Publicidad

10 cosas que aprendimos de la mano derecha de margiela

Jenny Meirens era el cerebro detrás del negocio de Maison Martin Margiela. En una nueva entrevista con el New York Times, la leyenda de la moda habla sobre la invitación de moda más barata jamás creada, las mentiras que le dijeron al abogado de la...

por Charlotte Gush
|
08 Febrero 2017, 11:32pm

Maison Martin Margiela, Spring/Summer 96. Foto: Marina Faust.

Maison Martin Margiela puede que ahora sea liderada por el diseñador superestrella John Galliano, pero su historia es una de las más misteriosas en la moda. El diseñador fundador Martin Margiela se rehusó a dar entrevistas cara a cara, raramente le sacaban alguna fotografía, rechazaba hacer una reverencia después de sus shows y optó por marcar sus prendas con etiquetas blancas sin nombre. Una nueva entrevista del New York Times con el cerebro de negocios detrás de la Maison, la pionera de la venta al menudeo de moda Jenny Meirens, revela nuevos detalles intrigantes sobre una marca que nunca hizo branding, que rechazó los planos de asientos en shows, y situó deliberadamente su taller y eventos en lugares difíciles.

Sobre su asociación con Meirens, Martin Margiela dice, "Incluso si ella veía el mundo en negro, yo veía el mundo en blanco… Y a pesar de nuestra brecha generacional nos intrigamos, retamos y asombramos el uno al otro. Se convirtió en una simbiosis completa. Para un joven diseñador de moda, el principio es absolutamente importante, por lo que estoy agradecido porque Jenny lo administró para estructurar mis sueños más locos en un negocio viable". Aquí hay 10 cosas que aprendimos de la entrevista…

Más de i-D: La moda belga cambió al mundo

1. Margiela creó posiblemente la invitación de moda más barata jamás creada
Para la invitación del show otoño/invierno 1989, en lugar de pagar por una caligrafía elegante y papel con estilo como otras casas, Jenny Meirens explicó que colocó un anuncio clasificado que incluía la fecha, hora y dirección en un periódico gratis. El equipo de Margiela juntó cientos de copias, circularon el anuncio en rojo y se lo entregaron a la industria. "Fue la invitación más barata jamás creada", Meirens le dice al NYT.

2. Recibieron 'llamadas de odio' después de sus shows de moda donde sentaban a los invitados por su orden de llegada
"Es importante que la gente entienda el precio de ser Margiela", dice Patrick Scallon, quien fue el Director de Comunicación de Margiela de 1993 a 2008. "No teníamos publicidad. El diseñador no se iba a almorzar con los editores para pedir favores. Nuestras oficinas estaban en el Arrondissement 18, en un lugar muy lindo, pero el área no era un destino cómodo o conveniente para nuestros visitantes. En los shows, no había un plan de asientos. Las llamadas de odio que recibíamos la mañana siguiente eran increíbles".

3. Meirens fue pionera del street casting, y odia la idea de que las mujeres tienen que ser sexy
"Claro, es más fácil hacer pruebas con modelos profesionales", dice Meirens, "Pero no me gusta la idea de que las mujeres tienen que ser perfectas. Prefiero a una mujer en la calle que pueda expresar algo. Prefiero una mujer fuerte a una mujer hermosa". Hablando sobre su propia estética de la tienda pionera de Bruselas, Crea, Meirens señala, "Lo que siempre odié fue a las mujeres que necesitaban verse sexy. Pienso que eres sexy o no lo eres. No es porque muestres tus pechos o tus piernas por lo que eres sexy".

4. Meirens y Martin Margiela le mintieron a su abogado sobre la etiqueta blanca sin nombre
Meirens le dice a NYT que el logro del que está más orgullosa son las etiquetas sin nombre de algodón blanco sin procesar, cosidas con una puntada en cada esquina a prendas de Maison Margiela, y la "libertad de la expresión creativa y la valentía y convicción" que representa. "Estaba segura de que no debíamos —no podíamos— crear algo que dijera Martin Margiela", dice Meirens, a quien se le ocurrió la idea una tarde en un bar en Mantua, Italia, en 1988. "Nuestro abogado no podía creerlo porque, claro, no puedes proteger un espacio en blanco", añade. "Le mentimos y dijimos que lo íbamos a imprimir con Martin Margiela al reverso. Pero nunca lo hicimos".

5. La industria a menudo odiaba los shows de Margiela, y tampoco les gustaba en Hermés.
"La gente ahora ve a Margiela a través de unos lentes con tinte rosado", dice Patrick Scallon. "Se olvidan que en esa época les disgustaba el trabajo de Martin en Hermès. ¿Cómo alguien tan talentoso se atrevería a hacer algo tan comercial, tan aburrido? También odiaban los shows de Margiela a menudo". 

6. Meirens conoció por primera vez a Margiela cuando peleó por sus diseños quirúrgicos en una competencia de moda
Meirens era juez en la competencia Golden Spindle Award de 1983 en Bélgica, donde la propuesta de Margiela estaba "inspirada por las pijamas quirúrgicas, las faldas eran enormes y los zapatos hermosos, muy fuertes, superiormente masculinos con un tacón bajo y pesado", dice. "Para mí, fue lo mejor", añade, explicando que tuvo "una gran pelea" con otros jueces. Margiela no ganó —Dirk Van Saene lo hizo— pero Meirens le ofreció un espacio para vender su colección en su tienda pionera en Bruselas, Crea.

7. La tienda abastecida de Margiela de Meirens convirtió el mercado de pescado de Bruselas en un centro de la moda
Meirens abrió su boutique de moda rompe reglas Crea en 1983 en Place St. Catherine en el centro de Bruselas, un área conocida por sus mercados de pescado. La tienda tenía marcas que incluían a Comme des Garçons y Margiela, y las prendas no estaban organizadas por diseñador, sino por color. "Jenny definitivamente convirtió a ese vecindario en lo que es hoy, el área de diseñador más publicitada de Bruselas", Margiela le dice a NYT, añadiendo, "Le deben una estatua".

8. Rei Kawakubo es fan de Meirens
Casi tan elusiva como el propio Martin Margiela, la diseñadora Rei Kawakubo tiene grandes elogios para Jenny Meirens. "Jenny es una persona fuerte cuya política fue hacer su trabajo sobre prendas nuevas y fuertes", le dice a NYT en una cita poco común.

9. Y también lo es Raf Simons
Meirens también cuenta con otro icono moderno del diseño de moda como fan, y amigo: Raf Simons, quien conoció a Meirens durante su tiempo en Jil Sander y regularmente se quedó en su casa en Apulia, comentando: "Es una personalidad extremadamente poderosa, una mujer hecha por su cuenta. Sobre lo que Meirens trajo al negocio, Simons dice, "Las cosas que salían de Martin en ese tiempo eran muy extremas. Para conectar la idea de eso con, 'O.K., hay que empezar una compañía', hace a Jenny una gran pionera… Pienso que realmente se estaba arriesgando, tomando responsabilidades, cuidando cosas de las que normalmente otras personas podrían encargarse, para que Martin pudiera ser totalmente libre".

10. Maison Margiela no usaba sobres, en su lugar cosían su correspondencia
El Director de Comunicación Patric Scallon revela que la Maison no usaba sobres para enviar correspondencia, en su lugar cosían su correo en unas bolsas de algodón blanco. "Un día en la oficina le dije a Martin que teníamos que mandar un regalo de agradecimiento", añade Scallon, "Martin fue al bote de basura, sacó una bolsa de plástico y la amarró formando un ángel".

Más de i-D: Sin filtro, puros sueños: La Alta Costura de Maison Margiela

Credits


Texto Charlotte Gush