las estrellas emergentes de la música cantando sobre el romance queer

Desde Kevin Abstract de Brockhampton, al rapero del Bronx Quay Dash, conoce a los músicos definiendo a lo que suena el amor y las rupturas de corazón en 2017.

por André-Naquian Wheeler
|
28 Marzo 2017, 12:18am

warren wolfe. image courtesy the artist.

Twitter se volvió loco cuando Frank Ocean lanzó Chanel a principios de este mes. El track hipnótico abre con la destacada (y viralmente tweeteada) frase "Mi chico es lindo como una chica". Cuando Ocean canta que "es de ambos lados como Chanel", se vuelve difícil negar que la canción es sobre bisexualidad. Fue un momento importante para Ocean (quien se está volviendo cada vez más específico sobre sus experiencias queer) y para la música pop: un melódico 'jódete' a la ambigüedad.

La industria de la música tiene una tendencia a amortiguar a sus músicos LGBTQ. Los artistas a menudo han reportado ser presionados para no usar pronombres gay con el fin de mantenerse "atractivos universalmente". Sin embargo, el ascenso de los servicios de streaming y las plataformas como Soundcloud y Bandcamp han permitido a los artistas LGBTQ a crear música con sus propios términos, haciendo que sus experiencias sean cristalinas para los oyentes. Estos artistas se niegan a ser etiquetados y están consiguiendo popularidad mainstream con las audiencias heterosexuales y queer. El miembro de BROCKHAMPTON Kevin Abstract frecuentemente usa las palabras "él" y "novio" en sus canciones. Y Syd, quien crea R&B que desafía los límites, recientemente lanzó un video musical en donde un interés amoroso femenino le rompe el corazón. La necesidad de analizar los tracks en busca de significados ocultos y doble sentido está desapareciendo rápidamente. Aquí hay cinco prometedores artistas LGBTQ que se niegan a ser sutiles sobre su sexualidad.

Más de i-D: ¿Ya superamos el "salir del clóset"?

Warren Wolfe
Las suaves y angelicales canciones del cantante basado en Nueva York, Warren Wolfe, desbordan emoción. En el track Thought, el chico de 21 años canturrea sobre un interés amoroso que está abriendo nuevas puertas dentro de él. "Esto es tan nuevo y nunca me había sentido de esta manera", canta Wolfe, el falsetto en repetición en el fondo hace que el sonido del despertar suene casi como una experiencia religiosa. Su vulnerable letra tiene una gravedad extraña en una época donde las apps y las pantallas a menudo se paran testarudamente en el camino de los sentimientos reales.

"Reconocer mi queerness me ha dado una perspectiva bastante única cuando se trata de la autoexploración, relaciones y la complejidad de crecer", dice Wolfe. Después de conseguir popularidad en Soundcloud y mucho ruido proveniente de Internet, está trabajando duro en su primer EP. Y está siendo cada vez más seguro sobre su especificidad cada día. "Mi música se ha convertido en una desembocadura para que yo pueda transmitir elementos de mí que solía esconder", dice. "Ya no me siento intimidado para permanecer en las construcciones de la masculinidad y la feminidad, y puedo expresarme cómodamente como un vocalista y productor sin límites".

Kevin Abstract
En su visual cinemático para Empty (inspirado por Boogie Nights de P.T. Anderson), el rapero de 20 años y artista Kevin Abstract se recuesta y recibe favores sexuales del quarterback de la preparatoria. Por supuesto, la novia del quarterback entra y descubre a los dos chicos, con una expresión de disgusto y traición en su cara. Superpuesto con la voz angustiada y punk de Abstract, el video captura una plétora de ojos en blanco y suspiros que el hecho de ser un adolescente queer atrapado en un suburbio puede producir. El video concluye con el quarterback sentándose al borde de un trampolín en una contemplación dura y después saltando a la piscina. El cuadro final es un primer plano granoso del jugador de fútbol con la leyenda "En memoria de Summer LaBeouf".

Con su segundo álbum American Boyfriend: A Suburban Love Story, Abstract ha hecho su misión personal representar los altos y bajos de los despertares sexuales, primeros amores, y encajar. En la canción Seventeen, canta sobre ser el amorío secreto de un chico y mantener una sonrisa falsa durante todo eso. "Su mamá está en el comedor, estamos en su habitación, su novia también", canta Abstract, "Tener que pretender que no me importaba esa perra, sólo para poder ver su cara".

Más de i-D: Cinco filmes queer sobre diversas partes de las vidas de personas LGBT

Syd
Mientras Syd titubea al hablar sobre su sexualidad en entrevistas (¿a los raperos masculinos heterosexuales los interrogan constantemente sobre su sexualidad?), no está asustada de cantar sobre ello. Syd inicialmente entró al ojo público como una DJ en Odd Future, un rol que le adjudicó un poco de crítica de la comunidad queer. "Pensaban que Odd Future era homofóbico porque tendían a usar expresiones homofóbicas, y decían: '¿Cómo puedes trabajar y apoyar a los homofóbicos?' " Syd le dijo al New York Times el año pasado.

Syd dejó Odd Future en 2015 para formar el grupo The Internet. Y a principios de este año, lanzó su primer álbum en solitario, Fin. Incrementa su sensualidad a la máxima potencia en canciones como Body, cantando: "¿Cómo me llamo? / Chica, juro que puedo escuchar tu cuerpo". Como con cualquier buena canción pop, es fácil sumergirte en las fantasias de Syd. Te pierdes en las cosas que importan, como la producción o las vocales aterciopeladas de Syd —no los pronombres. Con beats seductores y letras sobre jalar el pelo y morder, Syd crea sin esfuerzo himnos sexuales amigables con el club que se podrían comparar con aquellos de Rihanna o Britney Spears, por ejemplo. Con Fin, Syd prueba que la música queer puede ser música mainstream.

Serpentwithfeet
La voz operística de Serpentwithfeet se siente teñida por las lecciones aprendidas —sobre superar las inseguridades y alejarte de los amantes complicados y distantes. A finales del año pasado, el cantante basado en Nueva York (su nombre real es Josiah Wise) lanzó blisters, un EP de cinco tracks con títulos bíblicos de canciones como Redemption y Penance. En el track que le da nombre al álbum, burbujea a una furia infernal mientras le ruega a un amante bajar la guardia. "Nene, está bien por mí que te guste mentir", canta, "porque veo la depresión llenar tus ojos". Mientras algunos de los artistas en esta lista se preocupan por los altos del amor queer, Serpentwithfeet se queja de los bajos: alienación, inseguridad, y odio a uno mismo internalizado. Las canciones son un recordatorio perfecto de que incluso aunque se han hecho grandes avances en los derechos LGBTQ y su representación, las cicatrices de la homofobia aún son una evidencia adentro de la comunidad LGBTQ.

Quay Dash
La rapera trans Quay Dash derrama seguridad. Tomando inspiración de Lil' Kim, la nativa del Bronx se jacta de dinero, éxito, y de siempre controlar a sus hombres. Dash también ha comenzado conversaciones importantes sobre las luchas únicas de las mujeres trans de color. El año pasado, habló con The Guardian, sobre que 2016 fue el año más mortífero en la historia para las mujeres trans (22 asesinatos en Estados Unidos). "Discriminan a las mujeres negras trans como yo", dijo Dash. "No quieren tomarse el tiempo de conocer a personas como yo y es realmente triste".

Como parte de una de las identidades interseccionales subrepresentadas en la comunidad LGBTQ, Dash toma su privación de derechos y las convierte en combustible para amor propio poderoso y empoderamiento. El año pasado lanzó Transphobic, un EP de bangers certificados en donde rapea sobre ser fabulosa, ser rica, y amar la vida. Sus tracks revelan ser la mejor versión y la más auténtica de ella misma —hasta niveles casi glotones— e inspiran a otros a hacer lo mismo. 

Más de i-D: Conoce a la cantante que combate el miedo con la belleza de ser negra y trans

Credits


Texto André-Naquian Wheeler