Mujeres en el Cine Mexicano

En cualquier parte del mundo hacer cine es un acto de valor y sobre todo amor. Le pedimos a Alejandra Márquez, cineasta que pertenece a una generación de mujeres sobresalientes del cine mexicano, que nos recomiende el imprescindible trabajo de algunas...

|
12 Febrero 2015, 8:00pm

Todas nos hemos reído. Hasta hace poco, era casi imposible que el equipo respetara el género al hacer uso de la jerga tonta, casi militar, propia de las producciones de cine. Lo normal era recibir como respuesta un "Sí, señor" aún siendo el director una señora. Todas lo hemos vivido, lo hemos comentado, y sí, nos hemos reído ante el conflicto que causa a varios, al grado de no poder nombrarlo, que una mujer esté en el poder.

Cada vez hay más cine hecho por mujeres mexicanas y eso definitivamente es bueno. No me gusta cuando se habla de que esto es bueno porque se incorpora a la mirada femenina, no me gusta porque no sé qué es eso además de un saco lleno de estereotipos, pero lo cierto es que el rango de miradas en el cine mexicano se está ampliando y está quedando claro que así como las cineastas pueden escribir y filmar desde sus chichis, pueden también olvidarse de ellas.

Las chicas a continuación son cineastas mexicanas, a algunas no las conozco muy bien, con varias he tomado clases de pilates, o me he emborrachado, o me he emborrachado haciendo posturas de pilates. Todas tienen algo digno de comentarse. 

Natalia Beristain
Natalia tiene una relación muy íntima con el mundo actoral. Sus papás son actores, sus hermanos también, esto le ha dado una sensibilidad especial a la hora de dirigir. Es como si fuera intérprete de dos mundos que no hablan necesariamente el mismo idioma. Su ópera prima No Quiero Dormir Sola -sobre una chava que resuelve su soledad a partir de cuidar a su abuela- tiene unos momentos padrísimos con Adriana Roel, actriz legendaria del cine mexicano. Me acuerdo que cuando vi esta película pensé que se puede hacer cine de arte en el que pasan cosas.

Claudia Saintluce
La primera película de Claudia se llama Los Insólitos Peces Gato, es sobre una mujer que adopta a una chava y la vuelve parte de su familia a pesar de los conflictos varios que ya traen encima. La historia está basada en la vida de Claudia, y se nota. Es interesante ver cómo se apropió de la película; la película es suya, ahí están las canciones que escucha y las cosas que sabes le gustan, por cómo está hecha la película. Eso resulta en unos personajes originales, un entorno personal y tan cercano que la historia inevitablemente te atropella, te emociona y eso es lo que importa. 

Jimena Montemayor
Jimena es la mujer orquesta. Está escribiendo un guión, terminando otro que está buscando financiar, tiene una fundación que ve temas sociales a través de las artes visuales y está terminando de cerrar su primera película En La Sangre. La película va sobre un triángulo amoroso entre dos hermanos y la novia de uno de ellos. Es fiel representante de lo que me gusta llamar cine de buró de crédito. Es una rayita más dolorosa a la cartera que el cine independiente, dependes de la buena voluntad de tus colegas y amigos y de tener un proyecto sólido que los enamore -porque amor es lo único que tienes para dar. Dicho esto, es increíble ver que cuando estos planetas se alinean pasan cosas padres, de buena calidad. Para mí ha sido ejemplo de lo que se puede hacer con talento y ganas.

Trailer En la Sangre / In your blood from Jimena Montemayor on Vimeo.

Katina Medina Mora
No vi la primera película de Katina (que por cierto terminó el año pasado), pero vi un corte de la que está terminando ahora. A este ritmo, Katina va a ser la Woody Allen del barrio. Aunque no vi Luto, sé más o menos de qué va, y al ver la nueva, Sabrás Qué Hacer Conmigo, me doy cuenta de que a Katina le gustan las historias de amor y las lleva bien. Se puede ver que hay una directora pensando atrás de la cámara. Lo más complicado es sostener una idea a lo largo de los meses y meses que dura el proceso creativo de una película, es difícil, a veces imposible. Katina es muy buena siguiendo su intuición, no la conozco muy bien pero por su película, lo intuyo.

Elisa Miller
Elisa se ganó la Palma de Oro en Cannes en 2007, con un corto que se llama Ver Llover (mismo que fotografío Jimena Montemayor, por cierto). Sus paseos por festivales internacionales dejan claro que es una directora exitosa. Elisa no para de filmar, tiene un par de películas en su haber y ahora está próxima a estrenar la tercera. No he visto todo lo que ha hecho Elisa, pero me parece que además de tener un sentido estético claro, maneja con habilidad temas que tienen que ver con las mujeres desde perspectivas nuevas y arriesgadas. Es difícil controlar el mundo que estás creando, cuando lo estás creando, Elisa lo tiene clarísimo.

Dariela Ludlow
Dariela es principalmente fotógrafa, o digamos que en eso ocupa la mayoría de su tiempo, pero tiene dos películas como directora. A Dariela le gusta contar historias y es muy buena haciéndolo. Hace una cosa entre documental y ficción muy específica que siempre te dan ganas de irle a preguntar algo o de ver el making of. Su documental Un Día Menos retrata la vida de sus abuelitos en Acapulco. Es milimétrico al grado de que parece ficción, de hecho le han chuleado más de una vez a sus actores. Dania es su último experimento y es la historia de una madre adolescente (que resulta que es su sobrina en la vida real), de nuevo es un híbrido bien interesante y una manera nueva de trabajar como director, no tan lineal, más como en una conversación con la realidad.

Alejandra Márquez Abella ha trabajado como guionista y directora para proyectos cine y televisión. Su cortometraje 5 Recuerdos visitó más de un centenar de festivales y fue ganador de una veintena de reconocimientos, Semana Santa, sobre las vacaciones a la playa de una chava con su hijo y su nuevo novio, es su primer largometraje de ficción. Hace stand-up como pasatiempo tortuoso.

Credits


Still cortesía de Katia Medina Mora