recordando 'trash and vaudeville', la casa neoyorquina del punk

Mientras que el legendario destino para creepers, Docs, y y collares de perro se prepara para mudarse, hablamos con el dueño, Ray Goodman, sobre la famosa clientela (desde Iggy Pop hasta Patti Smith) y por qué el punk no ha muerto.

por Naomi Melati Bishop
|
16 Marzo 2016, 7:54pm

Los días en que St. Mark's fue el patio de juegos del punk han terminado. Trash and Vaudeville —la emblemática tienda de ropa del barrio para los punk y los presumidos con peinados de picos— se va de Mark's Place en la 4 St, después de haber estado ahí por 41 años (probablemente para hacer espacio para otro café o establecimiento de Little Tokyo). 

Trash and Vaudeville, el último vestigio restante de la escena electric punk del East Village, fue la primera tienda en Estados Unidos en vender i-D cuando comenzó como un fanzine, dedicada a los anti-héroes, los trailblazers, y a la subcultura punk. En 1975, cuando el punk estalló en Nueva York, Trash and Vaudeville era el único lugar que vendía cosas verdaderamente rock'n'roll. Generaciones de rockeros legendarios han explorado los estantes para llevarse piezas básicas como Dr. Martens, chamarras de motociclista, pantalones con cadenas, y skinny jeans negros. Durante su apogeo fácilmente te podías encontrar a Iggy Pop, Blondie, Slash, o alguno de los integrantes de The Ramones saliendo de uno de los probadores repletos de ephemera. 

St. Mark's nunca volverá a ser igual, sin las conocidas luces neón, y sin Jimmy Webb, el gerente de la tienda, parado afuera como un monumento, con toda la gloria de su cuero lleno de estoperoles y cabello desteñido. Pero que no cunda el pánico: Trash and Vaudeville reabrirá sus puertas más tarde este mes a dos cuadras, en 96 East 7th Street, en una cuadra que presume variedad de tiendas locales con una vida que recuerda a los días tempranos de St. Mark's.

Hablamos con el dueño de la tienda, Ray Goodman, acerca del pasado, presente y futuro de Trash and Vaudeville y si el punk está muerto o no.

¿Cómo explicarías la relación de Trash and Vaudeville con el punk?
Trash and Vaudeville adopta toda la escena punk por la pura admiración a la música. Quiero creer que Trash iba de la mano con la escena punk. Yo fui el primero en traer la i-D original a Estados Unidos y el primero en vender Dr. Martens también —ambos influyeron enormemente a la escena punk en Nueva York y en todos lados. Trash ha apoyado al punk y continuará haciéndolo siempre. No solo a la gente que se identifique como punk o parezca un punk típico, pero a todos aquellos que tengan la actitud y se quieran expresar de manera distinta —ya sea a través de la música, la ropa, el peinado, o la ideología. Continuaremos con eso en la nueva ubicación en 7th Street.       

El punk tenía mucho que ver con una mentalidad, ¿cómo entra la ropa al juego?
La música punk fue una revolución dentro del rock'n'roll, una declaración en contra del mainstream. Los sonidos eran primitivos, al grano, simplistas, y elementales —que es lo que lo hacia tan bueno. La ropa reflejaba ese minimalismo. Era un look original, una declaración de moda anti-moda. No importaba si una camisa estaba muy rota o si la mantenían en su lugar con seguros. El punk promocionaba la creatividad; podías arreglar tu propia chamarra o pantalones al añadirle algunos pequeños adornos o escribiéndole una frase con pintura o marcador expresando tu punto de vista político, sobre la vida, o sobre el mundo.

¿Cuál es mejor articulo de ropa en T&V?
Nuestra chamarra negra de mezclilla de Trash and Vaudeville. Fue la primera prenda que hicimos, y la seguimos haciendo con el mismo estilo hoy. Una favorita para The Ramones, Mick Jones, y Bruce Springsteen.

¿Quiénes son tus iconos estilísticos?
Vivienne Westwood es una de las verdaderas genio del diseño punk, una de las pocas que realmente creó e interpretó algo nuevo. Otros iconos incluyen a Jimi Hendrix, Cream, y a Jefferson Airplane en los sesenta. También todas las bandas glitter como Slade con sus zapatos de plataforma. David Bowie definitivamente. Bowie fue un genio de la moda. Me gusta la gente que construye cosas a su manera. The Sex Pistols, The Clash, la simplicidad de The Ramones. La escena Motown con sus trajes combinados, muy limpios y pulcros. Curtis Mayfield con Superfly; todos esos chicos de las drogas y chulos tenían vestuarios increíbles. Me encanta su look. Velvet Underground, The Rolling Stones (Mick Jagger con blusas y Capezios blancos). The Mods.

El movimiento Punk se llevó a cabo tanto en Nueva York como en Londres. ¿Puedes explicarme la diferencia?
La actitud en las dos ciudades era punk, pero se rebelaron y levantaron en contra de fenómenos culturales distintos. En términos de estilo las bandas británicas de punk estaban haciendo una declaración de moda más grande con pantalones con cierres y cadenas, y suéter de angora con tejidos sueltos con rasgaduras y seguros. Las bandas punk de Nueva York —The Ramones, The Dead Boys, Blondie, Iggy Pop, Lou Reed — usaban Levi's rotos, camisetas, y chamarras de motociclista estilo Marlon Brando. Si ibas a ver a the Clash en Nueva York alguien traería puesto una playera de The Clash y unos jeans, pero si ibas a verlos en Londres los fans se vestirían más militar, para reinterpretar el look de la banda.  

¿Cuáles fueron los mejores conciertos de punk a los que fuiste?
The Clash en 1981 en el Bond International Casino en Broadway. The Clash, Mick Jones, Joe Strummer, y su manager Cosmo Vinyl fueron clientes frecuentes míos. Mick Jones me hizo el mejor halago cuando me dijo que teníamos los mejores jeans negros del mundo. Pusieron maniquíes en su concierto y me pidieron que los vistiera. Así que, a su altura, me tocó ver el concierto que yo quisiera. Patti Smith fue otra figura clave. Estaba rompiendo barreras y cantando canciones que nos hacían pensar en rebelarnos. Su concierto en The Bottom Line a finales de los setenta fue increíble. Los maravillosos shows en CBGB. CB fue el sitio principal para el punk, equivalente a una camiseta que sigue en su lugar gracias a los seguros, quién sabe qué mantenía todo en su lugar, Dios o la saliva, o lo que fuera, pero era genial.  

¿Qué crees que pase con la cuadra después de su mudanza? ¿Cómo crees que te sentirás al pasar por la antigua entrada del local?
No voy a dejar St. Mark's por completo porque vivo en la cuadra, así que pasaré por ahí muy seguido. La primera vez que vine a St. Mark's fue en 1967, cuando tenía 13 años, y nunca más me fui. Recuerdo haberme dicho "No entiendo exactamente qué está sucediendo aquí. Pero lo que sea que es, se siente bien y quiero averiguar cómo me puedo involucrar con ésta escena". Hay una cierta energía que aún pasa por St. Mark's. La puedo sentir. Pero justo como la música y la moda, cambia. Me dará mucha nostalgia caminar por aquí y revivir todos esos recuerdos increíbles que tengo de ahí. Hemos tenido a los punks y los hijos de esos punks y los hijos de sus hijos viniendo aquí durante 41 años, así que es algo emotivo para todos que ya no vayamos a estar en ese lugar. Sin Trash, ya no existe ningún vestigio físico del periodo punk de St. Mark's. 

El movimiento punk original terminó, pero ¿qué encarnaciones de él puedes ver en la cultura joven hoy? ¿Ha muerto el punk?
Las modas van y vienen, pero desde una perspectiva de actitud, creo que el punk aún existe. El punk fue otra manera de decir, "No somos el estatus quo". Aún se están formando nuevas bandas punk, con un mensaje actual que intentan propagar. No es punk de los setenta, pero todo se resume en la expresión de la misma contracultura. Ya sea que la llamemos punk o alguna otra cosa, mientras haya gente que no esté feliz con lo que está sucediendo en éste mundo o en sus vidas personales, alguna forma del movimiento punk siempre seguirá existiendo.

Más de i-D:

Punk, rock y hardcore mexicano: 6 bandas que deberías estar escuchando

Si el punk nunca muere, entonces, ¿cómo envejece?

Credits


Texto por Naomi Melati Bishop
Fotografía Eric Chakeen

Tagged:
Punk
Cultură
moda punk
trash and vaudeville
entrevistas de moda