por qué nadie puede negar que 'sexo en nueva york' tenía un problema

En una nueva entrevista, Sarah Jessica Parker ha admitido que Carrie no era exactamente la persona más consciente.

por André-Naquian Wheeler
|
16 Mayo 2018, 3:47pm

Sexo en Nueva York fue una auténtica revolución de la televisión, al menos para la época. Las chicas fans de los Cosmopolitans llevaron al mainstream sus representaciones francas de la sexualidad femenina y de la vida de soltera a los treinta y tantos. Pero el programa no ha envejecido bien. Hay pocos personajes de color en el programa y los hombres homosexuales se redujeron en gran parte al simple papel del "mejor amigo descarado". Sarah Jessica Parker reconoció hace poco las carencias de la serie y admitió en una entrevista para The Future of Everything Festival del Wall Street Journal: "No hubo mujeres de color... Y no hubo una conversación sustancial sobre la comunidad LGBTQ".

El programa abordó temas complejos como la bifobia, citas interraciales, y relaciones entre personas del mismo sexo con un enfoque lamentablemente ignorante que probablemente haría que incluso los más conservadores se avergonzaran hoy en día. El episodio en el que Samantha sale con un hombre negro y declara que ella es "una empleadora de oportunidades equitativas" es probablemente uno de los episodios más problemáticos que el mundo haya visto jamás. El mismo episodio vio la aparición de un personaje negro femenino que encarnaba todas las caricaturas del estereotipo de "mujer negra enojada", con Samantha peleándose a puñetazos con ella.

Últimamente ha habido muchas conversaciones centradas en cómo abordar los aspectos más problemáticos de estas gemas culturales. Los Simpson han sido criticados por el personaje de Apu, pues muchos estadounidenses de origen indio sienten que es profundamente ofensivo para la comunidad. La caricatura (que existe desde 1989) respondió de la manera más insensible. Lisa, que siempre hace la función de voz de la razón, rompió la cuarta pared y le dijo a la audiencia: "Algo que comenzó hace décadas y fue aplaudido e inofensivo ahora es políticamente incorrecto. ¿Qué puedes hacer?".

Sarah Jessica Parker, por otro lado, está siendo un poco más sensible a nuestras quejas contemporáneas. "Creo que Carrie Bradshaw es en gran medida el producto de su generación y sus conversaciones sobre política sexual e intimidad hablan sobre esa época", dijo. "Como siempre, esos años antes de convertirte en un adulto joven muestran tu visión del mundo. Creo que ella tendría mucho que decir al respecto, y tengo mucha curiosidad de saber cómo sería su columna si ella pudiera verlo todo ahora".

Este es un paso en la dirección correcta. Sarah está reconociendo que Sexo en Nueva York no sirve como una guía para una mujer soltera que aspira a vivir en Nueva York.

SJP continuó diciendo que estaría interesada en ver cómo Carrie reflejaría la diversidad que existe hoy en día en Nueva York. ¿Viajaría por la ciudad en una CitiBike? ¿Se vería obligada a vivir en Bushwick debido al incremento del alquiler? ¿Y cómo explicaría Samantha esa vez en que coqueteó con Donald Trump? Tal vez ella tendría más chismes sucios sobre él que Stormy Daniels.

Este artículo apareció originalmente en i-D US.

Tagged:
Television
Sarah Jessica Parker
Cultură
sexo en nueva york