natalia dyer de ‘stranger things’ experimenta el despertar sexual en este corto

La historia de una chica de escuela católica que descubre la masturbación.

por Emily Kirkpatrick
|
12 Julio 2017, 2:47am

Para aquellos que están impacientes por ver la segunda temporada del éxito de ciencia ficción Stranger Things, el cortometraje Yes, God, Yes podría ser el alivio temporal que han estado buscando. Aunque no cuenta con extraterrestres o dimensiones paralelas, su protagonista es una de las actrices principales del show, Natalia Dyer, y está acompañada de mucha nostalgia adolescente —aunque más del tipo de los primeros días del Internet que de un pequeño poblado estadounidense y los clásicos de horror de los años 80.

Yes, God, Yes, dirigido y escrito por Karen Maine, presenta la historia de una chica de escuela católica (interpretada por Dyer) que descubre la masturbación, su propia sexualidad y, posteriormente, la hipocresía que rodea tanto a la iglesia como a su clero. Estas revelaciones son precipitadas por la coincidencia de un intercambio de mensajes instantáneos en una sala de chat vía telefónica, un protector de pantalla que funciona mal, y una cierta sensación indescriptible que la protagonista siente por debajo del cinturón cada vez que aparece la escena del auto en Titanic.

Más de i-D: Dacre Montgomery será la nueva gran estrella de Netflix.

Maine espera que el corto represente con exactitud "lo extraña y desconcertante que fue la experiencia [de ser criada como católica], especialmente para una adolescente", al haber tenido ella misma una crianza estrictamente religiosa. Al haber asistido a una preparatoria católica donde la educación sexual era sólo una combinación de conferencias sobre abstinencia, diagramas médicos inaplicables e imágenes horríficas de ETS y abortos tardíos, Maine tenía una comprensión muy poco práctica de cómo funcionaba su cuerpo. Y tratándose de su descubrimiento de la masturbación, agrega: "Sabía que no le podía contar a nadie, ni siquiera a mis amigas, porque nunca había oído a hablar a nadie de eso antes. Pensé que era la única que lo hacía y me sentía avergonzada".

Ése es precisamente el tema que aborda Yes, God, Yes. La cineasta explica: "Siempre había querido escribir sobre una joven mujer que llegara al despertar sexual por cuenta propia, no a través de una relación romántica, o una pareja, o por tener sexo incómodo (que es la forma en que a menudo se trata la sexualidad femenina en el cine), sino a través de su propia exploración de su propio cuerpo. Esta es una historia de amor entre una mujer y su vagina. La mayoría de las chicas explora su cuerpo mucho antes de tener alguna experiencia con otra persona, y aún así rara vez vemos esto representado en la pantalla porque hay un gran estigma alrededor del placer sexual femenino (incluso fuera de las comunidades religiosas). Yo quería cambiar eso".

La película también examina cómo el Internet ha moldeado irrevocablemente nuestra perspectiva del sexo y la intimidad, tanto para bien como para mal. "Ver porno en línea ahora es un cliché, todo el mundo lo hace y todo el mundo espera que los demás lo hayan hecho", dice Maine. Así que ambientó su película a finales de los años 90, cuando "todos aún eran muy inocentes e ingenuos sobre lo que se podía ver y hacer [en Internet], y cuando para una curiosa adolescente católica que vivía en una comunidad muy resguardada y conservadora, el internet abría un mundo completamente nuevo ante ella". Considerando todo, ella concluye: "Creo que de alguna manera [el Internet] es una gran herramienta educativa para aquellos que no tienen acceso a la educación (¡obviamente también es responsable de mucha desinformación!)... Creo que el Internet ha hecho que el sexo —y los diferentes tipos de sexo— sea más abierto y menos vergonzoso".

Al final del día, Maine espera que su cortometraje y su subsiguiente largometraje, cuya producción iniciará en el otoño, contribuyan a proporcionar una descripción más realista de la sexualidad femenina. Quiere demostrar "que las mujeres son tan sexuales y lujuriosas como los hombres y que se masturban tanto como ellos, y que los sacerdotes y otros clérigos también se ponen lujuriosos. Y que puede haber películas sobre el placer sexual femenino que no son pornografía o que no satisfacen la perspectiva masculina, pero que son realistas, conmovedoras y divertidas".

'Yes, God, Yes' está disponible exclusivamente en Vimeo como un Staff Pick Premiere de Vimeo.

Más de i-D: Finn Wolfhard de 'Stranger Things' hizo un cover de New Order (y suena genial).

Credits


Texto Emily Kirkpatrick

Tagged:
stranger things
Cultura
Natalia Dyer
Karen Maine
yes god yes