Publicidad

recordamos el trabajo más esencial del director pedro almodóvar

​Ahora que el Festival de Cine de Londres celebra su trabajo con una extensa temporada, y su nueva película 'Julieta' marca el regreso a su famoso estilo enfocado en la mujer, hacemos un recuento de las cinco películas más cautivadoras del visionario...

por Nick Levine
|
25 Agosto 2016, 9:05pm

Mujeres al Borde de un Ataque de Nervios (1988)

La sexta película de Almodóvar fue la primera en ganar la atención internacional, así como el éxito en su natal España. Mujeres al borde de un ataque de nervios es una comedia tan buena que desde entonces la han convertido en un musical de Broadway y de West End, pero la comedia negra de Almodóvar también conlleva una considerable carga feminista. Cuando la actriz de televisión Pepa (Carmen Maura) es abandonada por su amante casado, Iván (Fernando Guillén), se embarca en una búsqueda frenética por seguirle la pista, lo que inadvertidamente la pone en contacto con la esposa de Iván, Lucía (Julieta Serrano); el hijo, Carlos (Antonio Banderas) y la pretenciosa prometida del hijo, Marisa (la icónica chica Almodóvar, Rossy de Palma). Con la evolución de la trama que incluye una amenaza terrorista inminente, un terapeuta artero y, lo más memorable de todo, un gazpacho mezclado con pastillas para dormir, Mujeres al borde de un ataque de nervios es, obviamente, muy femenina; también es sumamente elegante y definida por los explosivos elementos visuales brillantes de Almodóvar. Pero, al mismo tiempo, esta película logra dar un sutil mensaje empoderador a medida que avanza hacia su reveladora escena final; concretamente: incluso las mujeres que parecen frágiles pueden mostrar una tremenda resistencia.

Más de i-D: Rossy de Palma nos habla del Madrid de los ochenta, de Almodóvar y el aceptar su aspecto físico

Todo Sobre mi Madre (1999)

Probablemente, la película más conocida y aclamada de Almodóvar, Todo sobre mi madre es un melodrama conmovedor, que se adentra en temas modernos como el SIDA y la transexualidad, al tiempo que hace varios guiños afectuosos a la edad de oro de Hollywood: el título es una reinvención del de la clásica película de Bette Davis, All About Eve. La narración sigue a una mujer llamada Manuela (Cecilia Roth), quien se reencuentra con su antiguo amante Lola (Toni Cantó), una trabajadora sexual trans, después de que su hijo adolescente muere trágicamente en un accidente automovilístico. Como siempre, el aspecto y la amistad femeninos son los temas centrales, ya que Manuela forja vínculos estrechos con otra trabajadora sexual trans llamada Agrado (Antonia San Juan) y con Rosa, una monja de buen corazón (Penélope Cruz) que secretamente está embarazada de Lola. Sobre el papel, algunos de los giros en la trama de Almodóvar podrían parecer de mal gusto, pero traza a estos personajes con tanta calidez y matiz que Todo sobre mi madre nunca degenera en una especie de telenovela poco convencional. En una escena especialmente memorable, Agrado explica conmovedoramente por qué está dispuesta a pagar tanto por su cirugía estética: "Una es más auténtica cuanto más se parece a lo que ha soñado de sí misma". Amén a eso.

Más de i-D: Davidelfin, Céline y Dior en el tráiler de 'Julieta', el nuevo filme de Pedro Almodóvar

Hable con Ella (2002)

La producción de Almodóvar posterior a Todo sobre mi madre es una oferta más sombría y melancólica, acerca de una amistad inusual que surge entre dos hombres que se conocen mientras cuidan a dos mujeres en coma. Benigno (Javier Cámara) es el enfermero asignado para cuidar de Alicia (Leonor Watling), una hermosa bailarina a la que previamente había idolatrado a la distancia; mientras Marco (Darío Grandinetti) es un periodista que cuida a su novia Lydia (Rosario Flores), quien salió herida en una corrida de toros. Mientras las historias detrás de la relación que cada hombre tiene con su paciente son contadas en flashback, Almodóvar nos invita a comparar (y tal vez a juzgar) la obsesión unilateral que Benigno tiene con Alicia y el amor correspondido de Marco y Lidia. Almodóvar es aclamado con justa razón como un gran creador de personajes femeninos, pero Hable con ella demuestra que también puede explorar la psique masculina con sensibilidad y perspicacia. Incluso en la escena más provocativa de la película, sin duda la más impactante que Almodóvar haya filmado, muestra compasión por Benigno mientras comete un terrible acto de violencia contra Alicia. Algunas escenas de baile vibrantes inspiradas en la icónica artista alemana Pina Bausch (que aparece al principio y final de la película) le añaden potencia a la trama.

La Mala Educación (2004)

La fase imperial de Almodóvar continuó con este drama oscuro e inquietante, que definitivamente no debe confundirse con la comedia de situación de Jack Whitehall del mismo nombre. Aquí, el director utiliza la estructura "una película dentro de una película" para contarnos la historia del talentoso joven director de cine Enrique (Fele Martínez) y el aspirante a actor Ángel (Gael García Bernal), quienes alguna vez fueron amigos de la infancia y su mutuo primer amor. Cuando Ángel le trae a Enrique un relato corto basado en su propia historia compartida y lo convence de convertirlo en una película, nos adentramos en una segunda narración sobre dos chicos que se enamoran en una escuela católica en los años sesenta, antes de que uno de ellos sea acosado por un sacerdote autoritario llamado Padre Manolo (Daniel Giménez Cacho). La mala educación es otro esfuerzo deslumbrante de Almodóvar, quien utiliza este compleja y meta narrativa doble para explorar temas tan diversos como la identidad de género, la llegada a la edad adulta y las consecuencias devastadoras de la pérdida de la fe. "Pienso que acabo de perder la fe en este momento. Y al no tener fe, ya no creo en dios ni en el infierno. Si no creo en el infierno ya no tengo miedo", dice con fuerza el personaje de Bernal en una de las escenas más inquietantes de la película. "Y sin miedo soy capaz de cualquier cosa".

Más de i-D: Summer of Love: Barcelona

Volver (2006)

Más que cualquier otra película de Almodóvar, Volver demuestra su genialidad como director de mujeres. Cuando se proyectó en el Festival de Cannes, sus seis protagonistas femeninas fueron premiadas colectivamente con la Palma de Oro a la mejor actriz. Una embriagadora mezcla de comedia, historia de fantasmas y melodrama, Volver refleja la propia crianza de Almodóvar, al presentar a una familia de mujeres fuertes, afligidas y compasivas que provienen de la región agreste de la Mancha. Parece apropiado que Volver reúna a Almodóvar con la estrella de Mujeres al borde de un ataque de nervios, Carmen Maura, después de una ausencia de dieciocho años, porque, aunque más suave y sólida que aquella película, esta también se siente como una celebración de la fortaleza femenina. Sin importar el obstáculo que la vida le ponga a estos personajes -ya sea muerte, enfermedad, abuso sexual, soledad o traición-, ellas se levantan, se reagrupan y siguen avanzando. Quizás en parte debido a que Volver está lograda tan magistralmente, Almodóvar no haría otra película centrada en personajes femeninos hasta la llegada de la magnífica Julieta.

Más de i-D: La importancia del cine LGBT

Credits


Texto Nick Levine