Publicidad

“todos los que rodean a amy son unos perdedores. todos estamos muy perdidos.”

El primer manager y amigo cercano de Amy Winehouse, Nick Shymansky, habla con i-D.

por Colin Crummy
|
07 Julio 2015, 10:10pm

Amy es el nuevo y excelente documental del director de Senna, Asif Kapadia, sobre la vida de la fallecida y grandiosa cantante. La película cuenta con las aportaciones de los más cercanos a Amy como Nick Shymansky, el que fue su manager entre 1999 y 2006. Shymansky conoció a Amy cuando tenía 16 años, cuidó de ella durante los años de Frank e intentó, célebremente, que Amy entrara a rehabilitación. Los últimos capítulos de la película, que documentan la trágica muerte de Amy, han sido objeto de controversia con la familia de Winehouse, pero han demostrado ser un momento para que los más cercanos, como Shymansky y amigos de la infancia de Amy, den su opinión. Ahora como gerente senior A&R de Island Records, Shymansky habla con i-D del talento descubierto y que ahora está trágicamente perdido.

¿Cuál es tu primer recuerdo de Amy?
La oí cantar Night and Day, un cover de un estándar de jazz que recibí en el correo. Yo había estado hablando acerca de representar a Tyler [James] y me dijo: "debes escuchar a mi amiga Amy". Me dijo que no estaba interesada en un contrato de grabación; lo convencí para que me diera su teléfono, la perseguí y mi primer recuerdo es tener una conversación en la que ella no estaba muy interesada y no fue muy amable. Por la segunda o tercera conversación, hubo más bromas y humor. Sentí que habíamos llegado a un punto en el que ella no estaba intentando colgar lo antes posible [Se ríe]. Un par de semanas después, recibí un paquete cubierto con estampitas de corazón, un montón de estrellas alrededor de la palabra "Amy", y era un demo. Lo escuché en mi carro y me asustó ver que estaba tan bueno. 

¿Fue un desafío representar a Amy?
Lo fue, pero nos conectamos en un nivel jovial y juguetón. Me di cuenta rápidamente que no la podía representar como si fuera un negocio; [tenías] que mantenerla ocupada y estimulada. No estaba interesada en negocios o en dinero. Estaba interesada en pasar una tarde muy divertida o en la música que quería interpretar. Yo también soy así. Me aburre hablar de negocios. Yo tenía una idea muy clara de hacia dónde quería que su carrera se dirigiera, pero sabía que tenía que ir por ella, hacerla reír, animarla, no olvidar su pasaporte, su teléfono y sus llaves. Mis recuerdos son de diversión estridente y de energía justo hasta que dejé de representarla; hay que recordar que ella tenía16 años y yo tenía 19.

La película es un verdadero testamento tanto del talento de Amy como de su conocimiento musical.
Dios mío. ¡Su conocimiento! Bromeábamos con hablar de todo lo previo a 1965, olvídalo, ella lo sabía todo. Le decía títulos de películas modernas y ella no tenía ni idea. Cuando se trataba de jazz y hip hop, sus pasiones reales, grupos de música y de chicas de los años cincuenta y sesenta, ella los conocía mejor que nadie. 

En esta película hablas públicamente por primera vez de Amy desde que murió en 2011. ¿Por qué ahora?
Me llamó Asif. Yo no creía que él pudiera hacer un retrato exacto de lo ocurrido sin que alguien lo censurara. Me tomó mucho tiempo. Siguieron llamando. Desde que murió, sentí que no le habían aportado ni sustancia ni tiempo real a su historia. Todo se sentía como de tabloide o de entretenimiento ligero. Me resultó atractivo que este equipo respetable e inteligente quisiera tomarse el tiempo para averiguar lo que realmente ocurrió, cuáles eran las relaciones, cómo se desarrolló la historia. Finalmente, me sentí lo suficientemente cómodo para hablar con ellos.

También fuiste fundamental para lograr que las mejores amigas de Amy, Lauren Gilbert y Juliette Ashby, hablaran. ¿Cómo las persuadiste?
Sí, ellas estaban completamente cerradas en un principio. No querían saber. Me tomó mucho tiempo convencerlas. Las conozco desde que conozco a Amy. Hay confianza y respeto entre nosotros. Una de las cosas que teníamos en común es que fue tan horrible todo lo que pasó con Amy y los tres hicimos todo lo posible por intervenir y se volvió prácticamente imposible meternos y cambiar las cosas. Nuestro acercamiento fue de amor duro… fuimos una molestia. Le aclarábamos cosas a la gente todo el tiempo, constantemente teníamos discusiones y batallas y tratábamos de cuestionar por qué ciertas cosas estaban sucediendo. Todos pasamos por un tiempo horrible después de la muerte de Amy, intentando darle sentido a las cosas. Esta película fue la primera vez en la que todos hicimos una pausa. Empezamos a hablar entre nosotros sobre algunos sentimientos y problemas.

¿Cómo te sentiste cuando viste la película?
Muy triste y muy enojado. Me sentí cómo me he sentido durante los últimos diez años. Me siento tan triste por Amy como persona. Me siento enojado por la forma en la que fue tratada por muchas personas. Todavía no logro lidiar con el hecho de que mi querida amiga se hizo tan famosa, se enfermó tanto y murió. Cada que pienso en eso, es como ver una película. Todavía no puedo comprenderlo todo. Me siento triste, agotado y muy enojado, me dan ganas de irle a gritar a alguien. 

¿A quién le gritarías?
No quiero crear esta batalla; ya no se pueden tener batallas. Todos los que rodean a Amy son unos perdedores, incluyéndome. Todos estamos muy perdidos. Nada la hará volver. Podría señalar fácilmente a individuos y decir todo tipo de cosas, pero ellos saben lo que hicieron o lo que dejaron de hacer. No quiero crear ese drama. La película se siente totalmente exacta desde mi realidad, soy consciente de que otras personas tienen su propia realidad. 

¿Fue un desafío intentar intervenir en la vida de Amy?
Amy era una persona fuerte. Se desafió a sí misma de maneras positivas y negativas. Todo lo que diré es que a Amy le interesaba el respeto con la gente; constantemente desafiaba y probaba la integridad de las personas. Quería asegurarse de que estuvieras pensando en ella con tus acciones. Habría prosperado si todos los de su círculo cercano le hubieran dado ese mensaje. No quiere decir que todo sería rosa, y que ella definitivamente seguiría aquí, sino que eso es lo que ella deseaba. Creo que eso se deriva de sus padres. 

La película sirve como un recordatorio de lo talentosa que era.
Para mí, el talento estaba allí con o sin los problemas. Digamos que si Amy no se hubiera perdido en las drogas, el alcohol, la depresión, la bulimia, creo que [el talento] habría brillado. Era un personaje grandioso y poético. Mi experiencia con ella es que realmente vi cómo era su interior. La escuché cantar y revelar sus secretos, estuve con ella grabando hasta las dos de la mañana, en conciertos con dos hombres y un perro. Realmente vi lo que era y ella no necesitaba ningún drama para superar a cualquier otra persona. Eso nos recuerda la película y eso es importante para su legado. Todavía deseo que nada de ese drama hubiera sucedido. 

Más de i-D:

Las 10 películas más esperadas del Festival de Cannes 2015

Credits


Texto Colin Crummy

Tagged:
amy winehouse
Cultura
Documentales