la carta de amor de jeremy scott al ny de los 80 de primavera/verano 2017

Con todo y vestidos alienígenas, faldas rosas de cuero, y bolsos de pasta de dientes.

por Alice Newell-Hanson
|
13 Septiembre 2016, 1:16pm

"¡Yo era un bebé!", exclamó Jeremy Scott, impresionado por la idea de que a lo mejor se pudo haber ido de fiesta en los ochenta en Nueva York, el hogar espiritual de su colección primavera/verano 2017. Cuando Jean-Michel Basquiat y Madonna estaban sucediendo en las gastadas calles de Lower East Side, Scott estaba en la primaria en Kansas City, Missouri, pero las fotos y la música de esa época glamourosa de Danceteria y Pyramid Club, son importantes para el diseñador. "Esta colección fue una carta de amor a Nueva York", explicó Scott de su colección en backstage.

"Estaba pensando en esas imágenes de cuando la ciudad era más sórdida, sucia, un tanto escalofriante en los ochenta", continuó. "La gente usaba un look más S&M en la calle. Tenían una actitud dura, pero mezclada con una atmósfera de fiesta".

Una ácida capa definitivamente se veía por toda la colección. La primera fase fue rosa neón, y vinil en negro, terminada con zippers y pins. Suéteres enormes, usados encima de mini faldas con rostros hechos con airbrush que salían de Liquid Sky. Scott también hizo referencia a la suciedad de la era de Koch con patrones de tejidos como edificios de departamentos que chorreaban verde. "Slime City" se leía en uno de los suéteres de los modelos en letras de graffiti.

La fase dos era una selección de figuras geométricas con formas de clubwear de los ochenta y portadas de álbumes. Un atuendo era un enorme círculo azul. No un vestido al estilo de un círculo, tampoco una falda en forma de círculo, sino un círculo tal cual. Estaba cubierto en lentejuelas azules y enrollado en ella como un taco disco muy glamouroso. "Es como si una nave espacial hubiera caído en un vestido de fiesta. Es como un UFO fiestero", dijo Scott. Otras siluetas que debutaron ayer: la falda de pirámide -una creación de lentejuelas negras que hacía que quien lo usara se viera como una ilustración de Patrick Nagel- y un vestido en el que la figura estaba seccionada por un círculo horizontal. Podrías poner tu trago ahí si lo quisieras.

Aunque Scott no tenía la edad legal para irse de fiesta en los 80 en Nueva York, su versión fue al menos muy divertida.

Credits


Texto Alice Newell-Hanson
Fotografía Mitchell Sams

Tagged:
FASHION WEEK
Jeremy Scott
NYFW
fashion shows
Primavera 2017