Publicidad

el couture multicultural de ​yacine aouadi

El antiguo protegido de Olivier Rousteing, y uno de los únicos diseñadores de Alta Costura de Algeria, abre el estrecho mundo del couture al multiculturalismo y la modernidad.

por Alice Pfeiffer
|
20 Julio 2016, 6:05pm

Yacine Aouadi tal vez tenga solamente tres colecciones bajo su mando, pero el modisto franco-algeriano nacido en Marsella está tomando el mundo del savoir-faire por sorpresa. Su marca homónima lanzada en 2015 (después de cinco años trabajando bajo Olivier Rousteing en Balmain), reconcilia el pasado y el presente, la Alta Costura y el sportswear, el Este y el Oeste. 

Después de mostrar una colección que explora la diversidad cultural en Europa durante la Semana de la Moda de Alta Costura, Aouadi actualmente presenta una exposición individual de su obra en el majestuoso MuCEM de Marsella (Musée des Civilisations de l'Europe et de la Méditerranée), sumando multiculturalismo y modernidad a la Alta Costura.

Más de i-D: Alta Costura 2016: El punk elizabetino de Valentino

Más de i-D: Compra hasta desfallecer: Vetements lleva el consumismo a la Alta Costura

La moda francesa clásicamente se centraliza alrededor de París pero tú eres orgullosamente de Marsella. ¿Qué crees que tu ciudad te ha enseñado?
Dejé Marsella hace diez años para trabajar en París pero la ciudad todavía tiene un impacto en mí. Es el polo opuesto de París, es soleado, con un ritmo lento, mediterráneo -lo que también significa que las nociones locales de feminidad son radicalmente diferentes. Aquí las mujeres muestran más piel, hacen un esfuerzo, y quieren que eso sea visible. Nunca son orgullosamente mujeres sin esfuerzo como las parisinas. Esto me ha hecho trabajar en lo que significa ser sexy. Incluso al diseñar un vestido largo negro, no es necesario ser austero, sutilmente puedes añadir capas transparentes y mostrar piel donde no se espera. El aspecto más importante es que ser sexy no tiene que ser sinónimo de vulgar o evidente, es una actitud sutil que evoluciona con su tiempo.

¿Sólo tienes tres colecciones bajo tu nombre y ya tienes una muestra en un museo -no es un poco temprano?
Definitivamente se sentía temprano, sí, pero no es una retrospectiva de ninguna manera. Está dividida en dos partes. La primera, en el MuCEM, presenta mis primeras colecciones en maniquíes de madera, rodeados de videos de sus influencias -desde el video de Frozen de Madonna hasta los extractos del libro The Pillow Book de Peter Greenaway. La segunda, celebrada en el cercano Château Borély, consiste en archivos de moda —desde Alaïa a Chanel, Dior, Guy Laroche- a los que se me invitó a hacer estilismo a trajes contemporáneos. Es parte de un incentivo por la organización La Maison Méditerranéenne des Métiers de la Mode y su programa #OPENMYMED que pretende dar a conocer la creación de la región mediterránea en forma de shows y talleres. En cuanto a mi relación con un formato de museo, la idea es que tengan una conversación entre dos generaciones y dos mundos, una historia clásica de la moda y una visión multicultural y joven del estilo.

Más de i-D: Cinco momentos importantes de Alaïa en la cultura pop

Tu tercera colección, presentada durante la Semana de la Alta Costura en el Grand Palais, también aborda la diversidad en Europa...
Sí, su influencia principal era la mezquita-catedral de Córdoba en España, un antiguo lugar de culto para los musulmanes y los cristianos. Quería imaginar prendas que reflejarán ese pacífico ambiente multiétnico. Túnicas que se inspiraron en la coraza de un caballero, un codazo a la herencia aristocrática de Europa. Utilicé colores litúrgicos, elementos orgánicos bordados que recuerdan a ornamentos religiosos por Maison Lemarié, impresiones de mosaicos gráficos, motivos arabescos. Me imaginaba a una mujer proveniente tanto de Oriente y Occidente, de ayer y de hoy, usando couture dinámica hecha con artesanía hiper modernizada. Creo que la moda puede caminar sobre puentes que la sociedad ha considerado inseguros, y entregar un mensaje de paz y universalidad.

Junto con Alaïa y Hedi Slimane, eres uno de los pocos diseñadores de origen árabe en Francia. ¿Por qué sucede eso y cómo ha afectado tu trabajo?
La historia de la Alta Costura es parte vital de la cultura francesa; es una que está protegida y que no es fácil de cuestionar y mover; definitivamente no es la ruta más fácil de tomar. El venir de un ambiente diferente te empuja a ser instintivamente tolerante. No es una cosa de marketing, sino algo que haces casi inconscientemente, en la manera de pensar sobre las mujeres, la cultura, la identidad: quieres encontrar un lugar donde todo el mundo y todo pueda cohabitar. En lo que se refiere a mí, he encontrado que los clientes del Golfo están siempre felices de averiguar de dónde soy -he venido a representar un puente entre estos dos mundos, que es mucho más de lo que esperaba hacer.

Más de i-D: Ronald van der Kemp: El radical diseñador holandés que está cambiando la Alta Costura

La exhibición estará hasta el 29 de agosto en el MuCEM de Marsella.

Credits


Texto Alice Pfeiffer

Tagged:
couture
alta costura
Marsella
yacine aouadi
entrevistas de moda