exclusiva: los filmes que cambiaron la vida de thom browne

En 'Art of Style: Thom Browne', el primer filme de la nueva serie documental sobre diseñadores de Lisa Immordino Vreeland, el insaciable creativo de Nueva York discute su educación completamente norteamericana y su pasión por las películas de Kubrick.

|
08 diciembre 2016, 5:15pm

Thom Browne menswear spring/summer 16. Photography Kate Owen

La cineasta Lisa Immordino Vreeland cree que Thom Browne sería un excelente director de cine. Anoche en el Dover Street Market de Nueva York, Vreeland estrenó la primera entrega de su serie documental M2M Art of Style, y en una conversación después de su estreno, instó a Browne a darse un oportunidad en la dirección cinematográfica. Desafortunadamente, Browne -cuyo filme de Art of Style hace su estreno en línea en i-D el día de hoy- no mostró mucho entusiasmo por la idea de dirigir. No obstante, como revela el documental de Vreeland sobre su vida y su idiosincrásico trabajo, el diseñador saca inspiración de las películas: Death in Venice de Luchino Visconti, Metropolis de Fritz Lang y, sobre todo, de las icónicas películas de Stanley Kubrick. Vreeland alterna escenas de 2001: A Space Odyssey y A Clockwork Orange con imágenes de archivo de los desfiles de moda más elaborados e imaginativos de Browne -demostrando cómo ambos artistas comparten esa obsesiva atención al detalle.

Cada temporada, Browne crea un mundo único en cual presentar sus diseños; cada desfile es una performance con un escenario increíblemente elaborado. En septiembre, su equipo de womenswear convirtió su sede habitual de Chelsea en un balneario de los años sesenta, rematado con un soundtrack de música lounge y una bola disco. En febrero, Browne viajó en el tiempo al Central Park de los años veinte, construyendo un parque idílico con árboles de hoja perenne cubiertos de nieve y bancas de madera. Aunque tales técnicas teatrales son inseparables de su visión, Browne explicó que, "a pesar de lo provocativas que son las ideas, lo más importante -y creo que lo más novedoso- acerca de lo que hago está en la calidad con que lo hago". Los pantalones de tres piernas en su desfile otoño/invierno 2016 estaban "hechos con la misma seriedad que un pantalón de dos piernas. Y considero que eso es lo que la moda debería esforzarse por hacer con más frecuencia en estos días: prestar más atención al valor de la calidad", afirmó Browne . "Vivimos en un mundo donde todos quieren todo muy rápido y muy a la moda. A veces, lo más moderno es lo más clásico".

Thom Browne womenswear primavera/verano 2016. Fotografía Jason Lloyd Evans

Art of Style muestra brevemente cómo fue que Browne desarrolló semejante sensibilidad clásica así como su pasión por las películas progresistas. Al hablar de su educación completamente estadounidense en Allentown, Pensilvania, Browne nos explicó que sus padres enfatizaban dos prioridades: "la escuela y los deportes". El único viaje familiar de Browne -a los Juegos Olímpicos de 1976 en Montreal, con sus seis hermanos- resultó decisivo. Al igual que en los Juegos Olímpicos, el trabajo de Browne con frecuencia considera el nexo entre atletismo, uniforme y desempeño. También se inspira en el estilo discreto de su padre, e iconos de la masculinidad estadounidense como Carey Grant y JFK. Lo que hace al trabajo de Browne tan emocionante y único es su habilidad para transformar estos elementos relevantes y francos en algo que combina esa función con la fantasía.

Thom Browne otoño/invierno 2016

Browne explicó anoche que el ímpetu detrás de su oferta primavera/verano 2011 -una marcha memorable de rarezas del espacio- fue resultado de su visita a la sede del Partido Comunista Francés. "El desfile de astronautas comenzó con el edificio del arquitecto Oscar Niemeyer en París. Vi el lugar y pensé: 'Esto se siente tan Stanley Kubrick, se siente tan 2001', así que ahí es a donde todo se dirigió". Sin embargo, no importa si se trata de las altivas reinas del spa de los años sesenta, de los jinetes tipo Herman Munster del siglo XIX o de un grupo de góticas colegialas geishas, los personajes de Browne y los mundos que construye para ellos son tan cautivadores como lo que ve en la pantalla de plata. "En un mundo donde la gente ve tanto -y donde ve tantas colecciones en tan poco tiempo-, quiero que la gente se vaya con una impresión real y quiero que recuerden la colección", dijo Browne. La película de Vreeland demuestra lo inolvidables que son.

Thom Browne menswear otoño/invierno 2015. Fotografía Ash Kingston

Credits


Texto Emily Manning