ryan mcginley lleva su anuario de desnudos a art basel

El cronista más querido del Downtown de Nueva York le cuenta a i-D sobre las letras de canciones de Morrissey por las que guía su vida mientras instala sus coloridos retratos en la feria de arte en Suiza.

|
19 Junio 2015, 6:00pm

Para Ryan McGinley, siempre hay algo que aprender. A pesar de ser el fotógrafo más joven en merecer una exposición individual en el Whitney Museum of American Art (a los 25 años en 2003), McGinley aún se ve a sí mismo como una metáfora de un chico de preparatoria en su último año a punto de graduarse en fotografía. Durante los últimos 17 años, McGinley ha documentado la cultura juvenil de Nueva York. Presentó a sus amigos más cercanos -los artistas Dash Snow y Tim Barber, entre otros- en sus primeras fotografías, y más tarde estableció una tradición de viajes anuales por todo el país que ha continuado hasta este año. Su última serie de fotografías, Yearbook, consagra a la próxima generación de artistas a través de una serie de retratos de colores hechos en su estudio en Lower East Side. Exhibidos por primera vez en Nueva York el año pasado, los casi 200 retratos de desnudos son una especie de anuario alternativo de la clase creativa. Después de la (re) apertura de Yearbook en Art Basel, hablamos sobre la serie, de cómo ha cambiado la escena gay en Nueva York, y nos da un consejo para la clase de artistas próxima a graduarse. 

¿En dónde estás ahora?
Ahora mismo estoy en un aeropuerto para viajar de Basilea, Suiza a Puerto Rico. Estaba instalando la habitación del Yearbook en la sección Art Unlimited del Art Basel. Antes de eso, pasé dos semanas viajando por Copenhague, Estocolmo, Oslo y Helsinki después de mi opening en Kunsthal KAdE en Ámsterdam.

¿Cómo es un día normal para ti estos días?
Acabo de terminar un gran proyecto este invierno, fotografiando desnudos en diferentes condiciones heladas. Tomé fotografías desde enero hasta mediados de abril cada semana en la nieve. También acabo de terminar un libro llamado Way Far con Rizzoli que incluye cuatro años de trabajo y un grandioso ensayo de David Rimanelli.

¿Cómo empezaste a hacer retratos para Yearbook?
Empecé a tomar retratos de estudio en blanco y negro en 2008, hice un libro, y tuve una exposición en 2010 en Team Gallery llamado Everybody Knows This is Nowhere. Después de eso, me dieron muchas ganas de trabajar con color en el estudio y desde entonces he tomado fotografías para Yearbook

¿Cómo eliges a tus sujetos?
Me encanta fotografiar artistas. La mayoría de la gente que fotografío son parte de la comunidad creativa. Tengo un director de casting increíble que encuentra gente muy interesante y entusiasta con quienes trabajar. Nos encontramos con una gran variedad de mis sujetos en los festivales de música, escuelas de arte, y en el Dowtown de Nueva York.

¿Recuerdas a todas las personas a las que has fotografiado?
Sí, aunque recuerdo más sus historias. Cuando tomamos fotografías, siempre hablamos de sus vidas -sobre amor, política, pasiones, música, comida, etc. Recuerdo las anécdotas breves, los detalles se adhieren a mi cerebro.

¿Cómo convenciste a la gente para participar en tus fotografías al inicio de tu carrera?
Cuando la gente me pregunta cómo consigo que la gente pose desnuda, simplemente respondo: "Únicamente se los pido". Siempre me he guiado por las letras de Morrissey: "Shyness is nice, and shyness can stop you, from doing all the things in life you'd like to".

¿Cómo se relaciona tu trabajo personal con las comisiones comerciales que recibes?
Mi trabajo personal es mi propia visión. Sin peinados, sin maquillaje, sin estilo, sin ropa. Encuentro los lugares y elijo a los modelos. Lo moda colabora más, con una gran cantidad de mentes creativas que se unen para crear una imagen.

¿Cómo ha cambiado tu experiencia de la comunidad gay desde que te mudaste a Nueva York?
Extraño mucho mis primeros días de ser gay y vivir en el East Village. Había maravillosos bares gay desde Avenue A hasta la 2nd Ave. Empezábamos en The Phoenix, luego íbamos a The Cock, The Starlight, Eastern Block, I.C. Guys, The Boiler Room y terminábamos en The Hole. Fue antes de Grindr, así que en ese entonces en verdad tenías que salir y buscar a la gente.

¿Cómo crees que el Internet ha cambiado la forma en la que la gente se acerca a la fotografía?
Me encanta que todo el mundo está tomando fotos y que la fotografía se ha convertido en un idioma.

¿Qué te emociona en este momento?
Me inspira el Louisiana Museum of Modern Art en Copenhague y Fotografiska en Estocolmo. También Kulttuurisauna en Helsinki es el sauna más hermoso en el que he estado -tu cuerpo se calienta en el espacio más pequeño y hermoso y luego te sumerges en el mar Báltico para refrescarte.

Has logrado muchas cosas muy joven, ¿cuáles son tus metas ahora?
Es bueno estar en la posición de ayudar a otros artistas. Mi fotógrafa preferida de los últimos años es Sandy Kim. También me encanta Petra Collins y su equipo de chicas creativas. Mis metas personales para el futuro son darle a mi perro y a mi mamá amor incondicional.

¿Cuál es tu consejo para la generación de artistas que se está estableciendo actualmente?
Mi filosofía es que tu experiencia en la fotografía se basa en el tiempo en que la practicas. He tomado fotografías profesionalmente durante diecisiete años, así que, en tiempos del mundo de la fotografía, estoy por graduarme de la preparatoria. 

Credits


Texto Benjamin Barron
Fotografía Jacob Robert Price