el hogar es donde está el corazón

Rendimos homenaje a Dover Street Market en Londres, la tienda que puso a Supreme junto a Prada y convirtió las camisetas de edición limitada en un lujo.

|
29 Abril 2016, 6:10pm

T-Shirt Sayhello from Dover Street Market

Si los compradores provincianos de los sábados alguna vez hicieron la peregrinación a la tienda de Victoria Beckham en Dover Street en Londres para ver si de casualidad estaba ella ahí, y luego se aventuraron a la pequeña tienda departamental del otro lado de la calle —por dios la sorpresa que se llevaron. Como el centro comercial más avant garde del mundo se mudó a Haymarket en marzo y se convirtió en Dover Street Market de nombre y no por su dirección, vale la pena honrar la influencia que Rei Kawakubo de Comme des Garçons y el imperio no ortodoxo de ventas de Adrian Joffe han tenido sobre la moda de consumo desde que abrieron por primera vez en 2004. "Básicamente tratamos de tener los mismos valores que Comme des Garçons: libertad, independencia, sin ningún compromiso, apegados a nuestra visión. Esté bien o esté mal, es una visión", dice Joffe, Presidente de Dover Street Market.

Más de i-D: Para Dover Street Market en Londres, con amor

Conaill lleva camiseta Quartersnacks de Dover Street Market. Jeans vintage Levi's.

En una era de segregación del mundo de las compras entre high fashion y la ropa urbana, Dover Street Market fue la primera tienda en reconocer el rostro cambiante del lujo, vendiendo, sin miedo, marcas del patrimonio de la moda, como Louis Vuitton y Dior, junto a moda urbana de culto, como Palace y Stüssy, —y dándoles la misma publicidad. Es un acercamiento sin compromisos a las ventas, que no solo ha cambiado la manera en la que deseamos a las marcas, pero también ha forzado al mundo del lujo a salirse de su zona de confort. "Poner a Prada junto a Supreme es ponerla bajo una nueva luz y darle nueva energía a las cosas. La gente debe ser más atrevida", dice Joffe. "Tomar más riesgos". Dover Street Market ya ha trascendido su nombre con tiendas en Tokio, Beijing y Nueva York, pero mover la nave madre a Haymarket —en un edificio que fue ocupado históricamente por Burberry es una movida atrevida en sí misma. Sin embargo no para Joffe, que ha pasado la última década haciendo funcionar Dover Street Market por puro instinto. "De alguna manera es muy democrático, y muchas veces es bastante arbitrario. Sabes: esta es una nueva marca de la que todos están hablando —tenemos que tenerla. ¿Pero no nos gusta? OK, entonces no la conseguiremos. O esta a nadie le gusta, pero quizá a alguien le pueda gustar. Y nos convencen, Ok lo intentaremos". Nos explica: "Nos gusta tener cosas nuevas y emocionantes que suceden alrededor de Londres, en especial. Por eso es importante que Dover Street haya empezado en Londres".

Más de i-D: Exclusiva: la tribu londinense de Stüssy en Dover Street Market

En un entorno de moda donde lo deseable depende de la exclusividad y la escasez más que nunca, las marcas de playeras que encuentras en la tienda de Haymarket —fotografiadas en estas hojas, y hechas collage por Patrick Waugh de Studio BOYO —capturan un sentido de lujo inherente a Dover Street Market. Prácticamente siempre con todo vendido, el Anti Social Social Club y Paradis3 en Los Ángeles encarnan el criterio de la ropa urbana de lujo ahorita, respaldada por las tiendas australianas Bow3ry y Jungles Jungles. En su comprehensión del poder de la edición limitada, Dover Street Market incluso se ha unido al juego, colaborando con playeras con la marca indonesia Pleasure al igual que con Brain Dead, también de LA. Desde £25-50 ($36-73 USD) sus precios no tienen nada que ver con el de un top de Prada. En el clima de lujo de hoy, sin embargo, no quiere decir que no son igual de valiosos.

Camiseta Quartersnacks de Dover Street Market. Jeans vintage Levi's. Cadena y anillo de la modelo.

Camiseta paradis3 de Dover Street Market. Jeans vintage Levi's. Brazalete y anillo de la modelo.

Credits


Fotografía Oliver Hadlee Pearch
Collage Patrick Waugh de Boyo Studio
Estilismo Max Clark
Texto Anders Christian Madsen