ponchos de gif y vestidos de led: la nueva ola neoyorkina de tecnología utilizable

Una nueva ola de marcas fluidas en tecnología celebran la ropa que funciona como una extensión del cuerpo.

por Hannah Ongley
|
25 Febrero 2016, 6:00pm

Jason Lloyd-Evans

En la primera noche de New York Fashion Week la semana pasada, la incubadora de moda por Internet VFILES debutó una colaboración con la empresa de moda tecnológica Studio XO. Tal vez no sean los nombres más reconocibles, pero incluso aquellos que no están familiarizados con los fundadores de XO, Nancy Tilbury y Benjamin Males, probablemente hayan visto su trabajo. Son los cerebros detrás de Volantis, el vestido volador de Lady Gaga, así como del bra de sirena repleto de cristales de Swarovski y LEDs que usó Azealia Banks durante su Fantasea Tour en 2012.

"VFILES puso en marcha una iniciativa de tecnología utilizable, porque a medida que buscamos maneras de alterar la moda, tuvo sentido extender el proceso a lo utilizable", nos contó la fundadora de VFiles Julie Ann Quay sobre la decisión de asociarse con XO.

Si bien la conversación de tecnología utilizable se ha sentido más como un incómodo silencio durante las últimas temporadas, VFiles XO es lo último de una nueva ola de marcas neoyorquinas para jóvenes dirigiéndose en una dirección totalmente nueva: alejada de los Fitbits o Apple Watches y hacia la ropa que funciona como una extensión del cuerpo y su infinidad de emociones. Durante una semana llena de charlas ansiosas sobre la semana de la moda en la era de Instagram e impregnada con teatro que a menudo eclipsa la ropa, hay algunos invirtiendo esa tendencia.

Más de i-D: VFILES impulsa el populismo punk al máximo para primavera/verano 2016

Quizás la cosa más loca sobre VFiles XO, esencialmente una tela de fibra óptica que puede ser controlada a través del teléfono del usuario, en realidad no sirve a ningún propósito utilitario. No es que Quay tenga algún problema con los fitness trackers: ella, después de todo, brilla como instructora de SoulCycle. Pero esas camisetas de gran tamaño y puffer jackets están preocupadas simplemente por facilitar la expresión individual en lugar de contar las calorías o cargar tu iPhone. "La forma que vestimos, los colores que usamos, lo que decimos, cómo bailamos, la música que nos gusta: todos son medios de expresión y todos están ya conectados a la tecnología digital", dice Quay. "Lo tech es solo la última parte de ser capaces de usar esa conexión. Las nuevas formas de auto-expresión son nuevas formas de compartir la emoción y la conectividad. Esto es emocionante".

VFiles XO no fue la única exposición con fluidez digital esa noche. También llenando el silencio en la misma pasarela estaba Neurocouture, profiriendo una serie de ponchos de GIF psicodélicos inspirados por "usar el Internet". Piensa en Donald Trump y memes de Pikachu emitidos a un público de conocedores de la tecnología. "Una gran cantidad de influencia provino de simplemente ver GIFs y animación. Quería incorporar ese movimiento, especialmente visual y estéticamente", nos explicó la fundadora Nayana Malhotra antes del show. "Estuve también muy inspirada por la idea de usar el Internet y ser capaz de enlazar eso con tus pensamientos, porque lo que usas es un significante aparente de tu estado mental; por lo tanto, unir las dos cosas parecía muy lógico".

No hubo candidatos republicanos ni Pokémon en los Milk Studios el siguiente viernes, cuando la arquitecta-convertida-en diseñadora de moda de Chromat, Becca McCharen, presentó su más reciente colección de "experimentos estructurales para el cuerpo humano". McCharen se inspiró en el museo al norte de NY, Dia:Beacon, y en particular en la teoría del color y las exploraciones de luz de los artistas conceptuales Robert Irwin y Dan Flavin. "Definitivamente creo que el Internet (y el acceso a la información) me ha permitido participar en la moda y la tecnología. Al crecer en Virginia, nunca conocí a un diseñador de moda. No sabía que era una carrera viable", dice McCharen. "Pero sumergirme en la web (específicamente en los blogs de moda y tecnología) me ha dado las herramientas para buscar algo que de otro modo habría sido desconocido para mí".

Más de i-D: Chromat otoño/invierno 2016

El enfoque de McCharen está en la tecnología como una herramienta en lugar de una meta final. "La conexión emocional, la expresión, la protección: todos estos son objetivos para las prendas de Chromat", dice. La temporada pasada, Chromat mostró un vestido que se expandía a una forma imponente cuando el usuario experimentaba adrenalina. Utilizó sensores elásticos, nitinol, impresión 3D, y chips "Curie" de Intel del tamaño de un botón para lograr la respuesta física y emocional. Esta temporada, el ejercito de chicas body-positive de McCharen iluminaron la pasarela con cage dresses tipo medusa de LED y shifts aerodinámicos adornados con LED. Los sensores elásticos de StretchSense se convirtieron en guantes que permitieron que cada modelo controlara su vestido apretando sus manos.

Como industria, la moda depende y se aterra del cambio al mismo tiempo. Tomemos, por ejemplo, la preocupación y la opinión contradictoria sobre el calendario de la moda y el modelo see-now-buy-now. Si la clave para la supervivencia en este momento es darle a los consumidores más que un vestido, incluso si es completamente personalizable y cubierto de LEDs cool, las marcas más innovadoras le permiten a los clientes acceder a un mundo feliz. VFiles, después de todo, es una plataforma de redes sociales en primer lugar y una marca en segundo. Los club kids de Mercer Street y otros aspirantes a la industria de la moda son la nueva clase creativa. Chromat es un mundo donde los colectivos de DJs femeninas triunfan en los decks (están estrechamente vinculadas a Discwoman y The Factory Girls) mientras que todos (y cada cuerpo) pueden tener pleno acceso a y personalizar su high fashion.

Más de i-DEscucha a HD parte del colectivo de Discwoman

Eso no quiere decir que no haya problemas de circulación libre a través de un mundo así. "Los materiales impresos en 3D no son suaves y duraderos. Las baterías no son pequeñas y flexibles", se lamenta McCharen. Quay dice que empacar, cargar, lavar y cuidar las prendas fueron obstáculos a la hora de aventurarse en la tecnología utilizable. Pero nada es imposible. "¡Me encantaría ser capaz de teletransportarme a través de mi ropa!"

Credits


Texto Hannah Ongley
Fotografía Jason Lloyd-Evans

Tagged:
Tech
Chromat
Internet
NY
Studio XO
Tecnologia
Discwoman
VFILES
Becca McCharen
reseñas de moda