la extraña y maravillosa historia de los zapatos split-toe

Una breve historia de los Tabi, desde el Japón del siglo XV hasta Margiela de los años ochenta hasta el espacio exterior.

por Emily Manning
|
18 Noviembre 2015, 6:16pm

En 1988, Martin Margiela presentó su colección debut. Muchos ecos de las ofertas vanguardistas tempranas del rebelde belga todavía están presentes en los diseños innovadores de su casa, pero tal vez ninguna de estas ideas iniciales sean tan icónicas como los Tabi; un calzado split-toe que separa el dedo gordo de los demás. Durante los últimos 25 años, la creación de puntas hendidas se ha convertido en sinónimo de la marca y han aparecido recientemente rediseñadas temporada tras temporada. El estilo actualmente aparece en la exhibición Footprint: The Track of Shoes in Fashion del MoMu en Amberes y el año pasado Relish (un espacio comercial en Washington, DC) organizó una exposición histórica de la pezuña icónica de la casa. Pero las raíces de los Tabi preceden a la interpretación de Margiela del estilo, y la división de los pies ha dejado su huella única más allá de Amberes.

Los orígenes de los Tabi se remontan al Japón del siglo XV cuando la nación isleña comenzó a importar algodón de China. Esto permitió la producción en masa de los calcetines, que, para poder usarse con las sandalias con correa tradicionales del país, se elaboraron con las puntas divididas. Estos calcetines, llamados Tabi, florecieron durante los siguientes años, y las regulaciones de los colores de los Tabi se elaboraron de acuerdo con la estructura jerárquica de la sociedad japonesa.

Aunque los primeros Tabis de Margiela estaban rociados con pintura roja para hacer las huellas más visibles (y las manchas se transformaron más tarde en un look de chaleco que abrió su siguiente show en 1989), el color tradicional del calcetín Tabi era una señal de rango de su portador, o un indicador de una ocasión. Era típico para la gente común usar el tradicional Tabi color azul índigo, mientras que el blanco era típicamente reservado para bodas y ceremonias de té. Se decía que los Tabi multi-color o con dibujos eran usados solo por artistas, mientras que a los samurai se les permitía usar cualquier color de calcetín (excepto morado y dorado). Los primeros samurai incluso adaptaron su Tabi para la batalla, equipando las creaciones de algodón con placas de hierro.

Pero quizás la más notable adaptación del Tabi se produjo a finales del siglo XX, cuando, gracias a la producción en masa y al desarrollo del caucho, los primeros tenis se volvieron ampliamente disponibles. En Japón Jika-tabi, o "Tabi en contacto con el suelo", reinventó los calcetines tradicionales como botas ligeras y duraderas. A Shōjirō Ishibashi, el fundador de la importante compañía de neumáticos Bridgestone, se le acredita con esta creación con suela de goma.

Los primeros modelos de Jika-tabi se rastrean a justo antes de la Segunda Guerra Mundial, pero el estilo no llegó a los Estados Unidos sino hasta que Shigeki Tanaka ganó el Maratón de Boston en 1951 con un par de tenis Tabi split-toed producidos por Onitsuka, una empresa de calzado japonés que hoy se conoce como Asics. Muchas empresas japonesas trataron de sacar provecho de la victoria de Tanaka al producir más modelos Tabi, como las "Tabi de maratón" propias de Onitsuka, pero estos diseños realmente nunca despegaron y se interrumpió la producción de la mayoría de los modelos. Cuando los Asics encontraron un espacio en los estantes en el Blue Ribbon Sports de Phil Knight, los split-toes no se encontraban por ningún lado.

FootPrint - Customized 'Tabi' boot, Maison Martin Margiela S/S 1990 de MoMu Fashion Museum Antwerp en Vimeo.

Blue Ribbon Sports finalmente se convirtió en Nike, que puso en marcha su propio diseño tipo Tabi en 1996. El Air Rift es un híbrido experimental de tenis y sandalia con una correa elástica y una suela de goma súper gruesa, y fue popularizado por celebridades como Madonna. Nike le atribuye el diseño a los corredores descalzos kenianos y debutó el primer modelo de Air Rift con los colores de la bandera de Kenia. Pero tras una respuesta mixta a su extraño diseño, hubo mucha tranquilidad en el frente de Air Rift durante casi 20 años (aunque los tenis permanecieron como un éxito de culto en eBay). En 2014, Nike comenzó la reintroducción de series limitadas del calzado. Sin duda impulsado por la moda de Health Goth, estas nuevas combinaciones de colores como el blackout han vendido mejor que sus predecesores más funk.

A pesar de que el estilo se ha mantenido dentro y fuera de la pasarela durante siglos, literalmente, muchas personas todavía encuentran la idea de un split-toe psicológicamente inquietante. Hace poco, Lena Dunham publicó en Instagram una fotografía de su padre usando un par de calcetines Jinji, preguntando: "¿Alguien lo arrestará por esto?" Cuando Pérez Hilton publicó una foto de paparazzi de Sarah Jessica Parker usando un par de Tabis de Margiela (¿su veredicto? "¡Gag!"), sus comentaristas no contuvieron su odio por, como alguien llamó al estilo, "un verdadero dedo de camello".

Sin embargo, en contraste con la percepción pública frecuentemente impopular, los Tabis siguen regresando a la moda. Prada incorporó los suaves botines split-toe de cuero en la temporada primavera/verano 2013. Los trajes de samurai de Thom Browne presentaron calcetines Tabi blancos que llegaban hasta los tobillos. Los zapatos también han logrado algunas imágenes seriamente convincentes. Piensa en las numerosas y ahora icónicas fotos tomadas por Mark Borthwick de una joven Chloë Sevigny usando los estilos más icónicos de Margiela, incluyendo los Tabi negros en la playa decorados con una tobillera. Y bien, ¿qué hace que la división de los pies sea tan atractiva? Para los jardineros y trabajadores de construcción japoneses que aún usan Jika-tabi es el agarre ligero y perdurable del calzado. Para el set de la moda, tal vez es la extrañeza estética perdurable de los Tabi.

Actualmente, los ingenieros están adaptando el estilo del siglo XV para un nuevo futuro audaz. Hace unos años, Asics comenzó a trabajar con la JAXA (Japan Aerospace Exploration Agency), esencialmente la NASA japonesa, para desarrollar nuevo calzado para los astronautas japoneses. Estos estilos para la Estación Espacial Internacional incluyen zapatos Tabi ultra-ligeros. Presentando un mejor agarre para viajar en gravedad cero y tela expansiva para combatir la constricción del músculo, estos Tabis intergalácticos podrían muy bien ser el calzado del futuro, nos gusten o no. 

Credits


Texto Emily Manning
Fotografía Alasdair McLellan
Estilismo Benjamin Bruno
[i-D, The 35th Birthday Issue. No 337, verano 2015] 

Tagged:
Japón
Margiela
tabi