conoce a symonds pearmain y su forma innusual de vender ropa

Mientras el dúo de diseñadores se prepara para su desfile y el lanzamiento de su fragancia en Berlín, hablamos con Max, una de las mitades del equipo, para discutir sobre arte, moda, perfumes y pornografía.

|
26 Mayo 2017, 2:45am

¿Por dónde empezar hablando de Symonds Pearmain? El nuevo proyecto de moda del diseñador Anthony Symonds y el estilista Max Pearmain. La temporada pasada Lily McMenamy fue el rostro de la marca en una presentación llena de baile y vitalidad. Suena bastante simple, pero es un proyecto que salta, brinca y esquiva tantos límites que terminarás sintiéndote mareado. Que es exactamente lo ellos quieren. Se nutre de un poco de confusión, un poco de ambigüedad. Es gratificante hacer un pequeño esfuerzo para lograr descifrarlo por ti mismo.

Porque aunque en algunos de sus elementos tradicionales es una marca de moda -venden ropa-, la venden a través de una galería, como si fuera arte, y cada pieza es única. Es casi Alta Costura, o como ellos le llaman: retail baroque.

Para su espectacular desfile otoño/invierno 2017 en LFW, Lily McMenamy encarnó una gama de personajes, haciendo mímica, poses y bailando con gran estilo, robándose por completo el espectáculo. Fue tanto un performance artístico como un desfile de moda tradicional, así Symonds Pearmain se robó.

Más de i-D: 10 diseñadores emergentes de NY que debes conocer.

Pero también abrió nuestro apetito. Afortunadamente, la siguiente entrega está a punto de llegar. Sí, de hecho será una especie de desfile de moda tradicional, excepto que se llevará a cabo durante el Gallery Weekend de Berlín, este fin de semana. "Haremos el desfile en un antiguo salón de baile que está sobre una galería, el cual parece tener un espíritu muy en consonancia con una casa de moda parisina", afirma Max. Y, junto con el show lanzaremos un perfume, llamado Iron Lady, el cual literalmente es en parte Chanel No 5 y en parte YSL Rive Gauche, vertidos en una botella. Tyrone Lebon hizo la fotografía de la campaña con la actriz pornográfica Stoya, jugando y divirtiéndose hasta llevar demasiado lejos la imagen sexualizada de la publicidad tradicional de los perfumes. "Nuestra aspiración es que siga siendo interesante -dice Max con respecto al rumbo que tomará la marca-. Lo placentero es ver que dirección toma, ver quién responde a ella". Antes de que el proyecto sea lanzado, nos reunimos con Max para saber más al respecto.

¿Qué los hizo querer iniciar una marca de ropa?
La ambición genuinamente personal de crear algo. Anthony y yo tenemos intereses similares, habíamos estado sosteniendo grandes conversaciones acerca del trabajo, y la marca fue una manera de continuar con esa conversación. También es una forma en la que evito ser perezoso, poniendo mi cerebro a trabajar en algo bueno.

Anthony es el diseñador patronista...
Él tiene una herencia de moda muy sólida, ha trabajado con gente muy importante a lo largo de su carrera. Ése es él.

Esto va a sonar más rudo de lo que me gustaría, pero...
Entonces, ¿qué hago yo? Ja, sí, está bien. Es difícil describirlo. Es una especie de consultoría, aportaciones, ideas... Supongo que de alguna manera lo aliento a hacer un buen trabajo, porque reconozco lo buenas que son sus creaciones. Lo que él estaba haciendo con Cabinet Gallery me parece muy emocionante y fantástico. Durante un muy largo período, tuvimos numerosas conversaciones -en este momento hay una enorme oportunidad de hablar sobre cualquier cosa en el mundo, pero lo más importante es hacer que esas conversaciones se transformen en acciones.

Es increíble poner las ideas en práctica. En definitiva, por lo menos compartimos una sensibilidad estética, y ambos teníamos el deseo de ver qué sucedería si producíamos algo.

¿Te sentiste nervioso en algún momento?
Para nada, porque este proyecto es muy personal. Me siento nervioso cuando trabajo con productos con los que no me puedo identificar -lo cual puede suceder con una frecuencia inusitada en este trabajo. Pero en este caso, emprender el proyecto fue mi intención desde un principio, por eso no haber estado nervioso es justificable. Poner tu nombre en un producto te pone los nervios de punta, porque nunca será algo totalmente definitivo, pero me he dado cuenta de que tampoco tiene por qué ser definitivo.

De hecho, estoy empezando a descartar todas las opiniones acerca de la marca que no sean las de Anthony, porque me resultan totalmente agotadoras. Es realmente agradable tener algo que es una especie de conversación privada. Si la gente quiere unirse, es genial, pero no es algo que esté buscando.

Más de i-D: Los diseñadores emergentes de Seúl otoño/invierno 2017.

Es por eso que han estado haciendo sus presentaciones casi en un contexto de prácticas artísticas. Es una especie de distanciamiento tanto del mundo del arte como del mundo de la moda, lo que debe ser muy liberador...
Sin sonar demasiado grandioso, no creo que haya demasiada diferencia en la forma en que percibo el arte o la moda. Anthony siempre sostendrá que lo que produce para Cabinet Gallery no es arte, pero esa zona gris es realmente fascinante. Hace que la gente no esté muy segura de lo que está viendo. Funciona en ambos sentidos, en ambos contextos. Ha sido interesante tener un pie en ambos mundos.

¿La reacción que han tenido los seguidores del arte y de la moda ha sido distinta?
Realmente ha sido la misma, algo de desconcierto y algo de interés. Creo que la gente aprecia esa ambigüedad, que se le pida que piense un poco más y que profundice un poco más. Personalmente, a mí me gusta tener que esforzarme por descifrar algo, me parece que hacer ese esfuerzo es muy gratificante. Me gusta que haya un cierto grado de ambigüedad.

Hablemos de Lily y lo que ella representa para la marca…
Ella es absolutamente interesante, está estudiando mímica pero también tiene esta magnifica herencia por parte de su madre que fue una supermodelo. Lily simplemente le aporta una gran cantidad de energía a lo que hacemos. Nosotros le dimos todos esos arquetipos para el show, y ella los llevo a cabo con un aplomo increíble. Es muy generosa con la cantidad de energía que nos aporta. Además desempeña su rol con una actitud que funciona de maravilla. Tiene mucha gracia, y un gran control de sí misma.

Y entonces, ¿qué tienen planeado para su show en Berlín?
Va estar al máximo, será una pasarela en el ambiente de un salón, lo que evocará el espíritu de marcas mucho más tradicionales. Haremos el desfile en un espacio con aire de salón de baile antiguo que se encuentra arriba de una galería, el espacio tiene el espíritu de una casa de moda parisina. No dejaremos nada en el tintero, presentaremos el show completo, 30 looks. Sin embargo, estará fuera del contexto de la Semana de la Moda, lo que, una vez más, le dará un toque un poco ambiguo.

Más de i-D: Los diseñadores que le dan forma a la moda en México en 2016.

Y también está el perfume.
Vamos a ir lo más lejos posible en cuanto al aspecto comercial. Tyrone Lebon hizo la fotografía de la campaña del perfume. La cual se centra en el perfume que Anthony hizo llamado Iron Lady, que es mitad YSL Rive Gauche y mitad Chanel No 5, mezclados en una botella. La margen izquierda (bohemia) y la margen derecha (lujosa) del Sena, y obviamente el espíritu de Margaret Thatcher.

Hemos fotografiado a la actriz pornográfica Stoya como el rostro de nuestra campaña, estamos interesados en esa implicación sexualizada que tienen las imágenes para los perfumes, en cómo siempre te guían a la felicidad sin llevarte nunca. Lo hemos llevado más lejos y lo volvimos completamente explícito.

Estudiaste arte antes de pasar a la moda. ¿Estás disfrutando estar al otro lado de la barrera creativa, creando cosas tangibles, en lugar de trabajar como estilista, etc.?
De cualquier modo, es la forma en que siempre he hecho moda. No dejé la escuela de arte pensando que sería un artista. Sabía que quería trabajar en la moda, pero las conversaciones que tuve en la escuela de arte, y la forma en que me enseñaron a hablar de las cosas siempre influyeron cómo pensaba con respecto a la moda. Así es simplemente como yo abordo el trabajo; no se trata de mí diciendo esto es arte o moda. Por mi parte, todo este proyecto definitivamente es un placer real, pero no diría que es diferente de cualquier otro trabajo de moda que realizo.

¿Cuál es la ambición final para la marca?
Para ser honesto, estamos trabajando con un cierto grado de economía en este momento. Es la razón por la que la ropa se ve como se ve al momento, o por la que utilizamos las telas que utilizamos. Pero estamos dando un paso a la vez. Es grandioso para nosotros hacer este show de 30 looks. Una cosa que podemos hacer es hacer algo que sea muy consumible, porque en este momento todo está sólo disponible de una manera muy de Alta Costura, a través de la galería. También nos interesan los productos y las oportunidades que ese enfoque ofrece.

Creo que probablemente no mostraremos una colección la próxima temporada en Londres, pero seguramente haremos algo más orientado al producto. Nuestra aspiración es que siga siendo interesante. Lo placentero es ver que dirección toma, ver quién responde al proyecto, ya se trate de Lily o David Sims o Wolfgang, ya sabes. 

Credits


Texto Felix Petty
Fotografía Tim Walker
Peinado Malcolm Edwards en Art Partner. Maquillaje Lauren Parsons en Art Partner. Modelo Lily McMenamy @ Next. Max y Anthony visten su propia ropa. Lily viste Symonds Pearmain.