melanie gaydos es una de las muchas modelos desafiando los viejos estándares de belleza

La joven de 29 años nos habla sobre lo que es vivir con displasia ectodérmica y aprender a estar cómoda en su propia piel.

por Tish Weinstoc; traducido por Laura Castro
|
ago. 3 2017, 4:41pm

Este artículo apareció originalmente en i-D UK y su fotografía apareció originalmente en el número ‪The Creativity Issue, no. 348, 2017, de i-D.

Habiendo crecido con displasia ectodérmica, una rara enfermedad que causó que su piel, poros, dientes, uñas y huesos menores se formaran de manera anormal, Melanie Gaydos realmente nunca sintió que encajara. La modelo de 29 años también sufre de alopecia y está parcialmente ciega debido a que, cuando era pequeña, el crecimiento de sus pestañas le arañó los ojos. Pero nunca permitió que eso la detuviera. Siendo absolutamente valiente, a lo largo de los años, ha rechazado diversas formas de mejoras estéticas, como dentaduras postizas y pelucas, eligiendo en cambio aceptarse tal cual es. A pesar de odiar inicialmente que le tomaran fotos, hoy es una de los muchos modelos desafiando los ideales sociales de belleza, y ha aparecido en numerosos títulos desde LOVE hasta i-D. Aquí nos comparte su increíble historia.

Vestido, abrigo y guantes Simone Rocha. Blusa de cuello alto vintage de Carlo Manzi. Sombrero Jacquemus. Medias y calcetines Emilio Cavallini. Zapatos Mansur Gavriel.

"No puedo recordar cuándo me di cuenta de mi condición por primera vez. Por supuesto, había casos en los que notaba que era diferente de otras personas, pero no entendía por qué o cómo. Cuando tenía unos cuatro años me di cuenta de que no tenía pelo como otros niños de mi edad, así que empecé a usar peluca. Fue extraño y molesto, y no muy cómodo, era más feliz sin ella. Pero a medida que iba creciendo comencé a divertirme con los diferentes peinados y terminé teniendo alrededor de cuarenta pelucas diferentes. Todos mis compañeros sabían que usaba peluca (es algo obvio cuando tu pelo realmente no crece o cambia), así que simplemente decidí divertirme con ellas.

En realidad, no entendía en qué consistía mi condición médica, la displasia ectodérmica, hasta la secundaria cuando decidí hacer un informe biológico sobre mi trastorno genético. Siempre estaba yendo y viniendo de citas médicas y visitas al hospital, pero realmente nunca entendí por qué tenía que ir ni cuál era la enfermedad con la que había nacido.

Habiendo crecido en el sur de Connecticut, el desafío más grande que he tenido que superar es simplemente aceptar quién soy y eso es algo en lo que todavía trabajo hasta este día. En 2010 me mudé a Nueva York para cursar una licenciatura en dibujo y bellas artes. Ahí conocí a muchas otras personas creativas y con ideas afines. Uno de ellos fue un fotógrafo comercial de la moda, quien también retrató a sus amigos en la escena neoyorquina de los clubes nocturnos. Me encantó su trabajo y le escribí. Eventualmente me pidió que posara para él.

Melanie lleva vestido y top Molly Goddard. Blusa de cuello alto vintage de Carlo Manzi. Sombrero Jacquemus. Gargantilla Giuseppe Zanotti. Medias y calcetines Emilio Cavallini. Zapatos Mansur Gavriel.

También comencé a modelar en Craigslist y Model Mayhem, trabajando con fotógrafos de moda que querían caras e individuos únicos, que no se ajustaran a los ideales sociales de belleza. Sabía que tenía una imagen diferente, y un fuerte sentido de mí misma, así que sabía que podía ganar algo de dinero. Pero nunca habría imaginado que mi corto trabajo de verano o pasatiempo podría llevarme hasta donde estoy hoy. El modelaje me ha dado el poder de crear, trascender y experimentar hermosas oportunidades en el mundo. El momento más sobresaliente de mi carrera hasta ahora, definitivamente ha sido la sesión fotográfica con Tim Walker para la revista LOVE y i-D. De verdad me encanta Tim, y trabajar con él es realmente un placer.

La primera vez que me sentí hermosa fue probablemente en mi primera sesión fotográfica en forma, con el fotógrafo Adrian Buckmaster en 2011. Me sentí libre, fuerte, hermosa, vulnerable y aceptada. Pero hay ocasiones, incluso ahora, en que no me siento hermosa. Recientemente conocí a una chica de pelo muy rubio, piel bronceada y largo torso; algo se comprimió dentro de mí y me sentí como cuando era más joven, cuando no encajaba en la popular multitud. Fue una tontería. Ella es una persona dulce, pero todavía tengo mis inseguridades con respecto a no verme de determina manera.

Vestido, falda y bralette Rochas. Blusa de cuello alto Carlo Manzi. Guantes Marques'Almeida. Sombrero Jacquemus. Zapatos Mansur Gavriel.

Como seres humanos, todos queremos ser aceptados; me siento muy aceptada y amada por quien soy, pero supongo que hay una pequeña parte de mí que no quiere ser rechazada. Mientras crecía, sentía que había una división social entre mí y "ellas", las chicas hermosas y populares a las que nunca podría parecerme. Esto es algo que siempre estoy en busca de trascender. Con los años me he vuelto mucho más amorosa conmigo misma. Que es algo que nunca había experimentado o de lo que no sabía mucho. He aprendido a cuidar de mí misma, tanto física como psicológicamente, y con esa fuerza personal puedo ayudar a compartir, crear y encarnar mi propia verdad en el mundo.

Cada vez más, las personas se están uniendo para desafiar los ideales de belleza aceptados anteriormente. Al romper estas viejas normas y aceptar quiénes somos como individuos, podemos cambiar las "reglas" que existen actualmente en la sociedad. Así que tómate el tiempo para averiguar quién eres, lo que te gusta y lo que no. No tienes que ser o hacer nada que tú no quieras, ni estar donde no quieras estar. Date cuenta de eso y no tengas miedo de aceptar el cambio. El temor a lo desconocido frena a mucha gente, hay mucho poder en las manos de cada uno de nosotros —es hora de comenzar a ejercerlo—".

Más de i-D: El colaborador de Björk James Merry habla de la importancia de la imaginación.

Vestido y pantashoes Balenciaga. Mangas Marques'Almeida.
Top J. JS Lee. Abrigo, jumper, brasier y falda Miu Miu. Guantes Marques'Almeida. Pantashoes Balenciaga.
Vestido No.21. Vestido y camisa (debajo) Orla Kiely. Mangas Marques'Almeida. Sombrero Jacquemus. Calcetines Falke. Zapatos Mansur Gavriel.

Credits


Texto Tish Weinstock
Fotografía Tim Walker
Estilismo Jacob K

Maquillaje Thomas de Kluyver en Art Partner usando Chanel. Asistentes de fotografía Sarah Lloyd, Tony Ivanov y Harriet MacSween. Asistentes de estilismo Clemence Lobert, Flora Huddart. Asistente de maquillaje Joel Babici. Producción Jeffrey Delich. Manager de producción Steph Broom. Asistente de producción Leslie Borg. Modelo Melanie Gaydos. Agradecimientos especiales a Wagon Wheels, Direct Photographic.