el fotógrafo capturando a la realeza de hollywood

Durante 25 años, Marc Hom ha fotografiado la crème de la crème de Hollywood: Lupita Nyong'o, Johnny Depp, Quentin Tarantino, Anne Hathaway. Con motivo de su nuevo libro, 'Profiles', y una exposición en la tienda principal de Paul Smith en Londres...

|
13 diciembre 2016, 8:57pm

¿Cómo es que uno aborda el retratar a alguien que ya ha sido fotografiado miles de veces antes? Ya hay demasiados fotógrafos temerosos de imprimir sus imágenes, pero Marc Hom no es uno de ellos. Creador de imágenes para las estrellas, el fotógrafo danés ha construido una carrera haciendo retratos cándidos y brillantes de algunas de las estrellas más fotografiadas del planeta: Alicia Vikander, Tim Burton, Jennifer López, Louise Bourgeois -y lo que es más, logra hacerlo de un modo que nunca antes se había visto (un talento muy evidente en sus imágenes de Quentin Tarantino, en bata, abrazando a la desnuda Nichole Galicia de Django Unchained).

Es el trabajo de una vida celebrado en un nuevo libro, Profiles, y una exposición en la tienda principal de Paul Smith, en Londres, que permanecerá abierta hasta el 14 de diciembre. "Hoy en día, es muy común que la gente famosa se vea triste y seria en las fotos", dice Paul. "Marc tiene la habilidad de hacer que la gente se relaje y se vea más natural y más como ella misma". Lee nuestra charla con el fotógrafo a continuación.

¿Qué mensajes debe transmitir un buen retrato?
Obviamente la mayoría de estas personas ya han sido fotografiadas muchas veces antes, así que creo que lo más importante es hacer una foto que me pertenezca, que sea mi visión de esa persona. Y, como puedes ver, no soy realmente un fotógrafo que se valga de trucos o algo por estilo. Siempre creo la imagen en la cámara, en realidad nunca intercambio cabezas o brazos. Por lo tanto, para mí es muy importante que se trate de una foto honesta, que la imagen me satisfaga a mí y al modelo. Que te fotografíen es algo muy íntimo, así que también es importante que a mi modelo le guste la foto al final. Y la atemporalidad también importa. Que pueda ver mis propias imágenes de diez o quince años atrás y que todavía piense que son muy buenas y que no refleja un momento en la moda o que no se pueden ubicar en un punto exacto del tiempo. Eso es importante para mí.

¿En qué momento te diste cuenta de que te enfocarías en el retrato y no en la fotografía de moda en sí?
La fotografía de moda me encanta, cuando tienes los ingredientes adecuados para hacerla. Pero dependes tanto de que las personas sean geniales, realmente no puedes controlar la situación. Puedes hacer tu parte pero si no tienes un estilista increíble, si no tienes a la mejor chica, si no es la mejor revista, siento que realmente se vuelve extremadamente mediocre. En las ocasiones en las que en verdad tienes la suerte de contar con todos esos factores, y además trabajas con gente estupenda en tu equipo, puedes hacer diez fotos en un día como si fuera la cosa más fácil del mundo. Pero la verdad, uno no quiere estar al pendiente de todos esos pequeños detalles cuando tienes que concentrarte en hacer una fotografía.

¿Qué haces para que tus modelos se sienta cómodos?
Creo que todo está en la confianza. Se trata de poder trabajar juntos. Si no confían en ti o tú no confías en ellos es muy difícil hacer algo con integridad. Es importante hacer que la gente se sienta muy cómoda e involucrada. Siempre tengo ideas previas sobre lo que quiero hacer y a veces esas ideas son geniales pero, a veces, cuando no conoces previamente a alguien, resulta que estás yendo en la dirección equivocada, porque esas ideas no encajan para nada con la personalidad de la persona en cuestión. Al principio de mi carrera, dibujaba todas las ideas que tenía antes de ir al set y luego me sentía muy decepcionado, pues la mayor parte del tiempo las cosas no salían como en el dibujo. Así que creo que a medida que vas avanzando, tomas las cosas de una manera un poco más natural en términos de captar el momento en el que estás.

¿Ayuda trabajar una y otra vez con la misma persona?
Creo que sí. A medida que nuestras vidas avanzan y nos vamos haciendo más viejos y, con suerte, también más sabios, conocemos a gente muy joven y luego trabajamos con ella otra vez más adelante y ya cambiaron y crecieron. Es muy interesante. En tu camino vas conociendo a gente con la que te gusta trabajar o con la que surge una relación personal. Un buen ejemplo de esto son Johnny [Depp] y Tim [Burton]. Se encontraron en un momento realmente increíble y han tenido una relación fantástica durante muchos años. Obviamente, ahora necesitan cambiar un poco, pero creo que es interesante cómo conoce uno a la gente y cómo crece con ella. Porque solo no puedes hacer nada. O sea, sí puedes, si lo que quieres es fotografiar paisajes. Pero la verdad eso no es lo mío. A mí me gusta trabajar con personas.

¿Hay alguien a quien te guste fotografiar en particular?
Es muy difícil. Quiero decir que en su gran mayoría se trata de captar un momento, pero hay algunas personas a las que, no diría que las admiro más, pero... como Louise Bourgeois. O sea, creo que es increíble y que ha hecho un trabajo muy hermoso, por lo que haberla fotografiado me hace sentir muy orgulloso.

Las imágenes de Tarantino son muy impresionantes... ¿Cómo fue trabajar con él?
Es algo muy curioso, porque uno puede tener ideas preconcebidas sobre la gente antes de conocerla. Había tratado con él un par de veces antes y está tan lleno de energía y es tan espontáneo que es como meter un caballo salvaje en la arena. No sabes qué esperar. Y él era sensacional. El ejemplo perfecto de lo que acabo de decir sobre la confianza. Hace ese tipo de cosas como sólo bajar la guardia y comprometerse al 100% ya que está ahí. Me gustan mucho esas imágenes. El detalle del guante, muy sugestivo... Me preguntó si podía traer a una chica y le dije: "Debería ser alguien de la película. ¿Qué tal Kerry Washington?". Él dijo: "No, no, quiero traer a esta otra chica [Nichole Galicia]". Y en dos minutos ella ya estaba corriendo desnuda y había una química tal entre ellos que, en ocasiones, hasta pensé: "¡Ay, tal vez no debería ver esto!". Fue simplemente fantástico, ya sabes.

En el avance del libro, Anne Hathaway dijo: "Marc era diferente. No presionó; fue considerado. Me escuchó y creó alrededor de él una atmósfera de tranquilidad y gentileza. No trató de convertirme en algo que no soy. No juzgó quién era yo. Fue la primera vez que me sentí hermosa..." ¿Cómo te hace sentir escuchar algo así?
En realidad, nunca le pido a la gente que haga cosas así, pero dado que la elegimos para la portada se lo pedí y le dije: "¿Te molestaría?", y ella dijo: "No, no, lo haré". Y luego el tiempo pasó y pasó, y la verdad no supe nada de ella y ya nos quedaba poco tiempo. Y entonces, un domingo por la mañana llegó a mi bandeja de entrada. Y leí lo que dijo y me quedé como: "Wow". Para ser honesto, estaba muy conmovido.

¿Tienes algún consejo para los fotógrafos jóvenes?
Sólo que se desarrollen. Tienen que desarrollar un estilo que les guste y seguirlo. Y tienen que ser muy precisos en cuanto a cómo ven las cosas y de qué se tratan sus imágenes. ¿Qué es lo que admiran en las personas mayores y la generación más veterana de fotógrafos?, ¿cómo mantienen su hambre?, ¿cómo hacen para seguir estando ávidos de más? Creo que eso es lo más importante. Si pueden crear su propio apetito todo el tiempo, creo que es magnífico.

Todas las fotos © 2016 Marc Hom. Todos los derechos reservados. © 'Profiles by Marc Hom', publicado por teNeues - www.teneues.com.

Credits


Texto Matthew Whitehouse