Publicidad

todas las fiestas de méxico: sicario

Todas las fiestas es una serie de entrevistas a los personajes que han investigado y presenciado la vida nocturna de la Ciudad de México. Hablamos con Carlo y Hugo, dos de los nombres detrás de Sicario, una empresa que esta semana cumple una década...

por Monse Castera
|
23 Febrero 2017, 5:45pm

Hace 10 años en la Ciudad de México la agenda de la noche se amplió notoriamente, nacieron proyectos musicales locales, llegaron talentos internacionales, se usaron venues alternativos, se crearon clubs y detrás de gran parte de todo esto, estaba siempre el logotipo de la 'S' decorada; antes en colores fosforescentes, ahora en una tipografía más madura, con la palabra "grupo" y 7 empresas dentro de las cuales hay una disquera, un despacho de arquitectura, otro de diseño y una agencia de contenidos.

Exterior de la tienda Sicario que estaba ubicada en Colima 124, Col. Roma. Vía TCLY

La historia de Sicario es la historia de cómo un proyecto joven hecho por diversión se puede convertir en una empresa que permea distintas industrias, una historia de éxito comercial y cultural. Para hablar de esto tenemos que remontarnos a una época que aunque se ve cercana, ya provoca nostalgia y representa a un mundo muy distinto al que vivimos en 2017. Era la mitad de la primera década del s.XXI, la escena de la fiesta en México llevaba un par de años floreciendo entre diseñadores de moda alternativos, música Indie, blogs de fotografías de fiestas y un Centro Histórico activo. 

Sicario comienza con un grupo de amigos que organizaba fiestas universitarias y tenía una tienda de playeras, fiestas formales donde más allá de solo tener una locación y bebidas, comenzaron a preocuparse por traer talentos que solo podías ver en MySpace. Las fiestas de Fukuyama, Forever Chic y Back to Basics sucedían por lo menos cada tres meses, acompañadas de invitaciones elaboradas, locaciones secretas, playeras y casi siempre, Jägermeister.

Ya hacían fiestas cuando abrieron la tienda de playeras, primero en Polanco y posteriormente en la colonia Roma.
Hugo: Sí y nos enfocamos por completo en la tienda, pero al darnos cuenta de que no sería un negocio, tomamos la decisión de regresar a hacer lo que ya sabíamos: fiestas. Nos juntamos con Diego Jiménez (Tape/8106) y Andrés Mendez (Marketen) para hacer fiestas de forma profesional.
Carlo: Coincide que en ese momento estábamos experimentando con las redes sociales, cuando todavía no existía el marketing digital como tal, las redes sociales que usábamos eran Hi5 y Myspace. 

¿De qué año estamos hablando?
Carlo: En 2006 empezamos a hacer experimentos en redes sociales, apenas se comenzaban a hacer flyers digitales, y de esa forma llenábamos los eventos. También nos dimos cuenta de que había un mercado interesante en lo digital, que no necesariamente nos estaba consumiendo en la tienda o le interesaba ir a comprar ropa, pero sí  consumía el concepto de Sicario y de su comunidad.
Hugo: La comunidad, justo ahí fue cuando dijimos, "traigamos músicos, DJ's y hagamos fiestas con concepto". La primera fiesta de Sicario la hicimos también con Laura Woldenberg de Vice, fue en el Pasagüero con Le Castle Vania, Wax Taylor, y Disco Ruido.

Hugo: Para la siguiente fiesta hicimos alianza con 8106 y trajimos a DJ Mehdi a un estacionamiento abandonado en la colonia Roma.
Carlo: Esa fiesta fue un fenómeno, llegaron 3000 personas que no esperábamos. Destapó al under de la Roma, ya que fue la primera fiesta masiva con características únicas. Seguíamos la corriente de los DJ's franceses, la siguiente fiesta fue con Kavinsky, después hicimos cosas con Benjamin Diamond, Guns N' Bombs, Cristal Castles y más, muchas en La Tirana de la colonia Juárez.
Hugo: También estábamos relacionados con este movimiento inglés de los Klaxons o Datarock, la banda que tenía este espíritu de colores, los Nike glow in the dark, paliacates fosforescentes, todo era en colores verdes o rosas. Era la época de las fiestas de Ed Banger que acompañaban todo con playeras, nosotros aprovechamos porque teníamos ya la experiencia de producir ropa, Alberto tenía un taller de serigrafía y hacíamos nuestra propia línea. Generamos un lenguaje visual, entre playeras y fotografías de Cobra Snake.

En resumen, todo empezó como una tienda de playeras.
Hugo: Sí, nuestra razón social se llama Playeras, Conciertos y Amigos. Hacíamos playeras, luego conciertos porque las playeras no daban y eso nos llevó a generar amigos. Y creo que el equity más grande de Sicario es la red de amigos que nos ha seguido, nos ha apoyado y hoy en día tiene curiosidad por los nuevos proyectos que hacemos. Se llame un festival (Ceremonia), un bar de coctelería (Limantour), o un sótano (Xaman), tenemos a esa gente que va, le da el visto bueno y nos da buen input. También las alianzas, muchos amigos con los que estamos asociados.

En esa época, ¿cuál era la función de cada uno de ustedes? 
Hugo: Todos trabajábamos en la tienda. Carlo y Martín la administraban, Alberto y yo producíamos las playeras, yo hacía las compras de producto, Paul era de relaciones públicas y producía las fiestas. Cada vez había más fiestas, algunas funcionaban, otras no, el negocio de la ropa estaba difÍcil, nos estaba costando a todos empezar a tener ingresos y vivir de eso, justo en el momento en el que ya estábamos terminando los últimos semestres de la carrera.

O buscaban una chamba…
Hugo: Sí, o busco una chamba... y se juntaban varias cosillas complicadas como que en la fiesta de Benjamin Diamond, le robaron la computadora a Benjamin Diamond. Llegué un día a mi casa oliendo a madres, y mi papá me dijo, "¿Qué estás haciendo, estudias finanzas, por qué no te pones hacer lo que debes hacer?" No en un plan intrusivo, sino tratando de orientarme, dándome un consejo. Me habló Andrés Mendez (Tortu) para que le consiguiera a alguien de RP para Pasaje América y me ofrecí yo. Hacía las relaciones públicas, programación y community management del lugar, así fue que creamos los Viernes de Pasaje América de Sicario, traíamos DJ's, hacíamos un desmadre, y aprendimos el potencial de los venues y la noche.

Club Social Rhodesia

Un poco después, ya cuando abren Rhodesia, siento hubo un apagón en la escena de la fiesta del Centro.
Hugo: Justo en este momento es cuando se empieza a complicar cada vez más el tema de los permisos, hay demasiado riesgo en hacer fiestas fuera, incluso hay gente que termina en la cárcel por hacer fiestas clandestinas con menores. 
Carlo: Así que toda nuestra energía se enfoca mucho en Rhodesia, que era un club de 600 personas que teníamos que llenar cuatro días a la semana.

¿Y estos 6 años se ha abierto cuatro veces a la semana?
Hugo: Sí, miércoles, jueves, viernes y sábado. Ha estado sólido y firme cuatro días, con sus bajones y un montón de cosas. Justamente con Rhodesia surge el netlabel. Una gran parte de lo que nos interesaba era promover talento nacional, a nuestros amigos y varias personas que estaban en la escena para darles espacios para tocar. En Rhodesia todos tocaban y fue ahí cuando pensamos que era hora de que alguien los representara. La primera iniciativa se llamaba Sicario Radio, y era una estación de radio por Internet que hacían Alec Sander, Andre y nosotros. 

¿Y a ellos los conocieron por la fiesta?  
Carlo: Todos éramos hijos de la fiesta y se empezó a hacer un pequeño ecosistema entre músicos, promotores, dueños de antros, marcas, entonces empezaban a sentarse los pilares de diferentes cosas. Los primeros dos años, Rhodesia fue una fiesta interminable en la que siempre estábamos, yo iba tres veces por semana. Nos absorbió durante un rato, fue nuestro proyecto más importante y un ancla para que muchas otras cosas sucedieran.

Más de i-D: Una línea de tiempo sobre blogs de moda mexicanos

¿Y después de Sicario Radio?
Hugo: Paralelamente empezamos a trabajar Sicario Booking, surgen Los Wookies, me acuerdo de Bufi que era de los primeros productores de música electrónica cabrones que yo conocía. Todos nos sumergimos en Internet, era la escena de los blogs, estaba Synthetic Rocks, Cassette Art, Chic Mamacita y Antidomingo.

¿Crees un poco que cuando empezaron a funcionar como netlabel, generaron una escena de electrónica?
Los miércoles de residencia en Rhodesia ayudaron mucho ya que teníamos propuestas musicales diferentes, como los NAAFI que hacían residencias en Rhodesia los miércoles y llevaban a talentos como Erick Rincón. Hacíamos las noches de Sicario en las que empezamos a sacar Sicario Music, a estos artistas que de alguna u otra forma habían colaborado con nosotros. De cierta manera todo esto inspiró a mucha gente a abrir nuevos lugares, crear nuevas fiestas, colectivos y generar una identidad.

Más de i-D: Mijo, music to imagine yourself in Kyoto

¿Cómo funciona el label hoy en día?
Hugo: 
Está dividido en dos, Sicario Music, en donde están agrupados todos los artistas que son de géneros más variados, tenemos artistas de hip-hop como Simpson Ahuevo, de Rock como Los Románticos de Zacatecas, de electrónica como The Wookies, Salón Acapulco y muchos más. Tenemos la parte que está más clavada al house y techno latino que es Platino, donde están Andre VII, Louie Fresco, Mijo y otros artistas de música específicamente diseñada y hecha para el club. En Platino nuestro propósito es hacer techno latino, que suene a CDMX.

¿En qué momento abren MONO?
Carlo: Nos unimos con Archipiélago para abrir MONO cuando la Roma estaba saturada y el público aburrido. Lo que sucedió en la Roma fue exponencial, en cuatro años de no existir nada, se volvió una zona turística. Coincidió con que llevábamos un rato atrás del local de La Tirana, la primera audiencia de Rhodesia ya había crecido y estaba en búsqueda de otros lugares, otro tipo de música, una energía más house y techno, música más madura.

¿Rhodesia sigue siendo un electro más juvenil?
Carlo: Es evidentemente más enérgico a comparación del Mono, hasta en vibras y colores.

¿MONO cuánto tiempo tiene?
Carlo: Cuatro años. Durante una época, México estaba muy limitado para salir, lo hacías de los 18 a los 28 años, después te casabas y hacías otro tipo de cosas. Nuestra generación claramente no es así, ya evolucionó a que la gente siga echando fiesta desde los 18 hasta los 50 años.

Mono via MxCity

¿Qué DJ's les vienen a la mente que hayan estado en sus venues?
Hugo: Han estado desde James Murphy,  2manyDJs, Talabot, Pional, Jamie XX, Diplo, Major Lazer y más.

¿En qué momento dejaron de hacer fiestas de forma tan continua?
Hugo:
Es una buena pregunta y creo que una de las cosas que nos gustaría retomar es justamente esa energía de juntar comunidades, que se da mucho en los clubs, pero en las fiestas era mas textual. Creo que nos empezó a dar hueva el hecho de que hubieran tantos problemas con hacer fiestas, que estuviera tan poco regulado, que no te puedan dar un permiso, que si sales de cualquier venue convencional aunque sea un poco, te puedes meter en problemas gravísimos.

¿Cómo se vive y cómo se envejece cuando te dedicas a la fiesta a nivel profesional?
Hugo: Tienes que aprender a hacer una vida aparte de la fiesta, eso es de las cosas más importantes y de lo que nos tomó tiempo aprender. Cómo puedes trabajar en la fiesta, porque a final de cuentas es trabajo. Al día siguiente te tienes que levantar y programar lo que va pasar, hay pagos, hay juntas de estrategia y reuniones con la delegación. Si estás metido en la fiesta, y eres el último que sale, el que se quiere ir de after con todas las personas, al siguiente día estás muerto. Son días que vas perdiendo y creo que muchos de los negocios acaban tronando por eso, porque sus dueños no pueden hacer una vida a lado de la fiesta. Cuesta un chingo, porque es un riesgo ya que crees que si te sales de la fiesta, el negocio se va a caer y la gente va a dejar de ir. Tienes que aprender a quitarte ese ego y saber que el lugar va a estar lleno y va a estar bien sin que tú estés ahí, más bien dedicarte a planear cómo hacer que este lugar funcione sin que tú estés adentro, que funcione de día.
Carlo: A nosotros nos ayudó la estructura de tener una oficina y un horario, un grupo y un montón de otras empresas y responsabilidades. No puedes estar en el after, igual y si lo aguantas un par de veces, nosotros lo aguantamos varias veces, pero después de un rato el mismo cuerpo te lo pide y le das prioridad.

Más de i-D: Las 10 mejores películas sobre las noches infinitas en el club

¿El día de hoy cómo es Sicario?
Somos un grupo que nos ha permitido desarrollarnos de formas distintas, tenemos un despacho de arquitectura --Estudio Atemporal--, despacho de diseño --Durango--, agencia de medios --Cartel--, promotora/disquera --Sicario Music--, operadora de centro de consumo --Código de Barras--, operadora de servicios especializados alrededor de los conciertos, tenemos restaurantes, bares, festivales --Ceremonia-- y más planes futuros.

Forman parte de una comunidad de gente que se dedica al entretenimiento y que no paran de hacer proyectos.
Hugo:
Lo que más nos enseñó el Internet es que todo tiene que estar conectado. No puedes pretender tener éxito en un proyecto diciendo "yo todo, yo sólo". Tienes que aprender a dividir para vencer. Por otro lado, siempre hemos creído que la competencia más que afectar, al contrario, suma. Porque al final somos nosotros compitiendo con lo tradicional de México y todos estos lugares como las cantinas, o los lugares que traen una filosofía totalmente distinta a la nuestra. Todos los que están haciendo algún proyecto similar no son competencia, son aliados. Al final están haciendo que el mercado crezca y si no hubiera sido por todos ellos no habría tanto mercado hoy en día para poder hacer el festival Ceremonia. 

¿Van a seguir los clubs?
Hugo:
Sí, claro que sí, por lo menos 10 años más. Evidentemente hay nuevos intereses y nuevas inquietudes dentro del grupo de movernos del entretenimiento hacia otras cosas, pero con los clubs nos interesa la música y seguir desarrollando una escena local, apoyando a los DJ's que representamos. Entre más lugares tenemos, más pueden tocar nuestros DJ's. Claro que tendremos que seguir proponiendo música, no sé si el formato va a ser club estrictamente como ha sido ahorita u otro tipo de experiencia relacionada con música, puede unirse con deporte u otro tipo de iniciativas, pero la música va a seguir en nuestro ADN por mucho tiempo.

Alberto, Carlo, Fernando, Hugo, Martín, Paul y todo Grupo Sicario celebran 10 años este viernes y todos estamos invitados.

Carlo y Hugo por Karla Lisker, 2017.
Más de i-D: 

Todas las fiestas de México, las grandes producciones de los dosmil

Todas las fiestas de México, más raves como en los noventa

Todas las fiestas de México, los años ochenta y el nueve de Henri Donnadieu

Credits


Fotografías cortesía de Simpson Ahuevo
Flyers cortesía de Yego Muñoz

Tagged:
mexico
sicario
música
Ciudad de México
fiestas
Μoda
grupo sicario
carlo ross
hugo diaz barreiro
todas las fiestas de méxico