los tiernos retratos de adolescentes en nueva zelanda

En su nuevo libro 'Touchy', la joven fotógrafa Evangeline Davis explora la encantadora incomodidad de ser una chica.

por Amy Campbell
|
19 Octubre 2016, 11:10pm

Evangeline Davis toma fotos que te hacen recordar esas casi olvidadas tardes largas de verano con tus amigos -en las que eras demasiado grande como para jugar y demasiado joven como para hacer cualquier otra cosa, así que tomabas prestada la cámara de tu mamá y pasabas las horas tomando fotos al azar. Por eso no resulta una sorpresa que la nativa de Wellington ofrezca una visión tan clara de la frágil infancia femenina; recién salida de la universidad, Davis sigue estando relativamente cerca de la época de los labios agrietados, las rodillas raspadas y los rostros ruborizados.

La creación de su fotolibro de graduación Touchy la llevó a recorrer por completo las islas norte y sur de Nueva Zelanda en busca de chicas que retratar. En algún momento, se dio cuenta de que había ganado un grupo de fans, una bandeja de entrada llena de solicitudes de trabajo y muchos amigos nuevos. Estos amigos y fans se sintieron atraídos por el trabajo de Davis, pero también por su sentido de apertura y empatía. Ella captó a sus modelos en película fotográfica, haciendo la siguiente observación: "las chicas se sienten más cómodas sin el botón review".

Principalmente fotografías mujeres jóvenes. ¿Qué buscas explorar en tus imágenes?
Las fotos que he estado tomando recientemente han hecho que me cuestione muchas cosas que siempre di por sentado mientras crecía, como el hecho de que nuestros estándares de belleza estén dictados por la moda y los medios de comunicación, y cómo estos no se reflejan en la vida real en absoluto. Al principio, quería ser fotógrafa de moda; hace unos años hice unas prácticas con un fotógrafo de moda. Y me di cuenta de que la representación de las chicas dentro de la moda era demasiado limitada. Ahora ya no es tan limitada, pero hace unos años todo se trataba sólo de ser blanca, extremadamente delgada… No podía ver a mí misma en esas chicas. Creo que fue entonces cuando decidí que quería fotografiar a las chicas de una manera distinta.

Cuéntanos sobre Touchy, tu fotolibro y proyecto de graduación.
Elegí ese título porque pensé que implicaba un "tema delicado", y también porque muchas de mis fotos son bastante texturales. He fotografiado alrededor de sesenta chicas en total; ha sido muy difícil decidir qué fotos incluir en la versión definitiva del libro. He viajado mucho a la isla Norte para tomar fotos, pero también he tomado bastantes en Wellington. He aprendido mucho de las chicas a las que retrato. Cada vez que estoy detrás de la cámara me quedó como, '¡Vaya! ¡Si yo hubiera sido como tú cuando tenía 17 años, la vida habría sido mucho menos complicada!'.

Tomando en cuenta el trabajo de personas como Petra Collins y Cass Bird, parece haber un interés real en fotografiar esa transición de niña a mujer. ¿Por qué crees que nos sentimos tan atraídos hacia este tema?
Es un período de la vida con el que podemos identificarnos -las chicas tenemos inseguridades muy similares de las que en realidad nadie habla hasta que ya somos mayores, y entonces hablamos de las cosas en retrospectiva. Pero, creo que con respecto a las cosas no dichas -como afeitarte las piernas por primera vez, tomar la mano de alguien por primera vez- hay realmente una gran sensación de curiosidad rodeando todos esos momentos. Son experiencias que se repiten, con las que todos podemos identificarnos.

¿Qué crees que hace únicas a las chicas de Nueva Zelanda?
En realidad no he viajado, así que no sé cómo son las chicas de otras partes, pero creo que debido a que nuestra población es tan pequeña, las chicas aquí están un poco más centradas. Con eso viene una cierta apertura; la gente está más dispuesta y feliz de darle la bienvenida a cosas diferentes, lo que ha sido muy útil para mi fotografía. He fotografiado chicas que van de los dieciséis a los treinta años de edad, pero con algunas de las chicas más jóvenes, me he sorprendido por lo cómodas que están siendo ellas y lo maduras que son frente a la cámara.

Haz hablado de la proyección de un sentido de empatía hacia tus modelos. ¿Cómo logras desarrollar una relación con las chicas que fotografías?
Creo que tiene mucho que ver con el proceso fotográfico. Sólo hay treinta fotos disponibles por rollo, así que paso mucho tiempo hablando. Siempre trato de pasar una cantidad considerable de tiempo con cada chica, y dado que no podemos ver las fotografías al momento, todo deja de centrarse en la foto para centrarse más en el proceso de tomarla.

@madam_evangeline

Credits


Texto Amy Campbell
Fotografía Evangeline Davis

Tagged:
Cultura
Retratos
adolescentes
Nueva Zelanda
evangeline davis