Amandla wears poncho stylist's own. T-shirt and jeans Courrèges. Nose ring model's own (worn throughout).

con las redes sociales como su plataforma y las palabras como su espada, amandla stenberg está luchando por la igualdad

“Me he dado cuenta que ese componente africano de mi identidad es extremadamente importante para mí. Ha cambiado por completo quién soy como ser humano.”

por Lynette Nylander
|
01 Marzo 2016, 1:35am

Amandla wears poncho stylist's own. T-shirt and jeans Courrèges. Nose ring model's own (worn throughout).

Chamarra Alpha Industries. Body Balmain. Overoles Wunderkind. Leggings Isabel Marant. Zapatos Marc Jacobs.

Hoodie Moschino. Vestido Loewe. Suéter usado en la cintura Adidas. 

Camisa Margaret Howell. Camiseta del estilista. Suéter Thrasher. Pants Adidas. Leggings Isabel Marant. Anillo repossi. Zapatos del modelo.

Chamarra Alpha Industries. Vestido Chanel. Pants Adidas. Leggings Isabel Marant. Collar y zapatos del modelo.

¿Si googleas Amandla Stenberg, qué aparece? Su ya famoso video Don't Cash Crop My Cornrows (No comercialices mis trenzas africanas) que hizo para su clase de historia, donde discute las líneas borrosas entre la apropiación cultural y la apreciación cultural. Sus cuentas de Instagram y Twitter han alcanzado los casi 600,000 y 300,000 seguidores respectivamente, y se han publicado abundantes artículos, entrevistas y artículos de opinión describiendo correctamente a la artista adolescente como 'influyente', 'innovadora' y 'radical'. "A veces esos términos son abrumadores," le dice Amanda a i-D por teléfono desde LA. "Siento que aún queda mucho por demostrar y expectativas que cumplir. Tengo una reputación que mantener y a veces eso me causa mucha presión."  

Al hablar con Amandla se te perdonaría el confundirla con alguien del doble de su edad. Es mucho más sabia, firme y segura de sí misma que lo esperado de alguien de 17 años. Tiene esa devota fe en sí misma y seguridad inquebrantable que viene con la edad, sin perder la esperanza y la inocencia que se atribuyen a su edad.

Amandla nació en Leimert Park, una colonia residencial al sur de Los Ángeles, y es hija de un padre danés y una madre afroamericana. Creció idolatrando a artistas pop como Destiny's Child, Ciara, Gwen Stefani y Alicia Keys. "También tuve mi etapa Green Day … desafortunadamente", dice ella. "Estaba descubriendo mi identidad como una chava de color, luego comencé a ir a la escuela en el lado oeste de la ciudad, que era predominantemente caucásico, así que siempre hubo esa interesante problemática para entender las diferentes partes de mi identidad que existían en lugares distintos. En la escuela todos los chavos eran blancos y en mi colonia todos mis amigos eran negros; es una dualidad con la que muchos niños de raza mixta tienen que lidiar." En sus años de formación, Amandla se enfrentó con el problema de cómo auto-definirse, sus emociones confundidas por los que la rodeaban, ansiosos por etiquetarla con estereotipos inadecuados. "Hubieron muchas en los que me sentía demasiado negra para algunos lugares y demasiado blanca para otros," nos explica. "Tampoco es que exista tal cosa como ser demasiado negro o demasiado blanco, pero es una sensación que tuve al crecer."  

Amandla recuerda la primera ocasión en que se dio cuenta que era negra y, a su vez, diferente a sus amigos del Westside. "Estaba jugando a las escondidas cuando escuché a un niño gritar, '¿dónde esta la niña negrita?' y yo pensé, '¡Oh… esa soy yo!' Fue la primera vez que reconocí el concepto de raza aplicado a mi vida." La primera amarga probada de racismo que tuvo Amandla fue pública. Apareció en catálogos y comerciales desde pequeña, y en un pequeño papel como la joven Cataleya en Colombiana de 2011 antes de su lanzamiento al estrellato, a los 12 años, cuando le dieron el papel de Rue en la primera película de The Hunger Games, la adaptación fílmica de la trilogía de fantasía escrita por Suzanne Collins. "Recuerdo haber estado muy emocionada al leer el libro y darme cuenta que Rue era negra", dice Amandla. "Estaba muy entusiasmada por eso porque es tan difícil encontrar algún papel o personaje para niñas negritas con las que realmente se pueden identificar. Luego leí cosas en Internet acerca de como mi muerte [en la película] ya no sería triste y eso me pareció impactante. No fue tan doloroso como fue confuso. No podía realmente comprenderlo."

Después, Amandla trató de resolver la manera en la cual se debería presentar. "Pasé por un momento en el cual rechazé totalmente mi lado afroamericano", nos confesó. Me alacié el pelo e intenté ser un poco más digerible, pero recientemente me he dado cuenta que ese componente africano de mi identidad es extremadamente importante. Ha cambiado por completo quién soy como ser humano. Siento que ahora mi identidad ha dado un viaje completo."

El inquebrantable apoyo que Amandla proporciona a las minorías la ha catapultado hacia el primer plano. Su ya mencionado video Don't Cash Crop My Cornrows, en el cual analiza todo, desde la historia del pelo africano y su afirmación de la identidad negra, hasta la adopción de la cultura hip hop por un público mainstream y lo que eso significa, ha acumulado casi 1.9 millones de vistas en YouTube. Hoy en día utiliza sus redes sociales constantemente para promocionar su propia marca de activismo en línea, comentando en asuntos sociales tales como sexualidad, roles de género y prejuicios culturales, desde la narrativa de chica afroamericana enojada a la brutalidad policíaca. Ha sido nombrada una de las adolescentes más influyentes en el mundo por la revistaTIME, una de las feministas del año por la Fundación Ms. para Mujeres (Ms. Foundation for Women) y, junto con sus famosas amigas (Tavi Gevinson, Willow Smith y Kiernan Shipka) y también aquellas que no conocemos (revisa su Instagram, aparecen ahí frecuentemente) está encabezando el grupo de mujeres jóvenes talentosas que se hacen cargo de problemas sociales cercanos a su corazón y alzando la voz. Aún en medio de la presión de su creciente perfil y la negatividad de los trolls de Internet, los amigos de Amandla son su sistema de apoyo. "Mis amigos han sido tan esenciales en mi proceso de descubrimiento y crecimiento y soy muy afortunada por tenerlos", dijo. "Son personas excepcionales que están tan a gusto con su propia identidad que me pueden ayudar a encontrar la mía. Me encantaría trabajar con varios de mis amigos. Zendaya, Yara Shahidi de Black-ish, y también Willow. Me parecería increíble que estuviéramos todas en la misma película y formar un escuadrón de #blackgirlmagic (#mágiadechicanegra). ¡Estaría increíble!"

A la par de encabezar un movimiento, Amandla está avanzando con su carrera de actuación. Aparece junto con Owen Campbell y Charlie Heaton en As You Are, una película indie sobre madurar dirigida por Miles Joris-Peyrafitte la cual se estrenó en el festival Sundance de este año. La película trata de tres adolescentes durante los noventa que -en palabras de Amandla- "se encuentran, exploran su sexualidad y se enamoran." También tiene su propio cómic titulado Niobe, que surgió de su pasión por la fantasía y la ciencia ficción. "¡Soy muy fan del estudio Ghibli!" nos dijo. "Mi cover de celular es de Spirited Away. Quería crear algo similar, que caputurara esa esencia, pero que tuviera un protagonista que fuera mujer y negra porque siento que esos personajes no existen en la fantasía de la manera en que quisiera. Así que decidí comenzar algo yo." Cuando le preguntamos acerca de los cambios que quisiera ver en el mundo, ella dice: "Quisiera ver a la gente de color y queer representada en los medios, gente que no ha tenido la posibilidad de dominar los medios como deberían. Solo fíjate en las recientes nominaciones al Oscar," continúa: "¡Quiero que las siguientes generaciones sepan todo esto! Nos tenemos que enfocar en la concepción de que los demás no definen quién eres como ser humano -tus decisiones y lo que contribuyes al mundo es lo que importa." 

Amandla le da voz a los que no la tienen, las minorías privadas de sus derechos -y utiliza su plataforma para hablar por ellos. "Si el que yo tenga esta plataforma y que yo esté pasando por este proceso de auto-descubrimiento ayuda a otros que luchan por reivindicarse, entonces eso es increíble", dice, "y por supuesto quiero continuar haciéndolo. Sin embargo, siento que ha sucedido por accidente, nunca hubiera esperado que la gente reaccionara a yo sólo siendo yo misma con tanto interés, tanta compasión, y a veces tanto odio."

A pesar de los prejuicios injustos que ha confrontado y un 2015 volátil para las comunidades afroamericanas, transgénero, queer y discapacitados que ella aprecia tanto, Amandla sigue siendo optimista. "¿Qué es lo mejor de ser joven? Las posibilidades interminables. No tengo ni idea qué vaya a suceder el resto de mi vida y eso me parece emocionante. Aún soy muy joven y tengo mucho que aprender, y también voy a cometer errores, y eso está bien. Voy a continuar siendo quien soy porque es lo único que puedo hacer." 

¡Ve el Fashion Issue de i-D!

Credits


Texto Lynette Nylander
Fotografía Oliver Hadlee Pearch 
Estilismo Emilie Kareh 
Pelo y maquillaje John McKay de Frank Reps usando Shu Uemura
Asistente de Fotografía Gregory Brouillette
Asistente de Estilismo Fiona Godivier