Publicidad

el diario de berlín de gosha rubchinskiy

Hablamos con el prodigio ruso de la fotografía y la moda antes de la apertura de su nueva exposición en Berlín en 032c, y nos compartió una nueva serie de retratos conforme nos sentamos para una discusión amplia de la moda y los jóvenes de hoy, y por...

por Tim Neugebauer
|
27 Noviembre 2015, 7:05pm

A Gosha Rubchinskiy le gusta trabajar con referencias claras; la Rusia del siglo XXI, el exotismo del oriente, la nostalgia en la Guerra Fría y grupos subculturales de jóvenes, ya sean hooligans, skaters o chicos techno.

Desde su primera colección, Evil Empire, en 2008, hasta ser el protegido de Rei Kawakubo, hasta su reciente homenaje al constructivismo ruso en la temporada primavera/verano 2016; en solo siete años el nombre de Gosha en cirílico se ha convertido en un símbolo imborrable de lo cool.

Nos invita a entrar en su mundo a través de la honestidad de sus fotografías. Un mundo que de otro modo raramente experimentaríamos sin filtros y ofrece una visión auténtica de lo que significa ser joven en la Rusia de hoy. El tema de un gran artículo en el número de esta temporada de 032c, la revista invitó a Gosha a hacerse cargo de su galería en el Kreuzberg de Berlín. Durante su estancia en Berlín, mantuvo un diario de fotos para nosotros, fotografiando a los jóvenes de la ciudad con su inimitable estilo.

Nos encontramos con el diseñador para hablar de sus inspiraciones y aspiraciones, el porqué no vamos a irnos de Moscú, y la relación entre Chanel y Supreme.

En 2009 mostraste tu tercera colección en Londres, la primera fuera de Moscú. Eso fue bastante inusual en ese entonces. ¿Recuerdas las reacciones?
Para empezar, la colección era muy pequeña. Nos invitaron apenas una semana antes de tener que mostrarla, así que tuvimos tiempo limitado para idear algo. Por eso decidí ir con lo básico: suéteres, pantalones deportivos, y así sucesivamente. Además produjimos un video sobre un chico y publicamos un zine. Por lo general no recuerdo reacciones, la gente la amó o la odio, no me importa. Por supuesto que la gente me reconoce, pero simplemente quise mostrar mi película y mi visión. Siempre obtienes la atención; ya sean reacciones positivas o negativas.

Recuerdo que tu ropa me sorprendió.
¿En serio? ¿Por qué?

La mayoría de las otras colecciones eran extravagantes y de cierta forma escandalosas. Ése no fue el caso con tus diseños. Creaste cierta atmósfera sin esforzarte demasiado.
Muchos diseñadores funcionan así en estos días.

Tu enfoque sigue siendo diferente. ¿Será por eso que eres tan exitoso?
Moscú y los chicos han sido siempre las cosas más importantes para mí. Empezamos el proyecto de moda en 2008, sin pensar en ello. El primer show en Moscú fue diseñado como un performance. Quería transmitir un sentimiento y la colección sirvió como un medio para lograrlo. No tenía intención de seguir más allá con la moda, pero después del show me invitaron a participar en Cycles and Seasons, que era una especie de semana de la moda independiente en Moscú en aquel entonces. Así que necesitaba una nueva colección. Esto fue seguido por la invitación en Londres y por eso hice una tercera colección, y así sucesivamente. De alguna manera este proyecto de la moda ha crecido y crecido.

Te las arreglaste para conseguir que la moda se interesara en Rusia. ¿Cómo hiciste eso?
Esa es una pregunta difícil. Solo hago lo que me gusta. No trato de agradarle a nadie. La gente simplemente quiere escuchar historias interesantes y reales, supongo. Y quieren saber más acerca de Rusia y los chicos allí. La moda está interesada en los jóvenes como nunca antes, en sus pensamientos, sus puntos de vista sobre la moda en sí, sobre la ropa y así sucesivamente. Por supuesto, la energía de la juventud juega un papel importante. Los jóvenes tienen una gran cantidad de energía.

Más i-D: Gosha Rubchinsky habla la verdad sobre la juventud

Hoy más que nunca, los jóvenes son un grupo objetivo para las empresas de moda.
Sí, por supuesto, las grandes marcas coquetean con la cultura skate y streetwear en estos días.

Tablas como accesorios baratos en los desfiles de moda...
¡Sí! Por eso quiero hacer trajes y ropa formal en mi próxima colección.

Es raro que hasta finales de los años noventa la ready-to-wear y la streetwear estaban estrictamente separadas, y ahora una colección sin tenis es simplemente inimaginable.
La moda es sobre historias. Yves Saint Laurent contó la suya, así como Lagerfeld y Jean Paul Gaultier. Estos diseñadores representan un mundo diferente. Hubo un cambio en la década de los años noventa, la moda descubrió la cultura juvenil y las historias de los jóvenes. Personas como Hedi y Raf basan su trabajo en eso. Las marcas de streetwear como Supreme son tan grandes como son solo por ellas. Con el tiempo el mercado ha cambiado. La gente quiere escuchar nuevas historias cada día, y las buscan.

Es necesario darle alma a las cosas. La moda en sí no es nada. El lujo está en el ojo del espectador y tú puedes hacerlo. La historia correcta convierte incluso una botella de cerveza en un artículo de lujo, para que la quieras y mueras por tenerla. Sea lo que sea: el producto en sí no es importante. Un suéter de Supreme puede ser tan deseable como un vestido de Chanel.

Más i-D: Ve el nuevo lookbook otoño-invierno 2015 de Gosha Rubchinsky

La historia del vestido de Chanel es más como un cuento de hadas. Tu historia es real.
Pero el vestido también puede ser un sueño. Para las personas que no se pueden relacionar con mi historia de adolescentes rusos no es una realidad, no una inmediata.

El streetwear está en todas partes. No solo es aceptable que los hombres heterosexuales tengan un sentido del estilo y la moda, sino que también busquen calidad. ¿Podría esto volver a nuestra sociedad más tolerante?
Lo dudo. Veo a muchos chicos en Moscú usando skinny jeans. Hace cinco años, los mismos chicos habrían llamado maricones a otros chicos usando skinny jeans. Es simplemente el marketing. Tan pronto Adidas lanza pantalones de tracksuit ajustados, estos chicos los usan. Cuando Raf y Hedi crearon los skinny jeans hace 15 años, fueron considerados queer y extraños. Pero a nadie le importa cuando se trata de un producto para el mercado de masas.

Hablando de apariencias. Estás en Instagram. ¿Qué te parece?
Instagram es fantástico. Une a las personas. Los noticieros nos enseñan a odiarnos entre nosotros: los chinos, los rusos, todos. Hay gente mala en todas partes. Ves a los chicos de Corea o Rusia en Instagram y te das cuenta de que en realidad son agradables y comparten la misma actitud que tú. Los jóvenes de todo el mundo escuchan la misma música y llevan la misma ropa. Los skaters en París me reconocen y dicen que apoyan a Rusia y a los chicos. No creen la basura que informan en los medios. Instagram muestra cómo somos en realidad. Eso es innovador. Puedes seguir a la gente de todo el mundo y comienzas a ver toda la realidad. Para mí, personalmente, es de gran ayuda durante el proceso de casting.

Más i-D: Gosha Rubchinsky primavera/verano 2016

Por otro lado, Instagram engendra la competencia. Los perfiles representan los sueños, más que la realidad.
Todos quieren ser artistas. Y es fácil llegar a ser uno en Instagram. Claro, algunas personas lo utilizan como medio para producir una imagen, pero no todos. También hay una gran cantidad de realidad sobre el Instagram, depende a quién sigas. Crear algo es un deseo humano. Y a través de Instagram es accesible. Constantemente descubro nuevas personas con talento, dibujos, imágenes y videos. Eso es bueno.

Pero Occidente sigue considerando a Rusia como un extraño misterio.
Eso podría cambiar si Occidente intenta aceptar a Rusia como parte de su mundo. Las personas siempre le tienen un poco de miedo a Rusia. Quizá Occidente debería dejar de preocuparse y empezar a amar. Con gusto les ayudo.

¿Crees que el crecimiento de las redes sociales ha tenido algún impacto en la motivación de los jóvenes? A mí me parece que la competencia sustituye el espíritu rebelde.
Tal vez es porque hemos vivido en un mundo de gente mayor. A nadie le importaba la gente joven. Si a los jóvenes se les toma en serio, ya no hay necesidad de rebelarse. Las personas mayores solían preguntar '¿Qué pasa con los jóvenes?' Queríamos que nos escucharan. Queríamos que nos vieran. Queríamos crear algo. Eso es súper fácil hoy en día.

¿Ese cambio es algo bueno?
Veremos. Mantengo mi visión del mundo positiva. Tal vez cambie dentro de diez años. En lugar de la juventud, nos fascinará lo antiguo o la filosofía o la ciencia o el espacio exterior. Incluso podríamos decidir solo usar trajes, olvidarnos de la moda y empezar a emocionarnos con la tecnología y la astronomía. Las personas mayores pueden ser los jóvenes del mañana.

¿Todavía patinas?
Raramente. Tienes que hacerlo todos los días. Después de tomar un descanso, es difícil retomarlo. De todos modos es difícil en Moscú. Solo tienes tres meses al año para poder patinar afuera. Y durante el invierno no tengo tiempo para ir a un parque. Aunque a veces me doy un tiempo.

¿Qué significa el skate para ti?
Conoces gente nueva, incluso si eres tímido. Une a personas de diferentes culturas: músicos, artistas. Hay tantos tipos diferentes de personas que conforman la comunidad skate en Moscú: fotógrafos, cineastas y músicos. Se unen y crean algo nuevo.

¿Qué tiene el skate específicamente que te inspira?
Me gustan las cosas reales. Cuando empiezo a trabajar en una nueva colección sé que no quiero hacer algo raro o poco natural. La skaterwear tiene que ser cómoda. Los skaters tienen su propio estilo, sus propios trucos, su manera de vestir. Eso hace que esta escena sea tan interesante, es por eso que esta escena me inspira. Su ropa es elegante y cómoda al mismo tiempo. Y es adecuada para el uso diario.

Mencionaste anteriormente que no te importa lo que otros piensan de tu trabajo. ¿Crees que esa actitud proviene de tu tiempo como skater?
Sí. Es decir, no te importa cómo patinan otras personas. Desde el principio aprendes a encontrar tu propio estilo. Finalmente copias una o dos cosas. El skaterwear es similar. Conozco a los chicos de Supreme. Hace cinco años se burlaban de ellos. Las mismas personas que dijeron que su moda era fea la usan hoy, como muchos otros. Tienes que creer en ti mismo y aprendes eso patinando.

¿Ésa es tu motivación? ¿Empoderar a los jóvenes?
No lo sé. En lugar de pensar en ello, me gusta crear cosas y volver realidad mis ideas. Después, ya no es mi trabajo. Las libero. La gente puede ver en ellas lo que quiera o encontrar el significado detrás de ellas. No me importa. Soy bastante simple. Soy feliz si mis pensamientos se vuelven realidad.

¿Y por qué ahora quieres hacer trajes?
De lo contrario sería aburrido. ¿Los jóvenes y el skate otra vez? Quiero diseñar trajes y ropa de negocios, así de simple. Al menos ése es el plan para la próxima colección.

¿Qué más te inspira?
Observo a otras personas constantemente. Lo más importante es la energía. Si conoces a alguien, simplemente la sientes. Por el momento, tengo la sensación de que es el camino correcto para mí. Diferentes chicos de diferentes partes del mundo me inspiran. Sin embargo, ellos piensan igual. Y mi colección los une.

En una entrevista, Raf dijo recientemente que la moda se ha convertido en el pop y que los tiempos eran mejores cuando la moda era más elitista. ¿Qué piensas sobre eso?
Estoy de acuerdo con él. A finales de los años ochenta y principios de los noventa, la moda era como un mundo de ensueño, no lejos de ser arte contemporáneo. Diseñadores como Rei Kawakubo y Martin Margiela eran como artistas, realmente creaban algo. Ciertamente inspiraron a Raf y a otros diseñadores, si no es que despertaron su interés por la moda en primer lugar. Pero hoy vivimos en otro tiempo. El streetwear está en todas partes y la moda se ha vuelto muy comercial. Tal vez sería mejor hacer algo loco, como lo que hizo Alexander McQueen, o lo que Rei Kawakubo sigue haciendo hoy en día. Cada colección suya es una locura, muy hardcore. Sus prendas son piezas de arte en lugar de prendas de vestir. Creo que, similar a Raf, nos quiere decir lo importante que es hacer algo mal, algo contradictorio.

Hace poco comparaste un vestido de Chanel con una sudadera de Supreme. El hype puede compensar por cualquier diferencia de calidad.
Es verdad. La calidad y los sentimientos eran las cosas que más importaban en el pasado, hoy en día se trata de una imagen y una visión accesible. La gente en general ya no se preocupa por las telas o la mano de obra. Si quieren algo, lo comprarán de todos modos, no importa cómo se les vea, lo que cuenta es la imagen.

Sin el hype, estas piezas no son nada.
Sí, así es como yo lo veo.

Por otra parte, ¿quiénes somos para juzgar? Eso podría ser algo bueno.
Creo que todo funciona, todo es posible. Si quieres hacer algo, hay que hacerlo, ya sean vestidos extraños o simples camisetas, solo hazlo. Mira lo que hizo Raf: hace lo que quiere, cuando quiere y se convierte en director creativo de Dior. Cuando quiso dejarlo, simplemente lo hizo. Ésa es la única manera. Simplemente tienes que decidir qué es lo que quieres hacer y no mirar atrás. Eso es todo.

Decidiste trabajar y vivir en Moscú. ¿Vivirías en otro lugar?
No tengo razón para hacerlo. Eso es algo que otras personas hacen porque quieren ver algo interesante o extrañan algo. Y ése no es mi caso. Puedo trabajar y vivir en Moscú y siempre es interesante. Aquí me inspiro y, de hecho, aquí tengo todo lo que necesito. Hay Internet e Instagram, sé lo que está pasando en el mundo. Ya no importa en dónde vivas, siempre y cuando haya una conexión a Internet; podrías vivir en el bosque y trabajar desde allí si quieres.

¿Ves alguna similitud entre Berlín y Moscú?
Berlín y Moscú tienen mucho en común: la arquitectura, el arte, muchas cosas se ven igual. Pero la actitud de Moscú no es correcta: la ciudad está interesada en el dinero y en el poder. Berlín es casi lo opuesto.

Estas situaciones a veces pueden funcionar como motivación: para encontrar maneras de lidiar con ellas o para solucionarlas.
Sí. Pero los rusos son personas muy honestas. Nos reímos, odiamos, y amamos porque creemos en algo. El concepto de contradicciones internas es ajeno a nosotros. Las cosas son lo que son. Todo el tiempo suceden cosas que nadie espera. Es por eso que me gusta estar ahí: la incertidumbre hace que sea emocionante y constantemente crea el cambio.

@gosharubchinskiy

Credits


Texto Tim Neugebauer
Fotografía Gosha Rubchinskiy