. A primera vista, la Alice Krieg de Wiig es una extensión de sus personajes de SNL socialmente torpes.

Sin embargo, en unos minutos te das cuenta de que Wiig retrata a una mujer aislada lidiando con problemas mentales y con una profunda inteligencia emocional. Te pones nervioso mientras la observas cumplir su sueños de ser la próxima "Oprah" con su propio programa de entrevistas, perturbando a sus espectadores con recreaciones del acoso que sufrió su infancia y segmentos de cocina con pasteles de carne. El nerviosismo, sin embargo, es la prueba de que Wiig va mucho más allá con su papel.

Bel Powley en Diario de una chica adolescente
Diario de una chica adolescente de Marielle Heller ha iluminado el panorama cinematográfico este verano y ha recibido muchos elogios por retratar con gran honestidad la adolescencia de las chicas.

La protagonista capta la tentación y la curiosidad de una chica adolescente, la tendencia ocasional al peligro y la enorme inocencia de una manera que Hollywood nunca podría lograr. Nos asusta con sus decisiones, pero no la juzgamos; nos sentimos identificados con ella. Powley se las arregla para hacer que incluso las partes más inquietantes de su historia no sean del todo pesimistas, pero todas parecen muy, muy reales.

Kitana Kiki Rodriguez en Tangerine
T
angerine de Sean Baker ha cambiado las normas del cine este año. Se grabó con un iPhone 5s, está protagonizada por dos actrices transgénero y cuenta la historia de una amistad entre dos prostitutas, pero no las juzga en absoluto.

Junto con sus dos estrellas, esta película ha cautivado a su público y ha hecho que todos hablaran de ella. Sin embargo, estas estrellas no han recibido ninguna nominación en los grandes certámenes de cine (y se lo merecen por todo lo que nos han emocionado).

Arielle Holmes en Heaven Knows What
Heaven Knows What es brutalmente honesta y empuja a los espectadores a un punto de fascinación inquietante poniéndolos en el lugar de ser un adicto a la heroína hoy en día. La película se basa en las propias memorias (no publicadas) de la actriz principal Arielle Holmes.

Holmes se interpreta a sí misma, pero la facilidad con la que pasa de drogadicta a realizar una película es asombrosa. Se lanza a contar su historia y nunca tiene miedo de contar demasiado. La apertura con la que retrata sus propios intentos de suicidio, peleas y sueños es simplemente brutal. 

Teyonah Parris en Chi-Raq
Teyonah Parris ha tenido la tarea de ser más que la actriz principal en la última película de Spike Lee. Chi-Raq tenía una misión: Lee le dijo a Parris que quería que esta película informase, mostrase y salvase (aunque sea) una vida con su mensaje sobre la epidemia de violencia armada en Chicago y en todo Estados Unidos.

Parris se tomó en serio esa dirección pues tomó el control de su personaje, dominando una historia que pretende hacer más que simplemente entretener. Se lanza en el papel de Lysistrata, la encargada de organizar una huelga de sexo entre las mujeres del South Side de Chicago para catalizar el fin de las guerras de pandillas.

La actriz le da una fuerza inspiradora al papel de ser una líder que es valiente, pero nueva en esto de comenzar una revolución. Es una narrativa muy compleja de transmitir, sobre todo teniendo en cuenta que el guión de Chi-Raq está completamente hecho en verso.

Rinko Kikuchi en Kumiko, The Treasure Hunter
Similar a Wiig en Welcome to Me, Rinko Kikuchi ha tenido que enfrentarse al reto de interpetar a una mujer perdiendo el norte con la realidad en Kumiko, The Treasure Hunter. Kikuchi interpreta de forma magistral a Kumiko, una mujer tranquila que lidia con varias luchas mentales y emocionales, así como un hábito grave por dejarse llevar por sus fantasías.

El sueño en cuestión es la creencia de Kumiko de que Fargo es una historia real. Se pone en camino para encontrar la maleta enterrada al final de la película y su extraño viaje nos hace sentir pena por ella, compadeciéndonos y animándola al mismo tiempo, y hace que el público quiera al mismo tiempo ayudarla a encontrar su tesoro y sacarla de su misión funesta. Una obra maestra.

Karidja Touré en Girlhood
Girlhood de Céline Sciamma causó estragos en Francia por su reparto (negro en su totalidad y en su mayoría mujeres). Más allá de eso, Girlhood invita al público a ver qué se siente al ser una chica adolescente negra en ciertos barrios de París hoy en día. Sin embargo, Sciamma no dicta que condenemos ni apoyemos cualquier mal comportamiento de la pandilla de chicas en la que se centra.

Simplemente nos involucramos con las amistades, las victorias y las luchas de las personajes intrigantes que conforman la película. Una de esos personajes es Marieme, interpretada por Karidja Touré.

Touré es feroz como miembro de este gang, pero a la vez es fácil identificarse con ella como una adolescente con emociones y temores, que necesita amigos y apoyo. Al igual que el resto del reparto, fue descubierta en una convocatoria abierta para la película buscando actrices no profesionales y su naturaleza modesta ayuda a mantener cada interacción como algo muy real. 

Desiree Akhavan en Appropriate Behavior
Desiree Akhavan lidia con muchas cosas en Appropriate Behavior. Ella escribió y dirigió la película --que es a la vez una extensión de sí misma y de su vida-, pero la historia es ficticia. Se adentra en pasar por una ruptura difícil, ser bisexual, esconder esa sexualidad de sus estrictos padres iraníes y estar a la deriva en un Brooklyn muy hipster.

Lo que nos gusta de Akhavan ha sido la manera en la que ha convertido en universal una historia tan nicho. No todos tenemos casi 30 años y estamos en Brooklyn lidiando con un amor perdido, la bisexualidad y unos padres que tememos que no nos acepten, pero hay notas y temas que se tratan que todos entendemos muy bien.

Zoë Kravitz en Dope
¿Habrá tenido Zoë Kravitz que buscar en las profundidades de su alma para desaparecer dentro de un personaje tan diferente a ella en Dope? No, pero brilló en la pantalla con su discreta actuación. Kravitz explicó en una entrevista que nunca antes se había sentido identificada con sus películas de temática urbana, pero que sí que llegó a conectar con Nakia.

Y sí vemos esa conexión en su actuación; perdemos a Zoë Kravitz y ganamos a Nakia, una chica con la determinación de estudiar para aprobar los exámenes en un contexto un tanto difícil. Dope no es Ciudadano Kane, pero -como Kravitz ha indicado- sí es el Risky Business de nuestra generación.

Es la clásica película sobre desamparados que se presenta renovada, con unos personajes más diversos y con mucho más rollo. La manera en la que Kravitz borda todas sus escenas es una de las cosas que ha convertido esta película en una pieza ya emblemática.

Tessa Thompson en Creed, la leyenda de Rocky
Es en parte el guión y en parte la actuación de Tessa Thompson lo que hace que Bianca de Creed, la leyenda de Rocky sea algo multidimensional. Hay demasiadas películas sobre atletas o estrellas de rock en ascenso que reducen el interés amoroso de ese protagonista a una esposa o novia trofeo, pero Bianca tiene sus propias metas, esperanzas y luchas.

Recomendados


Texto Courtney Iseman
Fotograma de Zoë Kravitz en Dope

Tagged:
diary of a teenage girl
Tangerine
Zoë Kravitz
spike lee
Feminismo
Cultură
Chi-Raq
girlhood
kristen wiig