Publicidad

desenmascarando los mitos del drag

Existen dos conceptos erróneos sobre el drag que todo mundo cree: que es un campo reservado exclusivamente para hombres, y que el drag es sinónimo de interpretación femenina.

por Jake Hall
|
25 Octubre 2016, 9:06pm

Grace. Image via Instagram

La popularidad creciente del drag es indiscutible. Este alcance en aumento puede ser atribuido en gran parte al éxito de RuPaul's Drag Race, un show que pone a muchas drag queens a competir entre ellas en una serie de retos que incorporan el diseño de vestuario, comedia y coreografía. Confiada en una mezcla única de historias verídicas que nos rompen el corazón, fuerte ingenio y una habilidad artística que nos roba el aliento, la franquicia ha alcanzado lo que alguna vez parecía imposible: llevar el drag —el arte subversivo de deconstruir el género a través del performance y las estéticas— a la televisión mainstream. Con ese éxito, no obstante, viene un debate aumentado y una discusión que, como resultado, se convierten en un número de mitos comunes que se rehusan a desaparecer.

Los dos conceptos erróneos más comunes son que el drag es un campo reservado solo para hombres, o que el drag es sinónimo de la interpretación femenina. Es fácil creer esto cuando viendo RuPaul's Drag Race —jueces y competidores por igual frecuentemente elogian la 'fishiness' (una escala de feminidad) y coloca un énfasis desproporcionado en el glamour, ya sea que los participantes son hombres en su mayoría con la excepción de unas cuantas intérpretes trans. El drag, sin embargo, es comúnmente definido como el performance exagerado de las normas de género —es sobre 'interpretar' la identidad de género con el fin de destacar su inestabilidad.

"El drag es un antídoto a la homogeneidad; un forma inherente de arte queer que destaca las imposiciones sociales del género binario", explica la bruja drag con base en Birmingham, China Dethcrash cuyos cráneos de animales, cuernos de venado y reliquias antiguas crean una estética distintiva y etérea. "Canales públicos y underground de drag están adoptando el género como un performance por sí mismo y están disolviendo el mito de que la interpretación femenina es la única forma 'verdadera' de drag", continúa. "Las mujeres deberían ser capaces de compartir este arte; todos deberían ser incluidos. Cualquier interpretación del género tira una piedra a la torre de construcciones culturales".

Georgie Bee. Imagen vía Instagram

Este sentimiento es resonado por Georgie Bee, la ganadora más reciente del prestigioso título Miss Sink the Pink. "El drag es para todos —cualquiera puede explorar las exageraciones del género". Bee es sólo una de las muy talentosas queens mujeres que están ganando rápidamente reconocimiento; tan sólo el mes pasado, i-D perfiló una serie de las mejores de Londres mientras que Amber Cadaverous, Lacey Lou y Boo Sutcliffe están representando a las queens mujeres fuera de la ciudad capital. Aún así, a pesar de su increíble habilidad artística, muchas de estas queens todavía las denominan como 'faux' o 'bio' queens; términos que inadvertidamente ilegitimizan su brillantez al implicar una falta de autenticidad. 

Más de i-D: i-D conoce a: Violet Chachki

Amy Zing celebra cuando describe su relación con la escena del drag en Londres —como co-fundadora de Sink the Pink, Zing ha tenido éxito al crear un espacio inclusivo para celebrar el potencial jubiloso del drag. Sin embargo, ella describe un incidente con una drag queen de la vieja escuela que destaca el hecho de que muchas intérpretes veteranas no están dispuestas a reconocer a las queens mujeres: "Fui criticada por una queen vieja del norte que entró a nuestro camerino y dijo '¿Qué está haciendo ELLA aquí?' Me aseguré de ser completamente linda con ella todo el día; espero que el ver nuestro show le haya abierto la mente".

Bee repite esta historia al describir la frecuencia con la que erróneamente la clasifican como un acto 'burlesque' opuesto a una drag queen. Ella recuerda otro incidente que reveló un sesgo subconsciente: "Después de ganar Miss Sink the Pink, alguien (quien yo consideró como una amiga, una madre del drag y alguien a quien totalmente respeto), dijo '¡Estoy tan contenta de que tú hayas ganado y no otra drag queen!'. No pensé en eso en ese momento, pero después se disculparon ya que no tenían la intención de devaluar mi victoria. La misoginia puede ser subconsciente y sistemática; incluso si no te consideras a ti mismo como un misógino, a veces las cosas se pueden escapar y de repente piensas 'Wow, ¿realmente dije eso?'".

Boo. Imagen vía Instagram

Una confusión entre las intérpretes drag y las personas trans también es un problema pertinente: "La concepción errónea más común del drag es que el intérprete quiere ser el género que está interpretando, el cual no es totalmente el caso", explica Adam All, un drag king basado en Londres. "El drag es una actuación de un género que puede ser usado socialmente, políticamente, cómicamente y provocativamente para hablar sobre los límites de la aceptación social del género". Su explicación concisa refuerza una característica clave del drag —es una actuación, una parodia de ideales sociales de la 'masculinidad' y la 'feminidad'.

Ali es uno de los muchos kings atrayendo reconocimiento de la crítica por sus actuaciones, al igual que usar su plataforma para destacar los talentos de otros drag kings florecientes. Noches como Bol Box o Man Up son notables por su enfoque en drag kings; estos eventos le permiten a los kings la oportunidad de afilar sus habilidades en frente de una audiencia en vivo. "He escuchado y leído comentarios diciendo que los drag kings no son tan buenos o relevantes como las queens", admite. "A eso, sólo puedo responder: 'Bueno, ¡no has visto nada aún!'. No puedo imaginar a alguien que sepa que la escena que cree que los kings son menos valiosos; creo, en este momento, tenemos mucho que decir sobre la percepción del género y la misoginia que realmente vale la pena escuchar". 

Más de i-D: Las reinas del baile: te presentamos a las artistas 'drag' de Londres

Otra intérprete que fomenta esta conversación es Grace Oni Smith de Manchester, una mujer trans judía que regularmente actúa en drag. La belleza de su habilidad artística es indiscutible; Smith usa sus habilidades envidiables para el maquillaje para crear looks inmaculados, mientras que sus actuaciones subversivas y electrizantes han cementado su estatus como uno de los nombres más respetados de Manchester. "El drag es una exploración de la identidad a través del arte", explica. "La mayoría de las personas ven al drag simplemente como hombres vistiéndose como mujeres, pero la verdad es que, igual que el género por sí mismo, el drag es como un espectro. Es sobre personas de todos los géneros, razas, antecedentes y estilos juntándose y expresándose a sí mismos. No hay límites para lo que tú puedes crear y llegar a vivir —es como pintar una obra maestra y después poder entrar en ella". 

Adam. Fotografía Roxene Anderson. Imagen vía Instagram

Curiosamente, Smith también destaca la historia del nightclub drag y lo argumenta como la razón por la que a menudo los curadores de las galerías no están dispuestos a reconocer a las drag queens: "Nunca me lo han dicho, pero sé que no me han contratado en ciertos establecimientos de arte y teatro porque también actúo en el mundo de la vida nocturna. Supongo que algunos curadores y productores me han hecho menos a mí y a mi práctica artística porque permito que exista en un bar gay y no en una galería fría y estéril". Sus palabras revelan que las intenciones subversivas del drag aún están intactas, puede que sea visto cada vez más como entretenimiento mainstream pero, en términos del mundo del arte, los orígenes radicales del drag aún siguen vivos.

Por último, argumentar que el drag debería ser solamente reservado para los hombres significa perder completamente el punto —drag es una actuación que destaca la fragilidad de la masculinidad y la feminidad, y no es una actuación exclusiva para los hombres. Es sobre expresar la creatividad y borrar las líneas del género al mismo tiempo, usar el sexo biológico para desacreditar o diferenciar a las queens mujeres va en contra del mensaje de transgresión de que el drag inicialmente buscaba proliferar. Como era de esperar, el mismo RuPaul resumió el mensaje global del drag en una entrevista reciente con Vulture: "[El drag] nunca será mainstream", dijo. "Es la antítesis del mainstream. Y escucha, lo que están presenciando con el drag es lo más mainstream que llegará a ser. Pero nunca será mainstream, porque es lo completamente opuesto a encajar".

Más de i-D: Rupaul habla sobre el género drag y el genderfuck

Credits


Texto Jake Hall