dance, dance, dance: breakdance en méxico

Acompaña a i-D y Calvin Klein en la búsqueda por los mejores bailarines urbanos de México. El breakdance llegó en la década de los ochenta y ha evolucionado enormemente superándose año con año en complejidad y calidad. Conoce su historia de la mano de...

por Monse Castera
|
03 Noviembre 2016, 5:10pm

El breaking es un baile urbano que nace en el Nueva York de los setenta y es conocido principalmente por ser un elemento generador de paz entre gangs que peleaban en el Bronx y Brooklyn. Alguien que practica el breakdance es conocido como B-boy y normalmente también ejerce otros elementos del hip hop como el graffitti, DJ o MC.

El breakdance llegó a México en los años ochenta, en una época donde no había tutoriales en YouTube. En esos tiempos la cultura del break ya se había latinizado gracias a la influencia de puertorriqueños como el DJ Charlie Chase. El Rock Steady Crew y el grupo Crazy Legs ya eran dueños del movimiento y la película Breakin (1984), estaba influenciando a jóvenes por todo el mundo.

B-Boy Paulo Santos, 37 años

Paulo comenzó a bailar a los seis años, en 1985, inspirado por Genaro, una persona discapacitada que baila en muletas en la película Breakin. Recuerda que en esa época solo llegaba a ver gente que hacía poppin (contorsiones). Los videos comenzaron a llegar a México hasta la década de los noventa, los encontraba en los tianguis o se los pedía a algún familiar que viajara a EUA. La primera vez que vio a otros B-boys mexicanos, fue a Los Rekkas, un grupo de Xochimilco que salió en un programa de Cesar Bono.

"Honestamente, nosotros empezamos desde el barrio, ahí inició el grupo 'Los Primos' y actualmente es más abreviado: 'LP Breakers'. Somos de la colonia Magdalena Mixhuca, de los viejos iniciadores. Ya con el tiempo empezamos a jalar nuevos elementos para hacer más fuerte el show". B-boy Paulo.

En los años ochenta en México se bailaba con High Energy o con música disco, de hecho, el breakdance se refiere al rompimiento del baile. Aunque es un baile cuyo objetivo es la paz, en el sentido de que sirve para que gangs se enfrenten mostrando sus habilidades y no con violencia, la gente lo ha relacionado siempre con delincuencia. Hay una película llamada El Ratero de la Vecindad donde salen Los Rekkas haciendo break y los policías los detienen.

"Yo me casé con el breakdance, me ha dado todo. Me ha llevado a lugares que nunca me imaginé, viajar y seguir fomentando el deporte y cultura para que los jóvenes se alejen de las drogas y el alcohol". B-boy Paulo

B-boy Carlos Mejía, 32 años

Carlos comenzó en 1999, después de ver a unos chicos hacer break en el metro Azcapotzalco. Al principio ensayaba entre cinco y seis horas al día, de preferencia con música underground que escuchaba en casettes, aunque en la actualidad le gusta practicar con metal.

En México comenzaron a hacerse torneos aproximadamente en 2005, época en la que todos los B-boys se conocieron. Algunos de los torneos más sonados son El Pastel, Sintiendo el Ghetto, y Kill The Beat.

"En el breakdance no hay 'quién es el mejor', hay los que sobresalen y estilos diferentes. Por ejemplo, los que bailan en lo de toprock y poppin'. Lo mío serían los power moves, que son los movimientos de poder. Para mí, los mejores B-boys de México son quienes que ya no pueden bailar porque les dio un derrame, B-boy TN y B-boy Hill". Carlos Mejía

El breakdance se relaciona directamente con la moda, no solo porque la cultura hip hop tiene una identidad de prendas y marcas, sino porque los tenis son el elemento necesario para poder realizarlo bien. Entre más gruesa sea la suela, mejor. La ropa debe de ser sumamente cómoda y flexible, siempre tomando en cuanta que un B-boy debe de ser un marcador de tendencia y estilo.

Antonio González, 29 años

Antonio hace poppin, hip hop y acrobacia, él no se considera B-boy, su relación con el break es académica, parte de su formación como bailarín versátil. Si haces del breakdance tu pasión, es factible que puedas vivir del mismo, los B-boys tienen trabajo en presentaciones en vivo, como bailarines de artistas o bien, como ha sido el caso de Paulo, en el circo.

A Paulo y Carlos los puedes encontrar haciendo break en el Zócalo los fines de semana con el resto de su crew. Su vida se rige en torno al breakdance, extrañando los tiempos en los que realmente se hacían batallas de baile y participando en la mayor cantidad de torneos que se pueda. A Antonio lo puedes ver en las obras de teatro de baile más importantes de México. El breakdance es uno de los bailes más complejos y peligrosos del mundo, requiere de mucho entrenamiento y constancia, es símbolo de hermandad y cultura.

Más de i-D:
De bailar en la calle a trabajar con FKA Twigs, conoce a Kaner Flex

Dance, dance, dance: ballet en México hoy

Sex i-D: Aída y Diego

La nueva campaña de CK

Credits


Fotografía Dorian Ulises López
Asistente de fotografía Alexis Rayas
Estilismo María Rangel
Looks completos de Calvin Klein