el diseñador sirio que se convirtió en finalista del premio lvmh

Después de que Karl Lagerfeld se convirtiera en uno de los primeros clientes de su sportswear infundida por el estilo isabelino, el chico de 31 años nacido en Siria y radicado en Londres, Nabil Nayal, ha estado ocupado construyendo su línea epónima y...

|
jun. 21 2017, 1:20pm

"Estamos emocionados por mostrarle al jurado del Premio LVMH cómo hemos progresado y compartir nuestros planes para el futuro", Nabil Nayal explica mientras recorremos su fábrica al noroeste de Londres en la víspera del anuncio. Después de haber estado en la selección de la edición 2015, el diseñador nacido en Siria y radicado en Londres ha pasado los últimos dos años refinando su trabajo y construyendo su negocio. Mientras la diseñadora francesa Marine Serre se llevó el Premio a los Diseñadores Jóvenes de Moda y Kozaburo Akasaka de KOZABURO fue reconocido con el Premio Especial, el Premio LVMH vio a Nabil Nayal dar otro paso hacia adelante.

"Pensaron que creativamente las ideas eran relevantes y correctas para el mercado, pero no había negocio —y estaban en lo correcto", Nabil explica. "Karl Lagerfeld fue uno de mis primeros clientes", añade con una carcajada. Durante un recorrido con el jurado, Karl se sintió fascinado por los métodos de pliegues unidos de Nabil y compró una pieza como regalo para Lady Amanda Harlech. "En ese punto me dije a mí mismo: 'bueno, si es lo suficientemente bueno para Karl y Lady Amanda, entonces tengo algo' ". Con un creciente negocio, y compradores que incluyen a Harvey Nichols en Kuwait y Doha, y Dover Street Market en Tokio, está de vuelta en París como finalista para el premio.

"Después de la retroalimentación de LVMH, me pregunté a mí mismo, '¿en quién confió plenamente?' Me alejé y encontré a Jennifer, a quien he conocido por diez años", añade. El par trabajó en conjunto por primera vez cuando Jennifer era una músico y han estado en contacto desde entonces. "Cuando Nabil regresó de París, entusiasmado por hacer crecer el negocio, me pidió que me uniera y acepté el reto", explica ella.

"En el mundo creativo y en la moda en particular, no llegas y escoges un negocio del anaquel y dices que ése es el modelo que vas a seguir", explica Nabil. "En los dos años desde que Nabil fue seleccionado, alguien de LVMH ha visto todas las colecciones y cada que necesitamos un consejo, hemos sido capaces de acercarnos y preguntarles. Ha sido invaluable", continúa Jennifer. "Uno de los mejores consejos que hemos recibido fue de Sophie Brocart [CEO de Nicholas Kirkwood y directora en J.W. Anderson Ltd), nos dijo: 'mantente fiel a ti mismo y no tengas miedo de decir no a las malas oportunidades'. Realmente nos hemos enfocado en hacer eso y tenemos el propósito de que la gente con la que trabajamos realmente ame y crea en lo que hacemos".

Más de i-D: Rihanna presenta el Premio LVMH 2017 a Marine Serre

[body_image src='//i-d-images.vice.com/images/2017/06/19/untitled-article-1497877926-body-image-1497879576.jpg' width='1800' height='2700']

Mientras las siluetas modernas de sportswear y la innovadora tecnología son fusionadas con códigos de vestimenta isabelinos y técnicas de fabricación, los diseños de Nabil se deleitan en la dualidad de lo viejo y lo nuevo. Esta colisión de culturas y sensación de alteridad es algo a lo que Nabil se aferra. "Mi mamá dejó Sheffield por Siria cuando tenía ocho meses de embarazo", explica, sobre su crianza. "Tenía pelo rubio, tacones muy altos y jeans entubados en Sheffield; estábamos entrando a un mundo distinto en Siria. Nací en un panorama de opuestos y esta colisión es de alguna forma la manera en que yo aprecié la moda —viendo la historia de eso y también viendo hacia el futuro. Para mí, las prendas tienen que ser contemporáneas y deben reflejar el aquí y el ahora. Esencialmente hablando, en cuatrocientos años, quiero que la gente vea lo que pasó en 2017 y estoy tratando de articular este momento, a través del matrimonio de la historia y la tecnología".

Mientras investiga en los archivos del museo y se pierde en el perdido oficio del siglo XV, experimenta con la impresión 3D y la confección con máquinas de la actualidad, al tiempo que sueña despierto con cómo sus prendas durarán cuatrocientos años. El pasado, presente y futuro podrían difuminarse en la mente de Nabil Nayal, pero él está perfeccionando su propio viaje sartorial en el tiempo.

Es su apetito insaciable por aprender lo que ha hecho avanzar a Nabil. "Si te quieres convertir en artista, estudias historia del arte. Como diseñador de moda, quiero estudiar la historia de la moda. Realmente quiero comprender de dónde vino la moda y a dónde podría ir". Después de mudarse a Inglaterra a los 14 años, tomó cursos en artes finas y textiles antes de completar su Licenciatura en moda en la Manchester Metropolitan University —su colección se llevó el premio para womenswear en la Graduate Fashion Week —y aseguró una beca del British Fashion Council para completar su Maestría en el Royal College of Art. Hoy en día, notablemente balancea su marca con un doctorado basado en la práctica que se enfoca en el vestido isabelino y las tecnologías innovadoras.

"Había poco dinero y tenía que ser creativo en cuanto a las formas en las que podría financiar las colecciones y el doctorado nos dio ese financiamiento", explica. "Ese premio no solamente ha ayudado con la creación de las colecciones, me ha dado algo de qué vivir y también la oportunidad de acumular conocimiento real. Por último, no creo que pudiera haber llegado a las mismas conclusiones creativamente, de no haber cursado este doctorado basado en la práctica. Tener la oportunidad de visitar los museos alrededor del mundo y revisar sus archivos ha sido muy positivo para mis resultados creativos. Significa que lo que estoy produciendo no es sólo preciso y fiel al pasado en muchas formas, sino que también soy capaz de transmitirselo a otras personas. Es poco tradicional pero muestra que hay otras formas de hacer esto".

Más de i-D: Las diseñadoras de Londres que están cambiando la industria

Más de i-D: Sigue nuestra cobertura de primavera/verano 2018

De Siria a Manchester, y de Londres a París, Nabil está forjando su propio camino. Antes de que su atención regresara al anuncio del Premio LVMH y a las preguntas del jurado, terminamos nuestra plática discutiendo sus planes para el futuro. "Tenemos unos planes ambiciosos", comienza diciendo Jennifer. "En las próximas temporadas, nos gustaría darle a cada prenda un código de estilo archivístico, lo cual traería una multitud completa de información, desde la investigación de Nabil y el trabajo de diseño a través de la producción hecha a mano en Londres, hasta maneras de poder continuar ese diálogo una vez que la prenda ya haya sido vendida. Esto significa que las personas pueden interactuar con la marca en una forma diferente —añade—. Estoy interesado en compartir y diseminar ese conocimiento a todos", dice Nabil. Ya sea Nabil hablando sobre el vestido isabelino y la impresión 3D o Jennifer discutiendo sus planes para las futuras innovaciones, la pasión del par es contagiosa y aunque no influyó en el jurado de LVMH en esta ocasión, su futuro en la moda ciertamente se ve brillante.

Credits


Texto Steve Salter