el documental más honesto sobre la adolescencia femenina de todos los tiempos

La primer película de Jenny Gage y Tom Betterton, 'All This Panic', sobre siete amigas creciendo en Nueva York, es una poco común representación, sin filtros, de lo que se siente ser joven, ser mujer, y estar descifrándolo todo.

|
21 Abril 2016, 5:35pm

All This Panic, un nuevo documental por los fotógrafos y cineastas primerizos Jenny Gage y Tom Betterton, el cual se estrenó en el Tribeca Film Festival la semana pasada, se filmó a lo largo de tres años y medio, casi exclusivamente a unos cuantos pasos de donde estaban los personajes —mientras platican en sus habitaciones y caminan con brazos entrelazados por las calles de la ciudad. La película sigue a siete chicas mientras crecen, sueñan, se pelean, beben, se besuquean, hacen planes, y tantean su futuro.

Los personajes centrales, Dusty y Ginger, vivían al final de la cuadra de donde viven Gage y Betterton en Brooklyn: "Las veríamos en su recorrido hacia la escuela. Un día tendrían pelo rosa, después sería verde", dice Gage. "Me hizo recordar ese momento en mi vida. Es una transformación muy importante. Tantas cosas suceden y pasan muy rápido".

Betterton y Gage, que tiene a su propia hija, han trabajado como fotógrafos de moda por varios años, tomando fotos para revistas como Vanity Fair y Vogue Italia, pero sabían que querían capturar a estas chicas y a sus amigas en movimiento, y con sonido: "Ocasionalmente tomábamos fotos [de Dusty y Ginger] solo para tenerlas. Pero realmente queríamos escuchar sus voces. Realmente necesitábamos participar en contar su historia", dice Gage.

¿Cómo comenzaron a darle forma a tres años y medio de metraje en algo coherente?
Tom: Teníamos entre 130 y 140 horas grabadas. Fue un proceso realmente interesante. Trajimos a un editor de historias super talentoso que vio todo el metraje con nosotros. Lo repasamos y tomamos notas sobre lo que creíamos que estaba sucediendo con todos los personajes y lo redujimos a un arco narrativo. Fue gracioso porque algo de lo que nos dimos cuenta fue todas las cosas pequeñas que parecían importantes para las chicas, e incluso para nosotros, en ese momento, comenzaron a distanciarse mientras sus arcos narrativos aparecían a lo largo del período de tres años y medio. De repente teníamos este punto de vista privilegiado increíble.

¿Las chicas tuvieron una reacción similar cuando vieron la versión final de la película?
Jenny: No les enseñamos nada de lo grabado hasta que tuvimos la primera versión. No tenían ni idea. Así que todos estábamos muy nerviosos. Pero les encantó la película a todas por igual y nos han apoyado completamente. Como dice Tom, una cosa graciosa es que muchos de los momentos que ellas creyeron estarían en la película, no lo están. Creerías que sería la primera vez que te emborrachaste o algo así. Y de hecho nos interesamos mucho más en esos momentos intermedios y lo que estaba sucediendo en sus mundos interiores.

¿Alguna vez se percataron de que las chicas estuvieran actuando como creían que eran los adolescentes en vez de ser ellas mismas?
Tom: Había veces en las que te dabas cuenta que habían estado pensando: "Oh, tengo esta historia", y la ensayarían y la actuarían. Dejaríamos que sucediera, pero intentábamos alejarlas de eso. Las intentábamos cansar y que llegaran a un punto donde ya no tenían la energía para actuar y eran solo ellas mismas.

Antes de ver la película asumiría que las chicas serían de alguna manera más rudas porque están creciendo en Nueva York, pero no da esa impresión para nada.
Jenny: Creí que serían más rudas también. Pero me di cuenta que hay tantas cosas en crecer que son universales. No importa donde crezcas. Siempre dije que hacer esta película era mi carta de amor a las chicas adolescentes. Sentía que ese momento en la vida de una niña es tan especial e ignorado. Me hace muy feliz que ellas tengan este diario de esa época en sus vidas.  

¿Presenciaron unos momentos muy difíciles en las vidas de algunas de las chicas. ¿Alguna vez intervinieron cuando las cosas se pusieron feas?
Jenny: Fue especialmente difícil con Lena y Ginger. Lena estaba perdiendo su hogar y sus dos padres estaban luchando muy duro. Y en algunas ocasiones sí nos acercamos a ayudarles. Y luego Ginger por supuesto [quien escogió intentar ser actriz después de salir de la preparatoria]. Como una mujer mayor, la ves a ella y a su vida, y sabes que todo estará bien, es muy difícil pero te das cuenta de quién eres, continúas con lo bueno, y dejas atrás lo malo. Las chicas son muy inspiradoras, y realmente creo que todas acabarán en un buen lugar.

¿Qué se siente único de crecer en 2016, comparado con sus años de adolescentes?
Tom: En realidad es el mismo proceso, pero es como si el volumen estuviera más fuerte. Todo es más intenso para ellas. En vez de pasar el rato con unos cuantos amigos y verte en el espejo y no estar seguro si te gusta lo que ves, tienes las redes sociales, y te ves a ti mismo en Instagram y en Snapchat.

Tom, como alguien que nunca ha sido una chica adolescente, ¿qué te sorprendió más durante la filmación?
Tom: Por un lado, lo abiertas que eran. Lo valientes y seguras que eran. Sin hablar entre ellas, cada una de ellas, de manera individual, nos dijeron que estaban dispuestas a hacer lo que fuera excepto hablar mal de las demás. Ellas dirigieron esa parte de la película. No había manera en la que hubiéramos podido hacer una película en la que ellas se peleaban y se hacían pedazos.

¿Cómo fue ser testigo de sus conversaciones privadas con tanta cercanía?
Tom: Decidimos filmar con un estilo extremadamente íntimo. No había lentes para hacer zoom, así que si queríamos una toma de cerca, teníamos que estar a 20 cm de sus caras. Eso fue muy intencional. Como hombre, definitivamente era el único en el cuarto que me sonrojaba en ciertos momentos, estoy seguro. 

Desde el principio, también estaba extremadamente concentrado en darle a la cámara un punto de vista vivo dentro del cuarto. De manera consciente, no volví a grabar escenas después de haber terminado, ni combiné imágenes para rellenar a lo largo de los tres años y medio. Y porque no podíamos depender de nada, teníamos que estar sobre las chicas todo el tiempo. De esa manera solo eres parte de su mundo. Nunca había visto una película hecha de esta forma y estaba nervioso de que terminaríamos después de tres años y no podríamos armarlo todo.  

¿Qué ha cambiado para las chicas desde que dejaron de filmar en julio?
Jenny: Lena y Olivia, que estaban en la universidad para cuando terminamos de grabar, siguen ahí. Olivia sigue con su novia. Lena, de hecho, sale con el chico con el que la vemos en su última escena en la universidad. Ginger sigue con su novia. ¡Y Delia y Dusty aún no tienen novios! Ivy y Gabe ya no están juntos, pero ella vive en en Lower East Side y está trabajando. ¡Y Ginger, en las preguntas y respuestas para la película, siempre le dice a la gente que ahora tiene un trabajo! Su papá está muy contento.

Más de i-D:

La realidad de los niños transgénero por Louis Theroux

5 directoras primerizas que descubrir en el Tribeca Film Festival

Credits


Texto Alice Newell-Hanson
Still de All This Panic cortesía de Tribeca Film Festival